jueves, 13 de agosto de 2020

Otras lecturas, otras miradas: Laicidad, federación y república

 



José Antonio Pérez Tapias. 
Catedrático y Decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada.


Laicidad para nuestra política y federación para nuestro Estado son propuestas en torno a lo importante que se inscriben en la órbita de esa democracia radical que necesitamos.
La monarquía está hundida, y con ella pueden quedar hundidas las fuerzas políticas que aten su futuro a esa rueda de molino. España necesita república para su Estado.

La adversidad pone a prueba la retórica política. Ante lo inesperado, en medio de las crisis, cuando hay que hacer frente a la catástrofe…, es entonces cuando los discursos políticos que se hicieron y se hacen han de mostrar su potencia de verdad, la fuerza del compromiso que en ellos se pretendió mostrar, su capacidad de conformar la realidad asumiendo la responsabilidad que las propias palabras explicitaron. Porque la política no es sólo cuestión de palabra, pero sin palabra no hay política: acción y discurso van entrelazados en el campo abierto de lo político.

Así, por ejemplo, en nuestro aquí y ahora de crisis sanitaria con sus graves consecuencias también de crisis social, las palabras que hablan de responsabilidad y solidaridad se ven en el espejo tanto de los comportamientos individuales como de las políticas públicas. Los discursos de política económica se ven ante la prueba –cuando son enunciados desde la izquierda– de si se ubican o no bajo un paradigma distinto del neoliberal dominante en las últimas décadas. Las proclamas de cogobernanza, por su parte, quedan pendientes de que se compruebe si efectivamente es así en un Estado autonómico con síntomas de agotamiento, pero que no alcanza el federalismo que tanto se invoca. Y ante la crisis institucional que en España afecta a la monarquía como forma de Estado y a la Corona como su encarnación en la jefatura del mismo, los discursos oscilan entre dos polos contra los que puede estrellarse su veracidad. Por una parte, encontramos el blindaje de un Felipe VI afectado por la crisis de credibilidad que en torno a él generan los hechos protagonizados por su padre, el rey emérito Juan Carlos I, al huir de España para supuestamente salvar la Corona de los escándalos financieros en los que está inmerso y para salvarse él mismo de la presión de la opinión pública y quién sabe si de más complejos requerimientos desde el ámbito judicial. Y, por otra, tenemos el cuestionamiento de la Corona como institución e incluso la reclamación del tantas veces preterido referéndum sobre o república o monarquía. ¿Cómo quedan las distintas maneras de expresar  diferentes posiciones políticas –incluyendo las que se manifiestan antagónicas desde el seno del mismo gobierno de coalición PSOE-UP–  ante estos acontecimientos en una realidad política que indudablemente se ve alterada por ellos? A la vista quedan las dificultades para salvar la consistencia de los discursos políticos.

miércoles, 12 de agosto de 2020

Por una red de poder cívico


Manuel Delgado Milán.

La República no es un bien per se. Quizá podemos decir que hay tantas formas de "repúblicas" como experiencias republicanas haya habido en la historia de los pueblos. Están mucha gente en el error de creer que la República vendría, por si misma, si se va el rey detrás de su padre. 

No es así, aunque la monarquía es un mal en sí misma. Incluso aunque el monarca se comporte como la mejor de las personas, supone una desigualdad antidemocrática que convierte al resto de personas en seres inferiores. No es racional, y por tanto su instauración siempre fue impuesta por la fuerza, el engaño de un falso origen divino, y nunca fue fruto de una decisión colectiva, decidida, libremente, en ausencia de miedo o mentira. 

Pero sería un error gravísimo creer que todo se consigue, echando al rey. Es más, la República a la que debiéramos aspirar se debiera construir en positivo, sobre las bases firmes de garantizar las condiciones de vida digna en base a la efectividad de los derechos, la calidad de los servicios públicos, universales y económicamente sostenibles, en base a un nuevo, potente y sostenible sistema productivo, y a la justicia fiscal.

La República será el fruto de una intensa profundización democrática; de la participación de todos los sectores sociales, intelectuales y productivos, en una planificación democrática de la economía, y todas las políticas, en un proyecto de España, sentido como propio por la inmensa mayoría de la ciudadanía. 

lunes, 10 de agosto de 2020

Las tragaderas. Notas sueltas.



Paco Berral

1.- Cada tiempo tiene su ritmo, su pulsión, su música… Hoy pones el oído, intentas escuchar atentamente, captar el aire y no escuchas más que las mismas ideas, frescas en su día, hoy pura retórica vacua. Necesitamos encontrar el lenguaje del presente y prenderle mecha de futuro. Una explosión de lenguaje actualizado, a contracorriente. Porque la lengua predominante de hoy es el silencio, un inquietante silencio. Y la extrema derecha padece horror vacui, llena todo ese silencio de propaganda, conforme a su naturaleza barroca, contrarreformista.

2.- Tiempo líquido el que vivimos, decía el intelectual. Más bien gaseoso. Pero de gases raros, aleatorios, erráticos. Un escenario revolucionario vacío, donde al capitalismo, al neoliberalismo le revientan las costuras; donde al Estado se le rasga el velo y revela mejor que nunca su naturaleza de clase. Tiempo de exterminio ecológico donde resuena aquella barbaridad de “el tabaco mata lentamente; mejor, no tengo prisa” (pongan capitalismo donde pone tabaco). Buenos tiempos para el miedo, que también es gaseoso y se infiltra por todos los resquicios que encuentra. Tiempo revolucionario sin sujeto revolucionario, un auténtico caramelo para la extrema derecha, tan oportunista y parasitaria de ideas ajenas, mejor si son de origen izquierdoso.

