viernes, 31 de agosto de 2012

REFLEXIONES SOBRE LA RENTA BÁSICA.


Miguel Luis Jiménez Atencia
Comisión Constituyente Frente Cívico-Somos Mayoría Málaga

      La Renta Básica (RB) la podemos definir como la remuneración económica a la que cada ciudadano tiene derecho por el mero hecho de ser ciudadano. Se trata pues de un derecho universal, similar al derecho al voto y tendría derecho todo ciudadano, mayor de 18 años, independientemente de su nivel de renta, raza, sexo o religión. 
      Un paso intermedio en el camino hacia la RB es el Subsidio por Desempleo Indefinido en el tiempo (SDI). Este sería una RB que se perdería en el momento en que el ciudadano obtuviera un trabajo o unas rentas determinadas. Esta primera etapa en la consecución de la RB, presentaría determinadas ventajas: permitiría un mayor margen temporal para la búsqueda de los recursos económicos necesarios para la RB, sería una forma efectiva de determinar el salario mínimo interprofesional, ya que si este Subsidio por desempleo Indefinido (SDI) es de 1000€/mes, nadie trabajaría en nada por menos de esta cantidad y además, sería una forma de erradicar los núcleos de pobreza y exclusión social de muchos ciudadanos y al haber más dinero en circulación, la actividad económica en todos los sectores se vería incentivada. 

