viernes, 16 de abril de 2021

Vallecas: Manifestación


 

¡¡¡ A Desatar!!!

 


Manuel Delgado Milán



Democracia significa que el pueblo manda, que se manda a sí mismo. Significa que el pueblo obedece la ley porque ha sido él quien ha legislado. Significa que nada está fuera de su campo de decisión y, por tanto, que cualquier ley anterior puede ser reformada o simplemente derogada.

Ayer mismo se decidió combatir con más eficacia la violencia contra la infancia. Entre otras modificaciones se propuso por la Ministra Ione Belarra de UP que estos delitos no prescriben según las reglas normales, sino que, como excepción a ellas, los tiempos de prescripción no comienzan hasta que las víctimas no cumplan 35 años. Naturalmente hay muchos motivos para que así sea. Los había durante décadas lo mismo que ayer, para que, no una mayoría de los representantes, sino todos, propusiera y votara esta y otras reformas que recoge este proyecto de ley, que ayer pudo iniciar su camino en el Congreso. Eso sí, con el rechazo de Vox, a quienes la infancia no les importa, y sobre todo si son menores inmigrantes, no acompañados, los considera enemigos de la sociedad.

Este es un ejemplo de decisión democrática sobre lo que no nos gusta, a la mayoría, y en definitiva de normalidad democrática. No corrió lo mismo cuando se reformó la Constitución a las órdenes de Merkel, en el mes de Agosto, por acuerdo de Zapatero y Rajoy, para tranquilizar a los mercados de deuda, garantizando su pago por encima de cualquier gasto en Sanidad, Educación o Dependencia, y abrir un proceso de deterioro de todo los servicios públicos, que, por ejemplo, estos meses se está pagando con muchas muertes evitables.

jueves, 15 de abril de 2021

Ladran, Julio, señal que cabalgamos



 

Jorge Alcázar
Colectivo Prometeo

Desde la izquierda nos hemos equivocado muchas veces. Tanto es así que medio en broma medio en serio podemos trocar aquellas palabras del Che por “Hasta la derrota siempre”.

Nuestros errores, tanto de naturaleza política como estratégica o táctica nos han llevado en muchas ocasiones a la desesperación o la incertidumbre, pues bien como dirigentes o militantes, o ya sea como simples simpatizantes, hemos sentido esa frustración que produce no casar bien el ejercicio programático y discursivo con la labor en las instituciones y a ras de calle.

Son muchos los momentos a lo largo de nuestra experiencia y acervo en los que hemos tenido el vértigo propio del que se asoma al abismo que supone hacer política para transformar, y no entender la política como un mero ejercicio de contemplación de la realidad desde el sillón del privilegiado, sabiéndose en la seguridad que la misma da al que así la vive, y de la cual se sirve.

domingo, 11 de abril de 2021

La batalla electoral en Madrid: ¿creyentes contra ateos e infieles?

Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, en un colegio

Antonio Gómez Movellán. Presidente de Europa Laica


En España los bloques socio religiosos, en materia política, no han estado, en las últimas décadas, excesivamente polarizados ya que la mayoría de la población se declaraba, hasta bien entrados los años 90, católicos en un 80%. Es cierto que durante todo el siglo XIX y principios el siglo XX la religión y la política estaba muy relacionado, pero era más un aspecto relacionado con la aspiración social de la libertad de conciencia, el laicismo y la república como forma de gobierno en un país con un atraso finisecular e intolerante en materia de convicciones, donde la única religión posible era el catolicismo.

En la democracia, tras 40 años de nacionalcatolicismo, los partidos mayoritarios e incluso los minoritarios, se adaptaron a la sociología religiosa y obviaron entrar en conflicto con la Iglesia católica en asuntos tales como el divorcio, el aborto, la escuela católica etc. y mantuvieron, y aún mantienen, a la religión católica como la religión semioficial del Estado (financiando el clero y las escuelas católicas y manteniendo muchos privilegios); incluso el Partido Comunista estuvo décadas sin cuestionar el vergonzoso concordato con la Santa Sede de 1979 y solamente en el año 1994, Izquierda Unida fue el primer partido político que planteó un programa laicista en unas elecciones.