3.- Escuché un día, no recuerdo donde, que en España se había practicado un darwinismo sociopolítico negativo. Si teníamos una minoría intelectualmente potente como la judía, la expulsamos. Si otra con una profunda maestría en el cultivo y regadío, los moriscos, lo mismo. Si los gitanos brillaban por su dominio de la forja y la herrería, pues se les expropiaba y, ¡hala!, a los caminos y la persecución. Si había partidarios de la Revolución Francesa y la Ilustración, los afrancesados, pues al exilio. Igual que liberales o republicanos, que a veces también acababan en el paredón. Luego serían masacrados y exiliados anarquistas, comunistas, socialistas, republicanos… Así, hasta depurar y quintaesenciar al auténtico pueblo español. Ese del que decía el gran Anguita que tiene unas enormes tragaderas porque se las han cultivado larga y constantemente.

domingo, 9 de agosto de 2020

Desatando lo bien atado: Camino a la III República

José Manuel Gómez Jurado. Fuente: Paradigma

Afirmaba Josep Ramoneda en el prólogo de La política en tiempos de indignación de Daniel Innerarity, que «la Indignación no es una política en sí misma» esto es, el enfado o la impugnación no es per se una ideología o una forma de cambio, sino una reacción natural de la sociedad a un hecho de injusticia manifiesta.

La huida del Rey emérito ha generado en varios sectores de la sociedad cuanto menos desconcierto, en una gran parte de ella ha generado indignación, las presuntas corruptelas que rodean a la casa real y en concreto a Juan Carlos, en un momento de crisis sanitaria, económica y social, que se encadena con la anterior de la que apena han trascurrido poco más de 10 años han hecho pensar a muchas y a muchos para qué sirve un Rey.

La derecha, los poderes fácticos, las estructuras profundas del Estado (Deep state) y su mayor valedor en los años de democracia, el PSOE, están tratando de reconfigurar un relato que, por un lado, haga culpables a los de siempre, a Unidas Podemos; por otro lado, restándole importancia a las acciones de Juan Carlos y en última instancia, desligando a este de la institución monárquica para garantizar su continuidad.

Nada nuevo, la historia de los borbones y el entorno de la casa real en España ha rimado siempre al ritmo de una canción que algún rapero podría entonar y la que Talleyrand podría poner letra con su famosa frase: «Es costumbre monárquica robar, pero los borbones exageran». Ya algunos de sus antecesores tuvieron que huir del país por diversos casos de corrupción, pero sin irnos muy atrás, el propio Urdangarín (el yerno bueno) entró en la cárcel tras destaparse un mastodóntico caso de corrupción y desfalco, probablemente por sentirse con la impunidad de compartir mesa con la sangre regia.

Más allá de los robos, que ya deberían explicar la caída de una institución cuyo cabeza de familia ha amasado, según la revista Forbes, una fortuna de miles de millones de euros durante su reinado, podríamos, entre tanta indignación, pararnos a pensar el por qué de la anomalía democrática de la institución monárquica y comenzar a discutir -como nos diría Julio Anguita- sobre la alternativa republicana que queremos, luchando desde el presente las construcciones del futuro. Ya que deberíamos entender algo muy relevante ante esta situación:

El proyecto republicano no puede basarse o al menos no sólo, en la negación de la monarquía, es más, no deberíamos leer la caída de la monarquía como la llegada de algo mejor, de igual forma que la caída del capitalismo, como decía Walter Benjamin, no tiene por qué traer consigo el socialismo, sino que puede traer otra cosa, incluso peor, por difícil que pueda parecer. Estamos hablando del cambio de la forma del Estado, no de un cambio de gobierno, tampoco de la sustitución de un Rey por un presidente de República, sino de la construcción de un estado salvaguarda de los derechos civiles y sociales capaz de generar espacios de participación y dotar a la población de recursos materiales para una vida digna de ser vivida.

No se trata sólo del anquilosamiento de la institución monárquica, de ser propia de épocas pasadas, sino que como decía el jurista Pérez Royo, la monarquía en España es el «tapón que impide cualquier avance democrático» lo cual tiene que ver con su propio pasado reciente. Juan Carlos nunca juró la Constitución del 78 por haber jurado los Principios y Leyes Fundamentales del Régimen franquista, cuando Franco le nombra su sucesor, además en diversas declaraciones como nos cuenta José Luis Villacañas en su libro Historia del Poder político en España, se declara heredero de la Tradición Histórica que representó el Caudillo.

Se ha hecho mucho a través de los altavoces mediáticos para dotar de legitimidad la figura de Juan Carlos I y por qué no decirlo, lo han conseguido, gran parte de la población ha pensado y sigue pensando que «el Rey trajo la democracia» afirmación demencial atendiendo a los hechos históricos, pero muy útil a la hora de crear un relato político adecuado a los poderes franquistas que se blanquearon durante la Transición y aquellos poderes económicos rentistas dependientes del BOE a los que sí parece que Juan Carlos juró lealtad y viceversa; cómo olvidar los regalos de empresarios al emérito, como el yate al que con ingenio llamó Bribón.

En vistas a esta carencia de legitimidad democrática, por ser heredero de un dictador que accede al poder tras un golpe de Estado a un Régimen democrático como la II República, en vistas a la anomalía democrática de que el jefe de Estado de un país sea constitucionalmente inviolable e «irresponsable» ante la ley, sumado a los presuntos casos de corrupción que sobrevuelan a la familia real, ¿Por qué no empezar a debatir sobre la III República?

Las luchas del presente pueden convertirse en las construcciones del futuro, se trata de construir en plural, a partir de debates profundos y sosegados, sin olvidar que es de política de lo que estamos hablando.

Deberíamos definir cómo queremos que sea esa república en base consensos, a puntos concretos con los que la mayor parte de la sociedad se sienta identificada. Para ello es imprescindible construir mayorías, esas mayorías no serán posibles de construir sólo con aquellas fuerzas que se encuentren a la izquierda del PSOE, aunque no construiría nada sin ellas, tampoco bastaría con todas esas fuerzas junto con el PSOE ya sé lo que están pensando: ¿cómo construir una república con el partido que más a defendido a la monarquía? Bien, esas mayorías deben ser construidas desde abajo, no podemos generar otros equilibrios con los mismos contrapesos, debemos empujar la balanza, transformando esa indignación de la que hablábamos al principio en una vía de transformación.