      Pero en el momento en que se trata el concepto de Renta Básica, los detractores siempre se lanzan al ataque de esta idea esgrimiendo, básicamente, dos argumentos:
   1.- Con una RB o SDI nadie trabajaría. 
   2.- La implantación de la RB o SDI es inviable económicamente. 
      Sin embargo, lo que subyace a este argumentario, como veremos a continuación, son más razones de tipo ético que de tipo económico. Al final, el razonamiento nos lleva a ver si es ético romper el lazo que une los conceptos de trabajo y retribución. ¿Es posible que exista una retribución sin haber trabajo? Ésta, es, en última instancia, la pregunta a la que debemos responder. 
     Técnicamente, la respuesta es clara: SI. Hoy en día, una persona, debido a la evolución tecnológica que han experimentado los medios de producción, es capaz de producir para varios miles de personas. Muchos expertos auguran que, en un futuro cercano, la inmensa mayoría de los medios de producción se encontrarán automatizados, siendo la intervención humana ínfima. En este escenario, si no hay retribución económica sin trabajo, tampoco existirá consumo, con lo que el sistema entrará en crisis. Por otro lado, está la vertiente ética en la que se basan los dos argumentos anteriores: sin necesidades económicas nadie trabajaría o no es posible dar derechos sin obligaciones o se crearan sociedades de vagos y holgazanes que vivirán como parásitos de una sociedad que les alimenta gratuitamente. 
     Vamos a rebatir este argumentario clásico con datos concretos. 
1.- Con una RB o SDI nadie trabajaría: 
 Son varios los ejemplos que podemos encontrar en diferentes partes del planeta donde la implantación bien de una RB o bien de SDI no ha supuesto un incremento de los datos de paro como determinados creadores de opinión quieren hacernos creer. Igualmente no se han creado sociedades sin valores al existir derechos sin obligacioines. Por un lado tenemos un interesante ejemplo en los propios EEUU. En el estado de Alaska, en los años 60, Jay Hammond, alcalde de Bristol Bay, un pequeño pueblo de pescadores, observó como los grandes ingresos derivados de la industria pesquera no repercutían en la localidad que los propiciaba. De hecho, muchos de los habitantes de Bristol Bay en la década de los 60 eran pobres. Ante esto, propuso la creación de una tasa del 3% sobre la industria pesquera. Con este dinero se creó un fondo cuyo propietario eran todos los ciudadanos de Bristol Bay. Posteriormente, Jay Hammond fue elegido Gobernador de Alaska y en 1986, separó el 50% de los Royalty derivados de las explotaciones petrolíferas y creó otro fondo de inversión. Cada persona residente en Alaska, de cualquier origen, raza, sexo o edad, tiene el derecho a recibir anualmente un dividendo social cuyo monto es variable en función del rendimiento obtenido por el Permanent Fund Dividend Application, el organismo gestor. En 2006, el dividendo fue de 1.106.96 dólares anuales para una población entorno a los 700.000 habitantes. 
     Igualmente, resulta muy interesante hablar del caso de Bélgica, donde los parados tienen un Subsidio de Desempleo Indefinido en el tiempo. A dicha remuneración económica tienen derecho aunque no hayan trabajado nunca. Dicha asignación es de 1099€ mensuales. ¿Hay alguien que trabaje en Bélgica? ¿Se ha creado una sociedad de vagos y vividores sin valores? La respuesta la podemos encontrar en sus datos de desempleo y en la productividad laboral. En el año 2011, en pleno apogeo de la crisis económica, la tasa de paro de Bélgica era del 7.2%. Por otro lado, según datos de 2011 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la productividad laboral de Bélgica es de las más altas del mundo. Como vemos, la ruptura del dipolo remuneración-trabajo no ha llevado a una sociedad desestructurada ni de holgazanes, muy al contrario, las personas se encuentran más motivadas en su trabajo, ya que pueden elegir con mayor libertad un trabajo que les gusta. Ello deviene en una mayor productividad y un mayor compromiso con su trabajo. 
     Finalmente comentaremos el caso de Suiza, donde recientemente, el gobierno ha publicado en el Boletín Federal del país una propuesta bajo el título: Por un subsidio de base incondicional. Bajo este enunciado, se propone la creación de una asignación mensual, que oscilaría entre 1500 y 2000€, para todos los ciudadanos del país. La financiación de dicha medida vendrá dada por un aumento de los impuestos. Con esta medida, según Oswald Sigg, miembro del comité de la iniciativa "la gente no trabajará menos, sino que lo hará de otra manera, más de acuerdo con sus intereses personales, y los que quieran ganar más, trabajarán más". Por su parte, el economista Samuel Bendahan comenta que a su juicio "la gente trabaja por motivación intrínseca, por motivos sociales y no por dinero", por lo que la incitación al trabajo sería aún mayor gracias a esta prestación. Como podemos observar con estos ejemplos tan esclarecedores, el argumento nº1 en contra de la RB o del SDI queda vacío de contenido. 2.- La implantación de la RB o SDI es inviable económicamente. 