Democracia orgánica

 


 

 

Juan Rivera

Colectivo Prometeo

La primera frase que me vino a la cabeza para titular estas líneas al ver la “enternecedora” imagen en la que en Vallecas un ultraderechista y un policía se abrazan - mientras parecen prometerse “amor eterno” con un “selfie” de testigo–fue la de “¡Quédate con quien te trate como trata un antidisturbios español a un franquista!”. Sal gorda para digerir la indignación.


Luego rondó, parafraseando a Italo Calvino1democracia demediada”. Al final tras volver a visionar las escenas de cargas y los gestos de los “patriotas de banderita, brillantina y naftalina“ que se movían como pez en el agua entre uniformados que enfundaban la porra aún caliente para llevar al “cayetano amigo” entre algodones, se terminó imponiendo “ democracia orgánica”.

Ya sabes, ese peculiar término acuñado por el Franquismo (*) para definir su sistema político.En él  la palabra “democracia” la anulaba el adjetivo “ orgánica” y tras rechazar voluntad popular, sufragio libre, parlamentarismo, partidos políticos…concentraba lo “atado y bien atado”2 en “alcaldes a dedo, sindicatos verticales, iglesia paniaguada,ejército ahormado, jueces falderos y fuerzas de seguridad adoctrinadas en intolerancia”. Pura esencia patria donde la voluntad política siempre terminaba expresando lo que le salía de los órganos al “jefe supremo:Paca la Culona”3.

 Cuarenta y seis años después de su muerte da la impresión de que intentan llevarnos otra vez a la casilla de salida, con el cansancio, asco y hastío que produce la sensación de lo ya visto.

Las repetidas escenas de confraternización ” gente de orden/ fuerzas de orden” que la pandemia nos está regalando han hecho aflorar del pozo de mis recuerdos imágenes de inquietantes parecidos de fines de los 70, principios de los 80 ( agresión de Fuerza Nueva a la manifestación pro autonomía de 2 de diciembre de 19794 en Córdoba con múltiples heridos, protesta universitaria en Las Tendillas tras el asesinato de Yolanda González5) que pensaba desterradas para siempre.


Esta reflexión se centra en el evidente peligro de involución que España corre si se normaliza con el voto el eje PP+ Vox y no  en la disputa surgida en sectores de la Izquierda sobre la forma más adecuada de  frenar al Fascismo.

Si no hacerle el caldo gordo e ignorarlos como ha ocurrido en Vicálvaro (eso sí, con una pancarta impagable: Abascal no hemos podido venir a recibirte porque estamos trabajando. Y tú, ¿“pa” cuando? “) o demostrar la repulsa a pie de obra como los vecinos de Vallecas hicieron aún a riesgo de servir de altavoz a las propuestas racistas, xenofobas, clasistas, misóginas, homófobas...pero totalmente complacientes con el Capitalismo Salvaje que preñan el discurso de la ultraderecha ( aunque coincida con mi querido Pedro Antúnez que lo que más daño le puede hacer al “ caudillito” neofranquista es repetirle el mantraPonte a trabajar”, posibilidad de la que huye como el gato escaldado del agua fría.Ha logrado llegar a los 44 años sin doblar el espinazo, sin curro reconocido fuera de la política y encima dando lecciones.¡Qué arte “pisha”!).

lunes, 5 de abril de 2021

Otras visiones, otras lecturas: Comunicado de Andalucía Laica

 

Andalucía Laica responde a las declaraciones de Teresa Rodríguez sobre la Semana Santa

Ante las recientes declaraciones de la diputada andaluza Teresa Rodríguez (*), Andalucía Laica le recuerda que, de acuerdo con la aconfesionalidad del Estado recogida en la constitución de 1978, el que un Ayuntamiento participe en cultos religiosos no es respetar la fe, sino incumplir con ese principio constitucional y con la neutralidad requerida a los y las representantes institucionales, que lo son de toda la población. Además de que traiciona el acuerdo  pactado por los partidos de gobierno del Ayuntamiento de Cádiz, que dice explícitamente: “no se promoverán desde el Ayuntamiento ritos ni celebraciones religiosas de ningún tipo y no se financiarán directa ni indirectamente actividades confesionales”.

