martes, 20 de julio de 2021

Cuba, Cuba, Cuba

 


Remedios Copa

Colectivo Prometeo


Con la misma marca sonora, eslóganes y banderolas se han producido una docena de manifestaciones en Cuba sin que ninguna de ellas contara con más allá de 500 personas según los datos de fuentes ajenas a las que normalmente nos nutren de la información al respecto en nuestro entorno.
Todo esto suena a estrategia diseñada desde el exterior para desestabilizar un Gobierno que viene resultando molesto desde hace tiempo para los intereses de los estadounidenses, esos que entienden que “América primero”, pero que esa América  para nada concierne por igual a todo el continente sino más bien a ponerlo a servicio de sus intereses.
La poderosa Fundación para la Democracia Panamericana, fundada por Rosa Mª Pallá, que recibe mucho dinero de empresarios en Miami, de Cooperación Internacional de EE UU y Cooperación Internacional Europea, entre otros, está detrás de la marca “Cuba decide”. Esta señora, junto con Luis Almagro, aparece con material  en sus manos con el logotipo de dicha marca y en actividades propias de la marca.
Ya en junio esta señora aparece en documentos reunida con el senador republicano estadounidense Marco Rubio, que afirmó aquello de “vamos a invadir militarmente Venezuela” o “vamos a bloquear Cuba”, y que ahora aparece vinculado a otros países en la misma línea de intereses e intenciones. Marco Rubio parece ser quien decide sobre el nombramiento del Secretario General de la Organización de los Estados Americanos. Pero la señora Pallá, cubana formada en la Universidad de La Habana y residente en Miami, se viene reuniendo también con la señora Áñez y con el señor Bello, embajador de Juan Guaidó para los EE. UU.