      Para ver si una medida como esta es o no inviable económicamente, lo primero que necesitamos saber es de que cantidad económica estamos hablando, es decir, qué partida necesitamos introducir en los presupuestos generales del estado para hacer frente a una medida como esta. Para conocer dicha cantidad debemos fijar qué cuantía mensual se le daría a cada persona y cuantas personas tendrían DERECHO a estas retribuciones ciudadanas. 
     Al objeto de estas reflexiones vamos a tomar como cantidad mensual 1000€. Siendo el fin último que todo ciudadano mayor de 18 años tenga derecho a dicha retribución, vamos a plantearlo como una operación en dos fases: primero, como un SDI y posteriormente, como una RB a la que tendrían derecho todos los ciudadanos independientemente de si trabajasen o no. Así pues, en esta primera fase, los beneficiarios serían los parados mayores de 18 años. A Junio de 2012, en España teníamos 4.615.269 parados, según fuentes del Ministerio de Empleo. Se asume que, una parte de las personas que están trabajando en condiciones de explotación, con sueldos inferiores a los 1000€/mes, o sencillamente que trabajan en lo que no les gusta, dejarían el trabajo. Es, por ello, que vamos a asumir el doble de parados, es decir 9 millones. Con estos datos, necesitaríamos 108 mil millones de € anuales. Igualmente, debemos considerar que esta cifra es un máximo ya que conforme nadie trabajara por menos de 1000€/mes, todos los empresarios que necesitaran contratar a personal tendrían que hacerlo por más dinero y con mejores condiciones laborales. Además, habría ciudadanos que podrían dedicarse a lo que realmente les gusta y terminarían encontrando su trabajo deseado. Por todo ello, estas cifras de paro irían bajando con el tiempo y por lo tanto, el esfuerzo financiero del Estado también. No cabe duda, igualmente, que con más dinero en la calle, la actividad económica aumentaría, el consumo interno subiría y en definitiva, los ingresos del estado por IVA, IRPF, etc, aumentarían en la misma proporción. 
     Sin embargo, obviando todo esto, aún nos queda por buscar 108 mil millones de Euros. Según cálculos del Banco Mundial y de la GHESTA (Sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda) el fraude fiscal asciende a unos 240 mil millones de €. Esto ya es más del doble de lo que se necesitaría para la implantación del SDI. Por otro lado, según datos de Merryl Linch, en España hay más de 143.000 personas con más de un millón de Dólares en efectivo ( o que rápidamente pudiera hacerse líquido). Igualmente, existe un número indeterminado de grandes fortunas y un grupo de unas 3000 personas con más de 25,000 millones de €. Todos ellos, junto con diversos accionistas atesoran, unos 400 mil millones de €, los cuales se agrupan en las SICAV y cotizan al 1%. Ante tantas cifras, es necesario ponerlas en contexto, estos 400 mil millones de € es lo mismo que tienen los 17 millones de hogares que existen en España. No es necesario decir que un aumento de la presión fiscal sobre las SICAV nos reportaría también ingentes cantidades económicas. Pasar del 1% al 10% supondría un ingreso extra de 36 mil millones de €. La imposición de la Tasa Tobin a las transacciones financieras sería otra importante fuente de ingresos. Según un estudio de la Fundación Ideas, un impuesto del 0,05% de las operaciones llevadas a cabo en España supondrían unos 6300 millones de € anuales. 
     Los paraísos fiscales son otro agujero negro. Según un estudio realizado por James Henry, experto en paraísos fiscales y exjefe economista de la consultora McKinsey, para la organización Tax Justince Network, los millonarios han evadido en el mundo unos 15 billones de €, es decir, unas 15 veces el PIB de España o la suma del PIB de EEUU y Japón. Complices necesarios de dichas evasiones fueron los bancos USB y el Credit Suisse y, como no, Goldman Sachs. Sólo ellos han gestionado 5 de los 15 billones de € (con b de barbaridad). Según la Tax Justice Network, la evasión fiscal en España sería de 107 mil millones de €. Dicha agencia sitúa a España como décima nación con mayores ratios de fugas impositivas.
      Por otro lado, también tenemos los 752 millones de € que deben los Clubs de futbol (que no son otra cosa que empresas privadas) a Hacienda o los 3000 millones de € que se ingresarían si la iglesia Católica pagara el IBI. En fin, ha llegado la hora de hacer la suma : 
Fraude Fiscal 240 mil millones € 
Evasión Fiscal 107 mil millones € 
SICAV 10% 36 mil millones € 
Tasa Tobin 6,3 mil millones €
 IBI Iglesia Católica 3 mil millones €
 Regulación Futbol 0,752 mil millones €
 TOTAL 393 MIL MILLONES €
      Creo que sobran las palabras. El segundo argumento de inviabilidad económica no solamente es falso, sino que, con estas fuentes de financiación, el estado tendría cuatro veces más dinero de lo que se necesitaría para la implantación del SDI. Para que nos hagamos una idea de la cantidad tan astronómica de la que estamos hablando, según datos del Ministerio de Economía, el presupuesto de España para el año 2012 es de 312 mil millones de €, es decir, con estas medidas se podría, en muy poco tiempo, duplicar el presupuesto nacional. Vemos pues, que los argumentos esgrimidos en contra de la RB o SDI son desmontadas bajo el peso de los datos concretos y de las realidades existentes en otros lugares.