La política no es no es una enemiga, el enemigo es el capitalismo, las estructuras pensadas por la Ilustración, como diría Carlos Fernández Liria, no están mal pensadas, más bien todo lo contrario, nosotras debemos ser garantes del Estado de Derecho que durante el período de la Monarquía parlamentaria no ha sido efectivo, empezando por el propio Rey, los empresarios y los políticos corruptos que han campado a sus anchas por este país nuestro, además, llenándoseles la boca con la constitución y las leyes que incumplían sistemáticamente. Por esto, la economía en la III República deberá estar supeditada al interés general y no al revés, de esta forma, por ejemplo, las trabajadoras y trabajadores no tendrán que elegir entre morir de hambre o de COVID-19.

Una República federal y plurinacional, que entienda de una vez por todas la complejidad histórica del encaje de los diversos territorios que componen el Estado, con un proyecto de consenso y de solidaridad entre las ciudadanías.

Con un compromiso real con el medio ambiente, esto es, una determinación real en el cambio del modelo productivo de nuestro país, apostando por las energías renovables tan despreciadas en la actualidad. Una República ecologista, con todo lo que esto lleva asociado consigo.

Por supuesto, la III República será feminista o no será, todos los consensos logrados por el feminismo y aquellos que quedan por conseguir, deberán ser la piedra angular sobre la que pivote el sistema, situando en el centro los cuidados, que establezca como prioridad la desaparición de la lacra que supone la violencia machista en todas sus formas.

Los servicios públicos deben ser parte fundamental, si algo hemos aprendido de la pandemia es que en última instancia son los que nos salvan. La enseñanza pública, la sanidad pública y demás servicios esenciales deberán ser garantía de una vida digna de ser vivida.

Finalmente «ciudadanía» debe llevar consigo la indisoluble unión de garantía todos los derechos que la conforman, civiles, políticos y sociales, este último tiene que ver con la obligación por parte del Estado de garantizar que todo ciudadano y ciudadana tenga todas sus necesidades materiales cubiertas, pues esa es la única forma de libertad posible.

viernes, 7 de agosto de 2020

La saga/fuga de JC

 

Felipe VI y Juan Carlos I en una imagen de archivo. / Ángel Díaz (EFE)Felipe VI y Juan Carlos I en una imagen de archivo. / Ángel Díaz (EFE)
  • "Cada vez que el rey Felipe VI se distancia de su padre, lo incrimina más y profundiza en la crisis de legitimidad de la monarquía".
  • "La coyuntura política se va a ver afectada por la crisis en la casa de los Borbones. Hay dos actores que han tomado la iniciativa, el PSOE y Vox"
  • "Pasar del republicanismo como nostalgia al republicanismo como proyecto y programa. Movimiento hacía la III República (M3R)"

Manolo Monereo. Fuente: Cuarto Poder

Para Ramón Pérez Almodóvar cómplice de aventuras republicanas y, a veces, socialistas.


Lo que sabemos hoy del rey emérito se conoce desde principio de los 90 y está escrito. Simplemente, nunca se difundió para que lo conociera la opinión pública. Hay libros, informes y noticias, muchas de ellas provenientes del exterior. Las personas interesadas, no sin dificultad, podían conocerlas y asombrarse de que nunca hubiera un debate público sobre ellas. En el Parlamento, la mención a estos asuntos era siempre oblicua, cuando no desestimada y alrededor de Juan Carlos I se fue creando una omertà que aún dura.

La dinámica es inquietante. Cada vez que el rey Felipe VI se distancia de su padre, lo incrimina más y, a la vez, profundiza en la crisis de legitimidad de la monarquía. La solución sería cortar de una vez y denunciar la sistemática y permanente corrupción que había ido anidando en torno a un rey obsesionado con acumular capital e intervenir en los grandes negocios que se hacían bajo la cobertura del Estado. Nada nuevo, por lo demás, en la casa de los Borbones. Una mentalidad patrimonialista, un uso y abuso de la Jefatura del Estado para ganar influencia y poder en los negocios, la impunidad como privilegio se mezcló con una concepción reaccionaria del poder y un desprecio sobresaliente a las clases populares recubierto de campechanía. Hablar de los Borbones, al menos, desde Fernando VII equivale a constatar su falta de grandeza, su carencia de un proyecto de país y de una corrupción convertida en el modo normal de gobernar.

Ahora muchos se rasgan las vestiduras y otros fingen ignorancia. Los mismos que desde el grupo Prisa, pasando por La Vanguardia y ABC, salían aguerridamente a defender a un rey intachable y promotor de la democracia, hoy se preocupan, no de condenar las prácticas abusivas que el rey emérito realizaba, sino de proteger a la institución monárquica y, específicamente, a Felipe VI.  Lo lógico sería exigir transparencia, justicia y verdad. Hay que decirlo con claridad: las actividades de Juan Carlos las conocían todos los jefes de gobierno y los grandes partidos que se turnaron en el poder desde la Transición. Suarez, González, Aznar, Zapatero y Rajoy conocían lo que el rey hacía y lo protegieron. Sabemos que alguno intentó oponerse y la durísima respuesta del hoy rey emérito. Es más, por lo que se va conociendo, en esta protección de los negocios privados del rey, intervinieron instituciones del Estado y, específicamente, el Centro Nacional de Inteligencia.

