lunes, 27 de junio de 2011

Visita del Papa y sus acólitos



 

     El jefe da la iglesia católica visitará Madrid a partir del día 18 de agosto coincidiendo con el evento JMJ (jornada mundial de la juventud) que en realidad es JMJ católica (16 a 21 de agosto). Una vez más, tratando de que se confunda “el todo” (toda la ciudadanía) con “una parte” (los católicos), debería de ser JMJC y no JMJ, como “reza” en su publicidad por toda España.



     Empresas privadas muy importantes. Como: Grupo PRISA, Corte Inglés, Santander y BBV, La Caixa, Telefónica, Grupo Vocento, COPE; Endesa, etc. dentro del ámbito de la Fundación Madrid Vivo que propone valores cristianos para toda la juventud; famosos del deporte y del mundo artístico que dan la bienvenida; ocho ministerios implicados; Ayuntamiento, Comunidad de Madrid, otros ayuntamientos de la Comunidad y del resto de España; desfiles procesionales de diversas cofradías de España (recibiendo peregrinos, haciendo honores al Papa..); la legión y fuerzas de seguridad y orden público desfilando (con marcialidad); usos de símbolos comunes a toda la ciudadanía; espectáculos gratuito; ocupación de espacios comunes de forma gratuita... participarán de este magno-evento de exaltación del dogma católico.




     La implicación económica del Estado central supera los 25 Mll de €. Diversas empresas donarán otros 25 Mll de €, con las consiguientes desgravaciones. El ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid se gastará, más de 30 millones de €. Instalarán confesionarios en el parque del Retiro. Ocuparán, gratuitamente, cientos de centros de enseñanza y polideportivos públicos en Madrid y antes y después en otras ciudades. Altos representantes del Estado; la Corona; el poder legislativo y judicial al más alto nivel, el Gobierno e instituciones varías se preparan para rendir honores a tan magno y católico evento de carácter privado y excluyente.



     La organización contempla la visita de medio millón de jóvenes peregrinos de fuera de España, a muchos de los cuales se les ha facilitado visado gratuito y vuelos "muy económicos", estancias por menos de 200€/semana todo incluido, a costa (evidentemente) del erario público, servicios de seguridad y limpieza, servicios sanitarios (¿ incluirá la distribución gratuita de contraceptivos?)



    Aún dice la Conferencia Episcopal que España se va a beneficiar económicamente (¡valiente majadería!). Quien se va a beneficiar económica, más que espiritualmente, previsiblemente es el Vaticano, pues muchos sobrantes de donaciones, de financiaciones públicas y privadas, de venta de “merchandise” (camisetas, estampas, etc.) van a ir a las arcas del Vaticano y de la Conferencia Episcopal, sin control público español alguno. Será un gran negocio, no para el Estado español, sino para la jerarquía católica.



     Pero aun siendo grave el hecho económico, lo es más al cuestión ideológica y política. Por un lado la ideología excluyente que transmite y por otro el apoyo de las instituciones del Estado a esa ideología particular, burlándose de leyes democráticas y de la misma Constitución, hecho lamentable y condenable.



     Europa Laica, junto a unas 50 entidades y organizaciones más (faltan algunas por confirmar de la relación que adjuntamos), vamos a tratar de, al menos, expresar lo que pensamos, aunque preveemos que con apenas apoyos mediáticos y de todo tipo.

    El acto cumbre y final será el de la manifestación del 17 de agosto en Madrid, que ya convocaremos y difundiremos oportuna y adecuadamente, junto al resto de organizaciones.

1 comentario:

Jose María Aranda Carmona dijo...

Buenos días a todos/as los lectores y a Juan Rivera en particular.

Soy José María Aranda, siento no haber escrito antes, pero con esto de las evaluaciones, los informes y mil documentos administrativos más que conlleva la educación, no he podido hacerlo. Pero ahora encuentro un segundito para hacerlo.

Estoy plenamente de acuerdo con tu exposición, has tratado con vehemencia y dirigencia la temática del Papa y sus reuniones, has apuntado el dispendio económico que hacen las diferentes administraciones públicas, así como el uso de los diferentes recintos ciudadanos.

Solo terminar con una reivindicación "Estado laico y republicano"