domingo, 21 de noviembre de 2021

Julio Anguita:El discurso profético

 

 

Hoy nuestro queridísimo  amigo y compañero Julio habría cumplido 80 años. Desde el Colectivo Prometeo hacemos un recordatorio en su memoria recuperando su voz. 

Conociéndolo como lo conocíamos tenemos muy claro que si algo odiaba era verse convertido en santón y que si algo rechazaría sería contemplar su imagen en camisetas, tazas y pósters.

También que si algo lo motivaba era la lucha para conseguir una sociedad más justa e igualitaria.

Nosotr@s en el Colectivo, desde la humildad y el cariño preferimos recordarlo así:

 

13 comentarios:

Unknown dijo...

Falta interiorizar esas ideas y ponerlas en práctica.Falta mucho todavía para llegar a la meta .Lo importante es vislumbrar la y seguir.

Paco Muñoz dijo...

Inigualable e irremplazable.

Loli Sierra dijo...

Un gran referente para la izquierda. Con principios claros y coherencia hasta el final

Unknown dijo...

Los hombres grandes, salen por la puerta grande, los más grandes como Julio Anguita, permanecen y permanecerán siempre.

Anónimo dijo...

¿Profético? Solo estudio y análisis. Qué poco hemos aprendido

Unknown dijo...

Para mí, recordar a Julio es pensar en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Su libro de cabecera.

Juande Montero Cantero dijo...

Gracias por recordánoslo para tenerlo siempre presente.

Rafael Bascón Morales dijo...

Gracias por recordar a Julio y si discurso que nos guía por su coherencia y valor para avanzar en estos tiempos.

Marian M dijo...

Yo intento recordar muchas de sus palabras para intentar cambiar formas de vida, hábitos y sobre todo reivindicar la lucha, la cohesión de grupos, asociaciones y la capacidad de pensar de cada individuo y no ser meras ovejas eso me enseñó él y mi padre valores.

joaquín Luque i Tenllado dijo...

Julio Anguita, en lo personal, fue un líder carismático -en el más puro sentido weberiano-, de un talla moral digna e intachable. Una persona ajena al dualismo discursivo de los Iglesias y Santiago de turno. Era un espíritu socrático en el vivir y en el actuar.

En el plano filosófico-político, creo, erró en sus planteamientos. La modernidad política ha enterrado el marxismo, sobre todo, como solución a las problemáticas sociales. Anguita podría haber sido el Achille Occhetto hispano: debería haber disuelto el PCE, órgano político periclitado, en una formación socialdemócrata moderna, tal y como hizo el postcomunista italiano. Prefirió seguir con la religiosidad marxista, rodeado de creyentes fieles a la palabra del profeta, ajeno a la renovación histórica. Ese es el debe político de Julio Anguita.

El Julio Anguita personal, extraordinario. El Julio Anguita político, nefasto.

Amor al primer bocado dijo...

Qué no quede en el olvido, porque el legado qué nos dejó no puede desaparecer.
Por muchos años qué pasen su enseñanza y su buena política siempre la recordaremos. Califa de tu Córdoba Mora.❤💛💜✊✊

Unknown dijo...

Magnífico politico, el mejor que he conocido, y ¡ el más honesto!.

Unknown dijo...

Sin duda el mejor político que ha existido en mucho tiempo .
Te echamos mucho de menos y cada día más Maestro.