martes, 4 de agosto de 2020

En Imágenes: Regalos envenenados


Goval
Colectivo Prometeo

La huida del rey desnudo

Fuente: El Jueves




Manuel Marrero Morales
Colectivo Prometeo



El Rey Juan Carlos I, denominado desde 2014, como el rey emérito, ha huido de la justicia española y suiza, de manera vergonzante. Ha quedado al desnudo ante la sociedad española. Ya no lo defiende ni su propia familia.
Agosto fue un mes que utilizaba la dictadura franquista para aprobar leyes de previsible contestación, como la Ley General de Educación.
Agosto vuelve a ser el mes, elegido por el sucesor de Franco, designado Rey por el Dictador, para huir del país donde ha ejercido la jefatura de Estado durante cuatro décadas, con muchos silencios y complicidades de mucha gente poderosa y de la mayoría de los medios de comunicación.
La abdicación de Juan Carlos I en 2014 contó con el buen hacer de Alfredo Pérez Rubalcaba. El deterioro de la institución monárquica había tocado fondo: el silenciado caso Kios, el caso Noos, la cacería de elefantes, el accidente en compañía de una de sus amigas con quien, al parecer, ha sido muy generoso,… en conclusión, una vida nada ejemplar para alguien que ejercía la jefatura de Estado.
Al parecer, el emérito consideraba, desde una perspectiva cristiana, que con pedir disculpas y prometer que no volvería a ocurrir, ya estaba todo zanjado. La restauración borbónica se puso en marcha y se produjo la abdicación y la creación de la extraña figura de emérito, como hipotética fórmula de protección y aforamiento para seguir disfrutando de la impunidad denominada inviolabilidad. Mientras, el bipartidismo tradicional mirando para otro lado y sustentando la monarquía y sus escándalos.

lunes, 3 de agosto de 2020

Hacerse un Puigdemont

Juan Rivera

Colectivo Prometeo

Cuando se tuvo conocimiento público de la fuga , domingo 29 de octubre de 2017, del ex presidente catalán Puigdemont, los medios de difusión ideológica de tierra , mar y aire ( televisión,radios, periódicos...) que sostienen al Sistema tardaron unos segundos en saltar a la yugular de la fácil presa y echarle en cara su ridículo y cobardía, su incapacidad de formular el “ a lo hecho, pecho” y plantarse en su despacho de la Generalitat para proclamar” Yo soy el máximo responsable y asumo mi actuación”.

En aquellos días, como Colectivo Prometeo y Frente Cívico "Somos Mayoría" nos preocupaba y mucho “el choque de trenes” conducidos por intolerantes que avivaban las llamas del odio ( un ejemplo, la segunda entrada más vista en la historia de nuestro blog -Diálogo,diálogo, diálogo-) y por ello Julio apelaba públicamente en todas las ocasiones a la sensatez, cordura y poner sobre la mesa nuestro modelo propio de República Federal.

Tras el referéndum del 1-O, la DUI y la aplicación del 155 al hablar del tema siempre coincidimos en que la postura correcta desde nuestra visión política, quedarse y apechugar con las consecuencias, había sido la de Junqueras, Romeva y demás dirigentes que hoy pagan con la falta de libertad una condena ante nuestros ojos desproporcionada e injusta.

Pero ese es otro tema.Sacamos a colación la situación para dejar claro que no teníamos, ni tenemos, una especial simpatía por la actuación gubernamental del que era máximo representante de la Derecha catalana  pero conviene refrescar el “auto de fe” mediático que se hizo con él y constatar, por enésima vez la doble vara de medir, el doble rasero, la doble moral que utiliza el Sistema cuando el cuestionado es de los de “ leña al mono” o cuando en cambio es “ uno de los nuestros”.

Esta tarde del 3 de agosto de 2020, merendamos con una noticia: el rey emérito, con una parte de sus colgajos económicos ( no conocemos todos los vericuetos) y vergüenzas expuestas al aire, nos ha hecho un Puigdemont, aprovechando canícula, sopor veraniego y atontamiento generalizado.

Otras visiones, otras lecturas: " Un abrazo a quien lo necesite"

Condenados caso Bateragune



    Hace unos días el Tribunal Supremo anuló, dos años después de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo lo ordenara,la sentencia del caso Bateragune ( año 2012) que mantuvo durante 6 años en prisión - cumplimiento integro sin remisión alguna - a los  dirigentes de la izquierda abertzale vasca Arnaldo Otegui, Rafael Díez Usabiaga, Arkaitz Rodríguez Torres, Sonia Jacinto Garcia y Miren Zabaleta Tellería.
    El motivo: la absoluta parcialidad de la jueza Ángela Murillo que en lugar de presidir un juicio dio toda la impresión de presidir un prejuicio.
    En su momento en el Colectivo Prometeo, con Julio a la cabeza, nos pronunciamos contra la condena pues entendiamos que los condenados eran parte activa del movimiento que en el seno de la izquierda abertzale buscaban el fin de la violencia de ETA ( el tiempo así lo demostró) y no impulsores de la misma. Nuestro pronunciamiento ha sido similar en los casos de Bódalo, Alfon, Fran Molero, Altsasu, Procés...y en todas las ocasiones que hemos sentido la desaparición del Estado de Derecho.
     Cloacas y turbios aparatos del Estado parecían poner todos los palos en las ruedas para que descarrilase el proceso que llevaría a la desaparición de la organización terrorista.
    Reproducimos hoy en el apartado  " Otras visiones, otras lecturas" el artículo publicado en Kamchatka  por Jonathan Martínez  en el que hace un pormenorizado recorrido por el caso.


     Un abrazo a quien lo necesite       

El 19 de junio de 2009 desayuné con varias llamadas en el teléfono. Me dijeron que ETA había asesinado en Arrigorriaga a un policía llamado Eduardo Puelles y sin mucha más información tuve la certeza de que se avecinaban días duros. Eran alrededor de las nueve de la mañana. Los medios andaban ya recogiendo declaraciones y recuerdo que hablé con Bizkaia Irratia. Entre otras palabras atropelladas dije algo que ahora me parece premonitorio. Si ETA quería obedecer la voluntad del pueblo vasco, debería desaparecer inmediatamente. Todavía no lo sabíamos, pero aquel fue su último atentado en nuestra tierra.