 

Es preocupante el que Teresa Rodríguez, en sus declaraciones, parece renegar de la historia laicista del liberalismo y de la izquierda social de los siglos XIX y XX, y hundirse en la tentación populista de la mayoría de los políticos andaluces de mezclar la religión con la identidad nacional y el poder público, tal y como hizo, por ejemplo, el nacionalcatolicismo, que utilizó la Semana Santa para recatolizar el país y ofrecer una visión fascista imperial.

jueves, 1 de abril de 2021

Necedad humana frente a fanatismo religioso



Pepe Aguza
Colectivo Prometeo.


    Está claro que el ser humano no escarmienta y sigue ignorando la realidad de esta pandemia, que tantos miles de contagiados y muertos está causando no sólo en nuestro país si no a nivel mundial. Somos tan irracionales e inconscientes que hacemos caso omiso a recomendaciones y normas para evitar su contagio, a pesar de que la consecuencia más inmediata sea la Muerte.

Si bien la primera oleada, cogió a todo el mundo de imprevisto ante el desconocimiento de la enfermedad, algunos países como China, Corea del Sur, Nueva Zelanda o Finlandia, reaccionaron rápida y enérgicamente ante la crisis que se avecinaba y consiguieron contener su expansión. Sin embargo la mayoría de Estados no quisieron reconocer los peligros que suponía el virus y su facilidad de transmisión, así como sus diferentes mutaciones y siguieron actuando alegremente, negando los riesgos que entrañaba y produciendo cientos de miles de contagios y muertes.

Nuestro país, dado al jolgorio, fiestas, celebraciones, al turismo, sol y playas como principales fuentes de economía (en lo que le han convertido), tampoco quiso mantener una actitud rígida de acción, aparte de las múltiples contradicciones del Gobierno y la actitud de confrontación de la oposición que tampoco ha favorecido el bloqueo de las sucesivas oleadas, provocadas por falta de unanimidad de actuación en las distintas Comunidades, fronteras abiertas y celebraciones de actos, puentes festivos y Navidades, con el supuesto pretexto de “salvar la Economía, en vez de la Vida”.

Cuando se produce un grave accidente, un atentado o cualquier tragedia, los medios de comunicación dan una importancia enorme y aunque bien es cierto que con la pandemia, están diariamente en candelero, la opinión pública ya no toma en consideración ni les preocupa las miles de muertes que el virus está causando.

A principio de la crisis, todo eran espectáculos teatrales y aplausos desde los balcones a los “abnegados sanitarios que arriesgaban sus vidas”, sin embargo pronto todo se olvidó y la vida seguía como si la enfermedad fuera de otros. La lucha por la Sanidad, la Educación o los Servicios Públicos quedaba sólo para campañas electorales.

La Semana Santa y los regidores municipales

Antonio Gómez Movellán
Europa Laica
Fuente:Laicismo.org
 
Martínez Almeida, el alcalde de Madrid, se distinguió cuando era concejal, durante el desaprovechado y malgastado periodo de la alcaldesa Manuela Carmena, por cultivar un lenguaje mordaz y ser el martillo de herejes de la izquierda “progre” y todo ello con un gracejo castizo muy del gusto de los ultraconservadores de la ciudad. Almeida utilizó, para hacerse valer en ese momento de oposición, una pócima mágica para encantar a sus seguidores: ultra liberalismo económico y tradición castiza; muchas veces esa tradición castiza la mezclaba con el catolicismo, aunque, en este último aspecto, le era difícil competir con la alcaldesa Carmena que también cultivó, durante sus cuatros años malgastados, ese catolicismo castizo madrileño que degrada el laicismo institucional al que deberían los alcaldes estar obligados.

Pero, ahora, el concejal convertido en alcalde, ha ganado popularidad y también peso en el PP. Popularidad porque durante la pandemia ha lanzado una campaña de propaganda sobre su propia figura basada en la campechanía y en la firmeza contra la izquierda que él denomina, despectivamente, “progre”. Hasta Felipe González, en plena pandemia, sucumbió a la propaganda zafia del alcalde madrileño: “Me ha sorprendido gratamente que este hombre esté al pie del cañón y tenga la humildad de contar con otros y compartir experiencia“, declaró González en claro tiro de jabalina al gobierno de coalición contra el que había estado conspirando antes incluso de su constitución. Hasta la cabeza de la inexistente oposición en el ayuntamiento, Rita Maestre, fue arrastrada, en Navidad, por el católico alcalde de Madrid para hacerse una foto familiar delante del gigantesco belén católico que hizo instalar en el hall del ayuntamiento.