El Ministro de Relaciones Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, realizó declaraciones en las que acusa a EE. UU de falsedad de datos, manipulación y calumnia utilizando medios de alta tecnología y las redes sociales para incitar a la revuelta a una población asfixiada por el bloqueo norteamericano que les impide el acceso a los productos imprescindibles para la fabricación de los medicamentos que necesitan y poder llevar a cabo la vacunación de su población. Los cubanos crearon el fármaco de la vacuna pero la falta de material para fabricarlo cercena su desarrollo interno.
Cuba está pasando por graves dificultades de abastecimiento que tienen a la población sumida en múltiples carencias y sufrimientos, pero nada parece importar a los EE UU; es más le viene de perlas que la población tenga dificultades y así poder rentabilizar su descontento en función de los intereses estadounidenses manipulando la crisis social y económica creada, ahora agravada por la pandemia, que terminará en una crisis política como normalmente sucede.
Los más de 2 millones de tuits con el hashtag #SOS Cuba que estudió el especialista español Julián García Tovar, el perfil del primer mensaje tiene la bandera de España y desde dicho perfil se difundieron el pasado domingo más de 1.000 mensajes automáticos que permitían 5 retuits por segundo, a lo que se añadieron bots y algoritmos para ampliar el mensaje de la campaña en la que participan con el objeto de movilizar a la población e incitar a las protestas contra el Gobierno. La mayoría de las cuentas que participan fueron creadas recientemente, con una antigüedad inferior a un año.
Bruno Rodríguez critica el tratamiento dado en el exterior sobre lo que acontece en Cuba, difundiendo informaciones falsas como las fotografías y vídeos que no se corresponden con la realidad cubana, como ocurre con una instantánea tomada en una manifestación de apoyo al Gobierno y que aparece presentada como una protesta antigubernamental, pese a que en ella ondea la bandera revolucionaria.
Otros ejemplos son los vídeos de un mitin en la Plaza del obelisco en Argentina, pasada como referencia de las protestas de cubanos manifestándose en contra del Gobierno, o las imágenes tomadas en Egipto que fueron presentadas como protestas en el Malecón de La Habana; incluso EE UU publica una foto colmo tomada en La Habana, cuando en realidad  fue tomada en Miami.
También señala el analista García Tovar que hay una campaña de manipulación tanto en el exterior como a la población cubana y señala entre otros ejemplos la manipulación de los datos sobre la pandemia en la isla, comenzando con una foto del hospital de Matanza coincidiendo con el pico de la pandemia que arrojaba 31 fallecidos y 6.000 contagiados. A este respecto, si comparamos los datos de Cuba con los de otros países se puede observar que España tuvo picos de más de 1.000 fallecidos en una población de 46,94 millones de habitantes, frente a los 31 en una población de 11 millones; esto demuestra que pese a las terribles dificultades impuestas a Cuba para abastecerse de lo necesario para fabricar medicamentos, el resultado en fallecidos y contagiados sigue siendo inferior al de otros países, incluido EE UU que alcanzó los 104.381 casos de contagiados y 1.872 fallecidos por millón de habitantes frente a los 21.320 contagiados y 137fallecidos por millón entre los cubanos.
Frente a los mensajes achacando al “incompetente partido comunista de Cuba la incapacidad para alimentar a su pueblo y protegerlo del virus”, deberíamos contraponer las restricciones que EE UU le impone, sin importarle lo que pueda sucederle a la gente cubana.
Podríamos recordar algunas como la prohibición de compraventa de mercancías con el exterior, de hacer transacciones con Cuba, de invertir en Cuba a las compañías estadounidenses; por no hablar de las medidas coercitivas contra empresas de otros países que se atrevan a operar en Cuba. Actualmente, no solo es un problema la compra de medicamentos, también está afectando entre otras cosas, a la renovación o reparación de las instalaciones eléctricas y a tantas otras cosas imprescindibles para la producción y la vida cotidiana.
¿Qué habría ocurrido en España si estuviésemos sometidos a restricciones semejantes?
Y por último, no hay que olvidar la vieja pretensión de los EE UU de anexionar Cuba a su territorio como un Estado más. Es una idea que ya estaba en las pretensiones de los Presidentes Jefferson, Madison y Adams.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El imperialismo yankie, gobierne quien gobierne, sigue bloqueando y golpeando a la solidaria Cuba. Curioso el slogan diaz-ayusiano de "Libertad, libertad" que los ingenuos pretenden creer que la derecha fasciosa está importando a todo el mundo.
Lamentable. Resistencia, hasta la victoria siempre.

joaquín Luque i Tenllado dijo...

Libertad, Libertad, Libertad.

Todos los comunistas, incluidos los hispanos, en el fondo de sus almas, cuando pueden, vomitan lo que realmente son: autoritarios, antidemocráticos, nostálgicos de la "dictadura del proletariado", cuasiestalinistas, leninistas de pro, en suma, son lo que Habermas definió como "fascismo de izquierda", o lo que Cabrera Infante denominó como "el fascismo del pobre".

La periodista señora Copa hagiografía a una dictadura porque eso es lo que le pide su cuerpo en última instancia. El mantra del embargo, que no bloqueo, es una excusa para apoyar a una dictadura de más de sesenta años, de una familia paramonárquica -los Castro-, enriquecida a costa de las penurias populares... Siguiendo ese algoritmo, si mañana USA embarga a España, Sánchez podría suprimir la democracia, eliminar el pluripartidismo y establecer una dictadura... Porca miseria.

Podría redactar una lista interminable de artistas exiliados de Cuba por disentir del castrismno. Cientos de miles de ciudadanos huidos del "paraíso comunista cubano". Podría hacerlo, pero carece de sentido: cuando dialogas con un comunista -que es un fascista de izquierda-, todo diálogo fracasa, porque estás ante un "creyente" de la causa verdadera revelada por el profeta Marx...

Solo manifestarle a la periodista señora Copa, partidaria de una dictadura, lo que es una democracia: pluripartidismo, elecciones libres, separación de poderes, libertad de expresión y respeto a los derechos humanos. Es decir, lo contrario de lo existente en el régimen cubano.