Una Hora con Eusebio Leal

Eusebio Leal con Julio en Córdoba

José Antonio Naz
Colectivo Prometeo

El 31 de julio ha fallecido Eusebio Leal, conocido desde hace décadas como el “historiador” o el “restaurador” o “conservador” de La Habana, tenido por alcalde “oficioso” de la ciudad y con reconocimiento de ministro. Al leer la noticia me vinieron en tromba todos los recuerdos de la conversación de una hora que mantuvimos con él mi mujer y yo. Era el 6 de Agosto de 2007 a las 11h en punto, en su “oficina del historiador”. Llevábamos varias semanas de viaje en Cuba, compaginando las visitas más “turísticas” con encuentros con algunos contactos de personas cubanas , algunas de ellas conocidas como cooperantes en Cordoba y otras del ámbito educativo y de la administración de turismo. Habíamos preparado el viaje a conciencia con el objetivo de conocer en 25 días una parte de la isla, pero sobre todo a su gente y su “proyecto” sociopolitico. Por eso, cuando Julio me sugirió que podría pedirle a su amigo Eusebio Leal que nos recibiera, aparte de aceptar con entusiasmo, dediqué un tiempo a informarme más de su trabajo y personalidad y a preparar un cuestionario sobre mis principales interrogantes, completados con los surgidos tras las dos semanas de estancia.

sábado, 1 de agosto de 2020

Violencia Antidemocrática

Remedios Copa
Colectivo Prometeo

Incitación al odio, amenazas, insultos, acoso y ataques a representantes institucionales de la izquierda están siendo practicados a diario en este país, sin que el aparato del Estado esté dando las muestras contundentes de amparo y garantía de la seguridad necesaria para que todo parlamentario tenga blindada su integridad y la intimidad de su hogar.

El delito de amenazas está tipificado en los artículos 169-171 del Código Penal. Se comete por el anuncio consciente de un mal futuro, injusto, determinado y posible, con el propósito de crear intranquilidad de ánimo, inquietud y zozobra en el sujeto amenazado, por lo que se considera como un delito de peligro, no de lesión. La jurisprudencia lo caracteriza por elementos con respecto a la acción, a su naturaleza, al plano subjetivo, (es decir que la expresión de dicho propósito por parte del agente sea serio, firme y creíble, atendiendo a las circunstancias concurrentes), y por último, que las circunstancias subjetivas y objetivas doten a la conducta de entidad suficiente como para merecer una contundente repulsa social que fundamente razonablemente el juicio de antijurídico de la acción y por tanto su calificación como delictiva.

El momento y lugar, las frases y las formas utilizadas habrán de tenerse en cuenta a la hora de valorar si nos encontramos ante una amenaza grave, seria, creíble y cuyo resultado pudiera devenir en un comportamiento agresivo que pueda llevar a efecto el mal amenazado.

viernes, 31 de julio de 2020

Julio Anguita, García Lorca y Antonio Machado


Juan Rivera, Julio Flor (centro) y Julio Anguita en el CSO Rey Heredia
                                   


Julio Flor
Periodista

Sole Raya, librera e impulsora de la cultura en Montilla, me pide palabras para la presentación del libro póstumo “Vivo como Hablo”, de mi admirado y añorado tocayo Julio Anguita… quizá para rememorar el libro “Contra la Ceguera” que Anguita y yo escribimos a cuatro manos, y presentamos aquella tarde inolvidable en esa tierra ardiente de sol y vino del Sur. 

“Cogito ergo sum”, la locución latina del “Pienso luego existo”, formulación filosófica de René Descartes, la ha hecho suya Anguita en este libro. Conociéndole, Anguita primero se dijo “pienso y después hablo”, para derivarlo en un “vivo como pienso”, terminando finalmente en el título “Vivo como hablo”. 

Tuve la alegría de compartir una parte de la vida con Julio Anguita para preparar la escritura conjunta del libro “Contra la Ceguera”, confeccionada con largas grabaciones, búsqueda de documentos, contraste de publicaciones… Fue él quien decidió con generosidad que durante mis estancias en Córdoba me hospedaría en su vivienda. 

Confieso que por un instante sentí un cierta inquietud, la que pudiera derivarse del desgaste de la vida cotidiana en la convivencia durante semanas alternas en el seno de su hogar. No soy mitómano, nunca he situado a ningún ser humano por encima de los demás. Ni adoración, ni deslumbramiento, ni mucho menos cualquier delirio forman parte de mi comportamiento en relación con los demás. 

He conocido y tratado a lo largo de mi vida periodística a grandes creadores de la cultura, la universidad, la ciencia, el activismo social o el periodismo, algunos de los cuales han sido después grandes amigos. Es una manera de estar vacunado contra el desvanecimiento que produce en algunos seres humanos la cercana contemplación de los que consideran sus ídolos. “Ídolos” tantas  veces de barro. 

El europeísmo del miedo




Manolo Monereo/Juan Martín Díez

Ver a los ministros del PSOE y de UP recibir en pie a Pedro Sánchez enternece. El Presidente del Gobierno, cual nuevo Duque de Alba, retorna vencedor de las huestes calvinistas holandesas. Las palabras son las de siempre: “histórico” y “solidaridad”. Una vez más, la UE nos salva, nos concede créditos y ayudas para salir de una crisis tan dura como la de la covid-19. La unanimidad de la clase política es impresionante. Los medios de comunicación lo acompañan y apenas hay voces críticas en una sociedad civil agarrotada ante un futuro lleno de incertezas. Solo Vox pretende diferenciarse, pero lo hace mal y sin convicción. La derecha aznariana sigue siendo defensora de la UE del euro, de la estricta supeditación a una Alemania que no pasa por sus mejores momentos y del vínculo trasatlántico expresado firmemente en la OTAN.
No hace falta ser demasiado lúcido para entender que el europeísmo es la ideología políticamente dominante y que, crecientemente, actúa como un discurso disciplinario: todo político, todo intelectual o periodista sabe que rechazar la UE es condenarse al ostracismo, quedar en los márgenes de la esfera pública. La normalización empieza siempre por las loas al viejo continente, por distanciarse de los soberanismos estatales y por apostar en cada crisis por más integración. Las bases del discurso europeístas aparecen claras desde hace muchos años: Europa es esta UE. No hay otros modos de pensarla y construirla. Negarlo es situarse en el área del autoritarismo y del euro escepticismo. La UE es un bien en sí, independientemente del conflicto de clases, de las correlaciones de poder y de los intereses de los Estados. La clave es su marcha irreversible hacia la Europa federal. Los hitos históricos los marcan las crisis; lo que mide la profundidad de la integración europea es el desmantelamiento de la soberanía estatal. Se tiene cuidado de no relacionar soberanía estatal con soberanía popular. Ceder soberanía es siempre la señal del avance de la Unión Europea; no importa que sea hacia instituciones no democráticas y sin responsabilidad. Menos soberanía popular es más Europa.