En Imágenes: Goval

Colectivo Prometeo


martes, 30 de marzo de 2021

Otras visiones, otras lecturas:"Declaración de Socialismo 21"

 

 

 Tras la Pandemia y un horizonte turbulento, preparemos la respuesta social y una nueva esperanza

 

El gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, llamado de progreso, ha tenido que afrontar poco después de su constitución en enero de 2020 una prueba excepcional, como consecuencia de la pandemia del Covid-19 y sus efectos económicos y sociales.

La dimensión mundial de la pandemia ha afectado a todos los países, sistemas económicos, regímenes políticos y gobiernos. De esta gran prueba que ha conmocionado la salud pública del conjunto de la humanidad podemos sacar algunas conclusiones:

1.- Por regla general los países capitalistas, empezando por el imperialismo americano, y siguiendo por la Unión Europea, han demostrado un gran fracaso en la respuesta dada a la pandemia con un elevado número de muertes, muchas de ellas evitables y la parálisis duradera de amplios sectores económicos. La comparación con la gestión de la pandemia por el gobierno de la República Popular China, con medidas de confinamiento y rastreo hasta derrotar el coronavirus, ha puesto en evidencia la incapacidad del neoliberalismo con la exaltación del mercado para afrontar la pandemia. Las concesiones a los poderes económicos retrasando los confinamientos y precipitando las desescaladas, junto a los recortes en salud pública, la explotación de la salud como negocio, la gestión privada de las residencias de ancianos convertidos en mercancías, han finalizado en una tragedia humanitaria que se podía haber evitado en gran medida.

2.- El monopolio de la investigación de las vacunas en manos de farmacéuticas privadas financiadas con dinero público, el mantenimiento de las patentes privadas de las vacunas que impiden su socialización, ha puesto al descubierto la ineficiencia sanitaria y la terrible desigualdad en su distribución marginando a gran parte de la humanidad que reside en países en vías de desarrollo. La evidencia científica y sanitaria señala que de esta pandemia solo se saldrá con la vacunación de la población mundial, debido a la interacción y al riesgo de nuevas mutaciones del Covid-19 en regiones no vacunadas que pueden saltar al resto de países poniendo en cuestión los efectos de la propia vacunación.

Breve balance del gobierno de “progreso” y perspectivas

lunes, 29 de marzo de 2021

En los veneros del pueblo

 

Fuente: Eldiario.es 

 Manuel Cañada

[ Recuperamos, en el aniversario de la muerte de Miguel Hernández este extraordinario y entrañable artículo que nuestro querido amigo Manolo Cañada, compañero de luchas y fatigas publicó en eldiario.es en junio de 2017]

Corrían los días de octubre de 2010. Isidoro Moreno, un veterano compañero de Arroyo de San Serván, militante comunista desde su juventud, había sufrido un derrame cerebral, seguido de pequeñas embolias y su salud se deterioraba a pasos agigantados.

Fuimos a visitarle a su casa y Vale, su mujer, nos contó la asombrosa historia: Isidoro llevaba meses sin hablar, la mirada perdida, fugitivo el ánimo, umbrío por la pena. De repente, una noche, sentados para cenar alrededor de la mesa camilla, Isidoro comenzó a agitarse y a señalar nerviosamente el televisor. Qué te pasa, qué quieres, Isidoro. De sus labios salieron las primeras palabras, tras meses de silencio tenaz: “Es Miguel Hernández, el poeta”, dijo, y su cara se pobló de una enigmática alegría. Desde un rincón secreto de la memoria, el gran poeta de Orihuela le rescataba del mutismo.

Isidoro nació y murió campesino. Pertenecía a “la España joven y jornalera, la del trabajo excesivo y el pan menguado”, que cantara Miguel Hernández. Él había sido un niño yuntero más, un grano de avena estrujado, carne de yugo arando rastrojos.

Por eso quizás, a pesar de que no frecuentaba la literatura, su identificación con aquel poeta resultaba tan sencilla: “Miguel era tan campesino que llevaba un aura de tierra en torno a él (…) Era un escritor salido de la naturaleza, como una piedra intacta, con virginidad selvática y arrolladora fuerza vital. Me narraba cuán impresionante era poner los oídos sobre el vientre de las cabras dormidas. Así se escuchaba el ruido de la leche que llegaba a las ubres, el rumor secreto que nadie ha podido escuchar sino aquel poeta de cabras” (Pablo Neruda).

sábado, 27 de marzo de 2021

El 5G: ¿otra propuesta engañosa?