lunes, 27 de julio de 2020

Franquismo nunca más.Stop al Fascismo



Desde la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno de coalición se han acentuado los intentos de  agresión , existentes con anterioridad.A la mediática encabezada por los medios de difusión, se está añadiendo  en las últimas semanas otra,basada en el odio  y la mentira ,que busca la física.
A los ataques  a bienes y casas de cargos públicos de IU y  acosos continuados, se han sumado en la última semana una caricatura de Pablo Iglesias con  pistola en la boca - si la hubiera hecho el Gara a un político del PP los jueces habrían empurado de oficio hasta al repartidor,si no que pregunten en Altsasu-,agresión a la ministra Yolanda Díaz por parte de " taurinos por la cultura" o intento de amedrantamiento de Juan Carlos Monedero en Sanlúcar de Barrameda.
    Todo ello dentro una clara táctica: Fascismo de baja intensidad ( hasta que dé el salto cualitativo y provoque una desgracia) respaldado en la sensación de impunidad que disfrutan.
    Del último intento , reproducimos el trabajo de investigación realizado por  "La Última Hora" y te invitamos a leerlo completo en este enlace
      Es momento de poner rostro y nombres a los energúmenos de la Derecha Extrema ( foto superior) y ,si eres Demócrata  y pasas por el pueblo, tener muy claro al bar dónde no entrar a consumir: "El Bigotes de la Jara".
    Así el dueño podrá poner los himnos que tanto parecen gustarle y bailar la conga con sus amiguitos mientras ondea la bandera.
    No nos tomemos a broma lo que es un desafío en toda regla.
Reproduciendo al genial Gerardo Tecé:

¡Franquismo nunca más!

domingo, 26 de julio de 2020

Trabajar en el campo: Una jungla donde se devoran literalmente unos a otros




Nuestros queridísimos compañeros de Paradigma han publicado hoy domingo 26 de julio un excelente artículo firmado por Javier Martínez Collantes sobre la explotación laboral que se da en el campo andaluz, aunque el periodista ha centrado su investigación sobre todo en el de la provincia de Córdoba.
A través de estas informaciones de medios de comunicación como El Salto o el propio Paradigma podemos conocer algo que es "vox populi" en todo el país, pero que los empresarios protagonistas y la derecha política y mediática intenta silenciar cuando no verter amenazas contra las autoridades laborales que están enviando inspecciones para comprobar "in situ" lo que está ocurriendo y poder proceder a las sanciones oportunas. 

Os aconsejamos fervientemente la lectura del artículo de Javier Martínez para Paradigma Media Andalucía, pinchando AQUÍ

La Oportunidad


Remedios Copa
Colectivo Prometeo

Lo bueno de las crisis, si se saben aprovechar, es la oportunidad de cambio.

Venimos arrastrando una penosa situación desde la crisis de 2008 y cuyo peor evento previsto para estos tiempos era otra nueva crisis, también financiera, más severa aún que la anterior. Pero ocurrió lo imprevisto, la pandemia de la Covid-19, que vino a poner el mundo patas arriba.

Varios economistas y pensadores de reconocido prestigio vienen afirmando que el neocapitalismo salvaje y las políticas de austericidio aplicadas a la crisis de 2008 estaban avocadas al fracaso e incluso, de seguir esa tendencia, el capitalismo estaría dando sus últimos estertores porque, eliminados los mecanismos de corrección social de sus aspectos más lesivos, daría lugar a situaciones insostenibles que serían su final.

Similar predicción opera con respecto a la UE ante la crisis generada por la actual pandemia. La debilidad estructural y sus múltiples contradicciones internas reventarán sus costuras si no se hacen profundos cambios. Así como no ha sido capaz de dar una respuesta solidaria y eficaz ante la pandemia y de hacer frente a la emergencia, también está demostrando ahora su dificultad para reformarse y el dogma europeo que se viene ejerciendo en detrimento de los países mediterráneos así como el afán de los “frugales” de no mutualizar la deuda generada por la pandemia, el no a los eurobonos y la pretensión de la derecha de continuar con la aplicación de herramientas que funcionan para los Estados como la cuerda del ahorcado, sometiéndolos a restricción de las políticas sociales y una vigilancia que creará grandes tensiones sociales, cuyo resultado pudiera inducir a tomar la salida del euro, son perspectivas que forzaron un positivo indicio de cambio de rumbo en los acuerdos de última hora, aunque no son los únicos que deberá tomar la U E, porque mientras no exista una fiscalidad común y se tolere la existencia de paraísos fiscales entre sus miembros, mal nos irá.

miércoles, 22 de julio de 2020

Borboneando




Juan Rivera
Colectivo Prometeo

       A la espera que el estudio al alimón de la London School y el Instituto Tecnológico de Massachussets sobre “El servilismo genético hispano ante la Monarquía.Tasas de prevalencia” vea la luz, nos tenemos que conformar con la intuición y el cálculo a ojo.Pese a ello podemos afirmar sin mucho margen de error que un 40% de la población española ha adquirido la inmunidad del rebaño o del estercolero en los casos de corrupción que afectan a la Corona.
    Porcentaje que se dispara al 90% cuando se estudian grupos aislados como poderes fácticos, jerarquías eclesiásticas o grandes empresas y roza el 100% entre los Amos de los “medios de difusión ideológica”.Esos que en su tarjeta de visita sustituyen las dos últimas palabras por “ comunicación”.
     Prueba evidente de vivir en un país que huye de la información- lectura como gato del agua, es que pese a tener desde hace muchos años a nuestro alcance relatos claros sobre la trayectoria de Juan Carlos "el Campechano" (  “Un rey golpe a golpe” o "El rey que no amaba a los elefantes" ) señalando  su camino de trampas y engaños, hasta hace unos meses se ponía en la picota a quienes denunciaban/denunciábamos que los negocios sucios y las hazañas “reales” iban de la mano.
    Con mala suerte canturrear un simple “Los Borbones son unos ladrones” bajo la lupa de un juez sensible podía llevar a la cárcel. Con buena, a ser tildado de loco para sufrir el ostracismo del que predica en el desierto.
 Si  estos son los mimbres no puede extrañarnos asistir hoy a un espectáculo que da vergüenza ajena. Al comprobarse que las conversaciones Corinna Zu -Villarejo ( sí, ese policía de cloaca útil y reverenciado ayer cuando suministraba mierda al poder sobre Iglesias y la Izquierda, hoy repudiado) no eran delirios y demostrar la fiscalía suiza, encabezada por Ives Bertossa, que los millones de euros de la Meca -al igual que las “meigas”-existían y terminaban en la Ceca de las cuentas corrientes del “Emérito”, los defensores del “ Dios -Patria- Rey” han cambiado el registro.  Conscientemente.

martes, 21 de julio de 2020

Podemos: una crisis de proyecto

Margaritas, Blanco, Amarillo, Flor, Planta, Flores

Manolo Monereo
    Comentar los resultados de Unidas Podemos es cada vez más difícil. Lo subjetivo cuenta y los números tienden a empeorar. Se ha escrito mucho y se hará aún más. Quedan por ver las transferencias de votos para tener un análisis más preciso. En lo que se dice hay verdad; que una cosa son las elecciones autonómicas y otra las generales; que no son lo mismo las elecciones en Euskadi que en Galicia; que las eternas peleas internas pesaron mucho; que UP ha ido perdiendo base social y raíces en el territorio; que los gobiernos autonómicos han salido reforzados de la crisis creada por la pandemia. A todo esto, se le añade la singularidad de que el voto perdido por UP no ha ido al PSOE sino a la izquierda nacionalista y que no parece que la participación en el gobierno esté reforzando el peso electoral de UP. En estos mismos días han salido dos encuestas -una de ellas la del CIS- que hablan de una horquilla de voto entre el 10 y el 12% para la formación que lidera Pablo Iglesias.
    Los resultados han sido calificados de derrota sin paliativos y se recomienda la autocrítica. Mi punto de vista es algo diferente. Creo que los datos hay que verlos en su tendencia histórica: constatan la decadencia electoral de UP, su pérdida de peso en territorios y localidades y su progresiva conversión en una fuerza minoritaria que intenta hacer política en el área hegemonizada por el PSOE. A esto le llamé hace varios años “entrar en la problemática IU”. Aquí hay que constatar una paradoja: se diseña una estrategia (alianza de Gobierno con el PSOE) para evitar el retroceso electoral que, sin embargo, está llevando a la organización a los resultados de la vieja Izquierda Unida, con una diferencia: UP no tiene ni la organización, ni los cuadros ni la implantación territorial de la fuerza política que dirigió Julio Anguita. La tesis que defiendo es que Podemos vive una crisis latente desde hace tiempo que se ha ido acentuando en cada convocatoria electoral. Una crisis de proyecto.

lunes, 20 de julio de 2020

Asamblea de barrio de las Marchas de la Dignidadaen Fuensanta.


No al cierre de aulas: todos y todas a Sevilla


Comisión de Reconstrucción de la Sanidad: aún ahora, la privatización avanza


Fuente:

Ángeles Maestro y Juan Antonio Gómez Liébana

En la Comisión de Reconstrucción se pretende ultimar un nuevo episodio del expolio de la Sanidad Pública. Se asienta en un proceso de privatización y desmantelamiento de los servicios públicos que comenzó a gestarse a finales de los años ochenta. Es importante recordarlo para entender la continuidad de las políticas de los gobiernos al servicio del capital.

En 1989, gobernando en Gran Bretaña Margaret Thatcher, se publicó Working for patients, un libro blanco para la privatización del servicio de salud más importante de Europa Occidental. Este informe, que mantenía las apariencias de lo público —la financiación pública y la gratuidad del servicio— se constituyó en programa marco para la mercantilización y la gestión del sistema sanitario.

En 1991, el PSOE encargó a una comisión de “expertos”, la llamada Comisión Abril, la elaboración de un documento para “garantizar la sostenibilidad del SNS”.

En todas las Subcomisiones había “expertos” propuestos por aseguradoras privadas, industria farmacéutica, y por lo que llaman sociedad civil: bancos, empresas inmobiliarias, fondos de inversión, etc. El objetivo real, y por supuesto no reconocido, era transformar en beneficios privados el ingente presupuesto público. Sus conclusiones escondían la privatización del SNS, como a los pocos años se pudo demostrar con la aprobación de la Ley 15/97, sobre habilitación de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional de Salud.