Remedios Copa
Colectivo Prometeo

     

     Se habla mucho del 5G, pero por encima. Se nos presenta siempre como lo más de lo más en nuevas tecnologías y, pese a que no se está dando información exhaustiva sobre dicha tecnología ni se ha abierto un debate sobre pros y contras de la misma, parece que si no estamos a favor y preparados para ser los primeros en engancharnos a ella es que una de dos: o somos unos ignorantes o estamos desfasados.

Pues bien, ante la existencia de informes técnicos serios y muy bien documentados que advierten de los riesgos que el 5G entraña y sobre los que no se habla, la Coordinadora Galega pola Moratoria do 5G y también la Coordinadora Estatal están promoviendo en todos los Ayuntamientos la petición de una moratoria y la apertura de un debate serio con expertos que informen fehacientemente sobre lo que supone esta técnica y se abra a la participación ciudadana, tanto los conocimientos de los pros y los contras de esta técnica como la decisión sopesada de su conveniencia o rechazo.

Hace más de dos meses que la Coordinadora por la Moratoria del 5G registró una petición en todos los Ayuntamientos instando su paralización en tanto no se produjera un debate científico sobre su impacto y en consecuencia, se tuviera en cuenta la opinión científica y social informada.

viernes, 26 de marzo de 2021

Mirando hacia el Nacionalcatolicismo

 




Aureliano Sáinz
Coordinador de Córdoba Laica

    Hacia mediados de los setenta del siglo pasado, la dictadura franquista estaba dando sus últimos coletazos. Francisco Franco, quien fuera “Caudillo de España por la gracia de Dios”, lema que aparecía en las monedas que empezaron a circular en nuestro país a partir de 1946, se encontraba gravemente enfermo, por lo que su fallecimiento acontecería el 20 de noviembre de 1975.

Ante las numerosas movilizaciones populares que se daban contra la dictadura, era necesario empezar el desmantelamiento de un régimen en el que, entre otras cosas, la fusión del Estado con la Iglesia era total, dado que la religión católica era la oficial, con todos los privilegios que ello implicaba, dado que se había convertido en el sostén ideológico y moral de la dictadura.

La construcción de un Estado democrático se hacía inevitable, ya que la pervivencia del régimen franquista era rechazada por una parte muy importante de la sociedad española. En la nueva Constitución española, aprobada en referéndum el 6 de diciembre de 1978, en su artículo 16, se declaraba el Estado como aconfesional.

Pero desmontar todos los privilegios acumulados por parte de la Iglesia católica no iba a ser nada fácil, puesto que se buscó un añadido al final de la redacción del artículo en el que se decía “Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica”.

Charla 30 de marzo. Inmatriculaciones: Apropiaciones indebidas


 

martes, 23 de marzo de 2021

El problema de la izquierda pura con el tiempo

 

 

Paco Berral

 

    Existe una izquierda que tiene una relación muy peculiar con el tiempo a la que llamaré, para abreviar, la izquierda pura. El tiempo de esa izquierda nunca es el presente, que como todo el mundo sabe es un tiempo sucio, que mancha y deteriora cualquier ideal. El suyo es el futuro, al que se pospone por sistema el cumplimiento de una utopía inmaculada, sin impurezas. Aunque, por desgracia, como el horizonte, ese futuro es siempre inalcanzable y sus "avances" hacia él nunca logran acercarlo. El futuro, para la izquierda pura, es una suerte de paraíso que nunca verá pero que lega a la posteridad para su realización, y así sucesivamente.
    Porque sobre todo, es con con el pasado con el que la izquierda pura mantiene una mejor relación. Todo ideal tiene allí su asiento y, desde ese pretérito perfecto, denuncia sistemáticamente su traición por el triste presente pluscuanimperfecto. Sea la segunda república, el anarquismo colectivista de la Guerra Civil, la revolución rusa o la revolución francesa más jacobina, todo (ese) tiempo pasado, para ella, siempre fue mejor.
    Por si alguien a estas alturas lo piensa, no pretendo hacer aquí una defensa de quienes sistemáticamente burlan sus promesas y sus compromisos con el electorado, de quienes se ciscan una y otra vez en su propio programa electoral, que se revela a la postre como una camelo para incautos y, ya en el poder, si te he visto, no me acuerdo. Se trata, ese, de un rasgo muy general de la política en las llamadas democracias liberales, y en nuestro país, en concreto, supone una de las características más destacables de los partidos del bipartidismo.

sábado, 20 de marzo de 2021

Enseñanza Pública y Laica para una nación andaluza



José Antonio Naz Valverde
Coordinador de Andalucía Laica
Miembro del colectivo Prometeo
Profesor de Francés jubilado


los centros con un particular proyecto religioso alimentan el odio entre ciudadanos…los niños deben ser educados en la misma luz, en la misma libertad, en las escuelas de la nación, donde aprenderán a amarse unos a otros” . Jean Jaurès.


    Parecería que esta frase del ilustre socialista francés estaba en la mente de quienes redactaron el Estatuto de Autonomía de Andalucía, que dicta textualmente en el artículo 21 - 2 que “la enseñanza pública, conforme al carácter aconfesional del Estado, será laica”. Y ,además, entiende por públicos todos los centros financiados con dinero público. Por tanto si se cumpliera con el Estatuto todos los centros andaluces, a excepción de los privados no subvencionados, deberían ser Laicos. Al redactar y votar por amplia mayoría este texto, cabe entender que el pueblo andaluz tenía grandes conocimientos de pedagogía y de desarrollo económico y cultural. Posiblemente sabían que la instrucción y la formación más fuerte es aquella que se basa en el conocimiento científico, en la experimentación y en el desarrollo del pensamiento crítico, en el trabajo colaborativo entre iguales y en un contexto libre de prejuicios y de grupos identitarios. Seguramente conocerían los datos y estadísticas de distintos países que indican que una educación de la población con ese sistema produce generaciones bien formadas con las competencias suficientes para impulsar el desarrollo tecnológico, económico, cultural y social de la nación. 

    Recuerdo que en la visita con estudiantes cordobeses al parlamento de Bretaña (Francia), nos explicaban que la región había pasado en unas cuantas décadas de una economía de pesca y agricultura a ser referente en desarrollo tecnológico debido a que la tercera parte del presupuesto transferido (descentralizado) del Estado lo invertían en educación y formación. Y se enorgullecían de que su alumnado obtenía año tras año las mejores notas en el examen estatal de acceso a los estudios universitarios.

(y III) Frente al “negacionismo” y “afirmatismo”, escepticismo científico. (Trilogía: El negocio de las Vacunas del COVID-19)

 


 

 

 

 

 

 

 

 

Antonio Pintor
Colectivo Prometeo

“Pienso que para la mayoría de las enfermedades es más barato, más humano y más eficaz controlar su origen que tratarlas una vez se han producido”.

Thomas McKeown

El título del escrito refleja mi posición con respecto a las vacunas contra el SARS-COVID-2.

No comparto, ni las posturas “negacionistas” por situarse fuera de la ciencia, ni las de los “afirmativistas” por exceso de credulidad en gobiernos, industria farmacéutica y otros organismos e instituciones que han demostrado carecer de credibilidad. Intento situarme en una postura crítica  basada en un escepticismo científico que propicia el debate basado en pruebas. Ese es mi objetivo, otra cosa es que lo consiga.  

Desde el inicio de la pandemia, hemos podido comprobar una polarización política extrema, reflejada en el rechazo y falta de colaboración por parte de la oposición ante cualquier medida adoptada por el gobierno de la nación. Así, hemos visto opiniones enfrentadas sobre el uso de mascarillas, el número de fallecidos, el tipo de pruebas, la necesidad del estado de alarma y no digamos sobre la implantación de los confinamientos. Un enfrentamiento  entre los representantes políticos tan esperpéntico, que resulta preocupante pensar que dependemos de ellos para salir de la pandemia. Esta fuerte polarización entre la clase política se ha trasladado al seno de la sociedad en el posicionamiento respecto a las vacunas, que se ha dividido entre quienes manifiestan un rechazo visceral y quienes hacen una defensa numantina sobre ellas. Ambos bandos con la misma fe en sus creencias y la misma ceguera ante las pruebas, en uno u otro sentido, consecuencia del “sesgo de confirmación” que “todos” padecemos y la dificultad para comprender los datos de los estudios realizados, resultado de nuestra incompetencia con los números en general y con la estadística en particular. 