miércoles, 15 de julio de 2020

Autocríticas



Juan Rivera 
Colectivo Prometeo

      Para analizar con alguna solvencia los resultados de las elecciones gallegas y vascas del pasado domingo, intentemos primero desterrar de la tramoya política los elementos de “atrezzo” de los que solemos abusar la Izquierda .
    En primer lugar, enterremos la quijada de burro de Caín, con la que machacamos la cabeza del “camarada y sin embargo enemigo” en cualquier  disensión interna que se cruce en nuestro camino.
    También convendría alejar los espectáculos teatrales de autoflagelo histriónico, ateos remedando a los “picaos” de San Vicente de la Sonsierra haciéndose trizas las espaldas con el látigo por los errores propios y ajenos. Y mientras entonan a coro el “mea culpa”, la asamblea que hasta ayer los aclamaba hoy grita: “Humíllaos más, humíllaos un poco más que atrás no se oye bien”.
    Ni por supuesto permitir a los dirigentes de turno  que pretendan solventar la papeleta con un “bostwano “ en el que el interpelado -lleve coleta o triángulo rojo- , sosteniéndose con muletas al tener las piernas partidas tras el batacazo ( electoral) resuelva la situación con un simple: “Lo siento.Me equivoqué.No lo volveré a hacer más” . Aunque tengamos la tranquilidad de saber que el compungido no tiene decenas de millones en paraísos fiscales ni amiguitas con caprichos pagados a costa del erario público.
     Con estas premisas intentemos sacar alguna conclusión del desolador paisaje que anteayer volvió a ponerse delante de la Izquierda transformadora. Antes de nada una verdad de perogrullo.Si hubiera que calificar el resultado con dos palabras, las elegidas serían “ Desastre total” en Galicia y “ ¡Vaya hostia!” en Euskadi.
     No se puede definir de otra manera pasar del 19'03% de Marea al 3'93% de Galicia en Común o del 14'86 al 8'03 en el País Vasco. Con el agravante en el primer caso de perder de camino toda la representación parlamentaria.
    Es verdad que la situación admite matices pues la curva descendente ya estaba muy marcada en las elecciones generales gallegas de noviembre de 2019 cuando se obtuvieron el 12'66 y 106 mil votos ( un 52% más que ahora). Por cierto también es llamativo- aunque pase desapercibido entre los medios de difusión ideológica- el resultado de Vox. En las generales obtuvo un 7.8 y ahora un 2.03 con lo que tampoco pueden sacar pecho de legionario y desfilar con la cabra. Pero el mal del otro no dejaría de ser un consuelo para tontos que no sirve ni de clavo ardiendo al que agarrarse.
Esa situación no se daba en el País Vasco donde se mantuvo un 15'41 % de los sufragios en las generales pasadas y ahora se ha producido la contundentemente caída .
   Siguiendo con los datos "la cuenta la vieja" que hacían nuestras abuelas  parece que la fuga está localizada. Los votos no se han movido de sector ideológico pero cambiaron la bandera.Tienen toda la pinta de haber engrosado al nacionalismo de izquierdas representado por el BNG y EH Bildu. Los primeros pasan del 8.33 al 21.06 y los segundos del 21.6 al 27.84. Casi un encaje de bolillos.
    Y ahora vuelven las dos preguntas que tantas veces han acompañado nuestra militancia,sufridora  en sus carnes de lo poco que suele durar la alegría en la casa del pobre: “¿ Por qué?” y “¿Qué hacer?”. Otra vez  el título de Lenin ( Что делать?/¿Qué hacer? ) sobrevolando los análisis.
    Los "porqués", como los gustos, son variopintos y es reconocida la soberbia capacidad ( solera pura) que tenemos para elaborar listas de fallos que hacen palidecer  la de los reyes godos.Por aquí dejo – desde la comodidad de la barrera, por eso no le arriendo ganancias a quienes están en el día a día de la gestión- algunos de los míos.
    Me refiero a los "porqués" propios.El tener a los medios y periodistas paniaguados disparando a  la yugular o recibir los ataques furibundos de los lameculos de todos los Amancio Ortega que en España son, vienen en la nómina. Ante ellos debemos estar vacunados.
    Con la pequeña legitimidad que da tener claro que Unidas Podemos "son los nuestros" y que en su creación el Colectivo Prometeo encabezado por nuestro querido Julio volcó todos sus esfuerzos, resaltaría algunas taras a mi entender evidentes:

lunes, 13 de julio de 2020

No todo vale



Remedios Copa
Colectivo Prometeo

Asistimos con estupefacción a todo tipo de patrañas, mentiras, incluso calumnias y descalificaciones de cuanto hace el Gobierno legítimamente elegido y conformado por consenso; observamos como ante situaciones similares a las llevadas a cabo por el Gobierno del PP, se interpretan de forma diametralmente opuesta cuando la actuación la lleva a cabo el actual Gobierno de coalición.

Un ejemplo de cómo se desnaturaliza una actuación es la destitución del coronel Pérez de los Cobos y las acciones por las que le pidió explicaciones el Gobierno. Para empezar, los cargos de confianza, en la legislación actual, son de libre designación; esto quiere decir que la misma autoridad que le nombra lo puede cesar. Ocurre que a veces se mantiene el nombramiento a la misma persona que estaba ocupando el puesto aunque cambie el cargo que le nombró, porque el nuevo decide seguir contando con él, y otras en que lo releva lo mismo que puede relevar a cualquiera que haya nombrado.

Hasta aquí llegó



Fuente:Mis comentarios mundanos blogspot


Manuel Delgado Millán


Seré duro, no siga leyendo quien tenga poco espíritu. No se puede seguir callando más. Sabemos de sobra que lo primero es que la gente coma, que tenga todo lo que exige la dignidad humana. Pero eso no impide, sino que obliga a que cada uno digamos alto y claro lo que debe ser dicho para salvar la Dignidad de España, y de las y los españoles como pueblo. Callar empieza a ser ya complicidad, así que por mí no va a quedar:
Dicen que una si no la principal razón de ser de un Jefe del Estado, del primer dignatario, es, como la palabra indica, ser la imagen de la Dignidad de un país. Las empresas cuando el famoso que las promueve en los anuncios mete la pata, lo cambian. Incluso les piden daños y perjuicios si el escándalo se los causa.

jueves, 2 de julio de 2020

" El Viejo Topo": Dossier Julio Anguita






El número doble de la Revista " El Viejo Topo" correspondiente a los meses de Julio / Agosto de 2020 viene con el especial "Julio Anguita: Ética y Política en tiempos adversos". En su sumario encontramos:
Julio Anguita en los combates de nuestro tiempo
por Víctor Ríos
Las Córdoba de Julio
por Juan  Rivera
Julio Anguita y la pinza
por  Juan Francisco Martín Seco
Forjar contrapoder: Julio Anguita y los movimientos sociales
por Manolo Cañada
El maestro incombustible
por Yayo Herrero
Julio Anguita: antes y después
por Pepe Gutiérrez
El miedo a España. La Europa de Maastricht como alternativa
por Manolo Monereo
El hoy y el mañana: razones para nuestro compromiso
por Julio Anguita