Las vacunas, de acuerdo con lo expresado en la cita de McKeown que encabeza el escrito, gracias a la función preventiva que realizan, son los tratamientos médicos más valiosos, más económicos y, en muchos casos los más seguros para librarnos de las enfermedades. Gracias a ellas, desde su inicio con la vacuna de la viruela en el siglo XVIII por Edward Jenner, se han salvado millones de vidas.

El economista Joseph Schumpeter afirmó que, “el capitalismo moriría como consecuencia de su propio éxito”. Algo parecido ocurre con las vacunas, que gracias al éxito que han supuesto para acabar o controlar algunas enfermedades, ya hemos olvidado las tragedias que provocaban. Nadie recuerda las muertes y cicatrices faciales que producía la viruela, felizmente erradicada del planeta desde 1980. Hemos olvidado las epidemias de peste, de cólera, las frecuentes secuelas de parálisis en niños a consecuencia de la  poliomielitis. No digamos de la difteria y las muertes por asfixia, debido a los exudados membranosos. El olvido es tan generalizado, que a pesar de la catástrofe para la humanidad de la llamada “gripe española” de 1918, que afectó a un tercio de la humanidad y produjo una mortalidad estimada entre 20 y 40 millones de personas, cifra similar a la Primera Guerra Mundial, no se ha visto reflejado ni en la literatura ni en el imaginario colectivo de la sociedad con la misma intensidad.

viernes, 19 de marzo de 2021

Córdoba: Stop Desahucios


 

Manifiesto " El Hoy y el Mañana"





 Hace casi un año, desde el Colectivo Prometeo y encabezado por Julio, pusimos en marcha el Manifiesto " El Hoy y el Mañana: Razones para nuestro compromiso" en el que nos pronunciábamos sobre la situación política que a nuestro juicio  acarrearía la pandemia si no se activaban medidas económicas y sociales que contrarrestaran el malestar ciudadano que la penuria y las dificultades traerían.

Entre otras cosas recalcábamos:


"...Esta pandemia que el mundo sufre ha hecho florecer en nuestro país junto con la entrega, el altruismo y sentido de la responsabilidad de la mayoría social, una peculiaridad hispana en forma de enfermedad política oportunista: el discurso de odio guerracivilista generado por los responsables máximos de las organizaciones de Derechas. Para desgracia de nuestra Patria no es cosa nueva. Encarna el odio atávico a las clases populares, al movimiento obrero y al pensamiento libre. Y todo ello ha tenido como expresión la imposición de un patriarcado anulador de los derechos de la mujer, el clericalismo más rancio y el llamado “franquismo sociológico”, magma ideológico-social muy anterior al dictador, pero que se materializó en torno a su persona. La injuria zafia, la simpleza de sus propuestas y los bulos, en cuya difusión siguen a rajatabla las tesis del aparato de propaganda nazi. Sus objetivos son crear confusión, potenciar los prejuicios contra el “otro”, el “rojo”, “el homosexual”, “la mujer “ o “el inmigrante”. Pero sobre todo, el objetivo máximo es perpetuar los privilegios sociales y económicos del estatus que los dirige..."

Viendo el actual panorama pensamos que, por desgracia el análisis no iba desencaminado y creemos firmemente que la lucha contínua, el programa concreto y la movilización social son las herramientas básicas que permitan revertir los negros designios.
Por ello te invitamos nuevamente a sumarte a la iniciativa

martes, 16 de marzo de 2021

La Batalla de Madrid

Daumier: " La Huelga"


Juan Rivera

Colectivo Prometeo


     Ojalá la noche del próximo 4M  entonemos a coro el “ Puente de los Franceses” , en especial la estrofa “ Madrid ¡qué bien resistes! mamita mía los bombardeos…” ( mediáticos y de la oligarquía financiera que intenta barajar nuestras vidas).

     O recitemos con Antonio Machado su “ ¡Madrid, Madrid; qué bien tu nombre suena/rompeolas de todas las Españas! La tierra se desgarra, el cielo truena/ tú sonríes con plomo en las entrañas”.

     Y no hacerlo por nostalgia de un tiempo que fue y ya no será sino porque significaría que el intento del PP de blanquear el Franquismo de VOX y llevarlo al altar del matrimonio político cogido de la mano, con alfombra negra y por la puerta grande de la Iglesia donde comulgan todos los fanatismos religiosos, ha fracasado,

     Escribía ayer Agustín Moreno que las opciones del juego en las próximas elecciones madrileñas se limitan a "Gobierno decente o de ultraderecha" y nuestro querido Manolo Monereo diseccionaba hoy (Madrid,entre el palacio y la gente) la importancia de la decisión y el arrojo ante los retos políticos.

    Porque no nos llamemos a engaño, el 4M se va a convertir en un gigantesco laboratorio de ensayo político y control de mentalidades con los madrileños y las madrileñas en el papel de cobayas.

    Una vez amortizado ( ¡y de qué manera!) Ciudadanos, las cloacas del Poder tienen suficientes cheques para seguir comprando tránsfugas ( perdón, “díscolos” cuando hacen la voluntad del amo) e intentar legitimar por tierra, mar y aire a ese sector de la Derecha, que siempre estuvo ahí, que siempre fue dictatorial y franquista, que nunca pidió el más mínimo perdón por los desmanes de la Dictadura de su amado asesino...para que ayude  a que los privilegios de clase (“ ¡Es la Economía ,estúpido!” que diría Carville1) sigan intactos.

   Y por ello van a potenciar el componente ideológico aunque sea a base de retorcer argumentos hasta reducirlos al absurdo y presentar con todo el cinismo una lucha entre “Socialismo o libertad”, lema que además de rechinar en los oídos cuando lo pronuncia gente con impulsos liberticidas, por no ser no es  ni  original.

 En el juego maniqueo de buenos y malos copian al trumpismo, y en la estructura de la frase al cubano “ Socialismo o muerte”. 

   La floja consigna ( no olvidemos la máxima nazi de poner la propaganda al nivel del cerebro más simple) tiene réplica especular más brillante en la de “ Socialismo o barbarie”, con el agravante de que  en Madrid los bárbaros llevan ininterrumpidamente en el poder desde 1995.  Y como buenos "caballos de Atila” no han dejado brizna de hierba pública sin destrozar en aras del “Capitalismo de amiguetes” (“ Capitalismo clientelar” sería el nombre académico para definir la influencia total del mundo financiero sobre las decisiones políticas) siempre envuelto en dádivas, sobres en “b” o puertas giratorias.

Madrid, entre el palacio y la gente

Cezanne: Jugadores de cartas


Fuente: Cuarto Poder 

 Manolo Monereo



Parecía una operación inteligente. La esperable del tándem Iván Redondo/Pedro Sánchez: moción de censura en Murcia e inicio de una nueva etapa política. Los objetivos eran visibles, agudizar el conflicto entre las derechas, debilitar el liderazgo de Pablo Casado y seguir dándole vida a Ciudadanos con la finalidad de aminorar la presencia de Unidas Podemos. Es una vieja obsesión de Pedro Sánchez, gobernar con Arrimadas y neutralizar a Iglesias. Pronto se vio que la maniobra tenía problemas y que Ayuso la iba aprovechar para convocar elecciones anticipadas en Madrid, lo que deseaba desde hace mucho tiempo. Como todo puede empeorar, el PP de Murcia se movió rápidamente para comprar a una parte del grupo parlamentario de Ciudadanos. Tan viejo como nuestras derechas.

El panorama era especialmente negativo. Ayuso tomaba la iniciativa en el momento que más le convenía, el PSOE resucitaba de nuevo a Gabilondo; es decir, reconocía anticipadamente su derrota; a su izquierda, todo eran problemas. Más Madrid y UP en horas bajas, escasa voluntad de acuerdo y con una izquierda social y cultural desmovilizada. La presidenta de Madrid lleva meses preparándose para esta confrontación política. Se ha opuesto de manera sistemática al Gobierno de Sánchez, organizando un bloque social muy amplio con todos los presuntamente perjudicados por las políticas anti pandemia y culpabilizándolo de los males de Madrid. “Madrid contra Madrid”. Se trata de otra forma de “secesionismo de los ricos” practicado por una oligarquía madrileña que ha convertido el “capitalismo de amiguetes” en una estrategia de masas.