29 comentarios:

Agustin Salvador dijo...

Creo que hay que ser más serios. Todo ese planteamiento optimista-economicista aunque fuera cierto, que también lo dudo, exigiría de un poder socialista de verdad que ajustara las cuentas a los capitalistas. O sea que, prácticamente estaríamos en una sociedad socialista, en el sentido fuerte de la palabra, para poder llevarlo adelante. Ahora bien, desde una perspectiva de moral comunitaria ¿es ético recibir sin contrapartida de dar? Algo por lo que se ha pasado de puntillas en el artículo. ¿Vamos a permitir en un sistema socialista bolsas de gente que incondicionalmente perciban un salario social sin ninguna obligación de aportar a la sociedad? ¿Que, si quieren, se pasen toda la vida sin dar un palo al agua? Sí, denles sin más a los jóvenes con 18 años 1.000 euros a cada uno y verán la que se montan. Sería una “buena educación” en los valores del socialismo. Venga hombre, un poco de más seriedad y de idea hacia donde queremos ir. Yo estoy de acuerdo, ya desde ahora, con un ingreso social individual (no incondicional) relacionado con contrapartidas hasta tanto no se consiga un puesto de trabajo digno. Al menos, hoy por hoy, en una horquilla de los 25 a los 55 años. Pero fundamentalmente por lo que hay que pelear, es por el reparto y la creación de empleo para todas las personas en edad laboral y, por supuesto, en condiciones de salud para trabajar. El ingreso social habría que considerarlo como fases temporales-provisionales de desempleo en el ciclo vital de cada persona. Y, ya que afortunadamente están de actualidad ¿cómo llevan este tema en Marinaleda? ¿Qué piensan de ello?

Piedra dijo...

¿Quitar PARTE de los beneficios de las grandes fortunas para ayudar al pueblo?, eso es impensable y mucho más cuando esa medida deba ser tomada por los poderosos, dueños de esas fortunas... y en última instancia del estado.

Otra opción, utópica por supuesto, sería contar con esa renta básica pero en especia, es decir que el estado proveyera de lo imprescindible, como dice nuestra propia constitución (jajajajaja), y que cada cual solo debiera dedicar unas horas a un trabajo comunitario y el resto de su tiempo, o bien a continuar trabajando para ganar más o dedicarlo a lo que desease.

Ismael dijo...

Pero yo creo que si se llegara una renta básica de 1.000€ y todo el mundo dispusiera de esa cantidad al mes los precios de los productos subirían proporcionalmente y acabaríamos en la misma situación.

Anónimo dijo...

Nos ibamos a encontrar muchisimas trabas sociales para conseguir esta meta. Por ejemplo hay tareas que a nadie le gusta hacer, estas tareas deberían pasar a ser las mejor pagadas.

Lo que si esta claro es que todos sabemos donde está el dinero y como encontrarlo, lo unico que nos falta es tomar la decisión para ir a por él

Anónimo dijo...

Pues a mí me parece que ninguno de los autores de los tres comentarios anteriores se ha molestado en leer bien el artículo: Ni Bélgica ni Suiza son sociedades socialistas o utópicas, en ninguno de esos países hay tantos desempleados como en España ni tampoco ha aumentado la inflación de forma tan galopante como lo está haciendo ahora en nuestro país tras la última subida del IVA. En fin, que antes de poneros a criticar, por lo menos hagais el favor de leer lo que quereis criticar. Gracias.

utopico jimenez dijo...

Estimado Agustín Salvador, lamento que aprecies falta de seriedad en el articulo que firmo ya que ha sido uno de los puntos que más he querido cuidar en la elaboración de este documento. Para ello, en vez de escribir sobre un mundo ideal y utópico, me he ido a referencias reales de diferentes países donde se pone de manifiesto que la implantación de una RB o de un SDI es sencillamente una cuestión de voluntad política. Respecto al tema de recibir sin contrapartidas, como bien comentas es más una cuestión ética que económica tal y como dice Philippe Van París. Pero si concebimos la RB como un derecho universal, como el del voto o el de la alimentación, el resto de consideraciones pasan a un segundo lugar; considero que es un buen terreno para explorar y debatir. Por otro lado, si viviésemos en un estado socialista seguramente no necesitaríamos la RB o ya la tendríamos, yo mejor diría que es a través de la implantación de medidas como la RB como se camina hacia un estado socialista.

Un saludo!

Rafa Gómez dijo...

Yo también lo veo como una cuestión de voluntad política.

¿Con qué interés creemos que salimos a trabajar la mayoría y para cuales lo estamos haciendo realmente?

Monopolios y oligapolios recogen el dinero de todos y se lo reparten entre unos pocos, y con él juegan contra quienes se lo han proporcionado.

Si a mí me preguntan qué prefiero... prefiero que se reparta ese dinero atendiendo al bien común y al estado bienestar de un país.

¿Qué pensarán los parados, pensionistas, o pequeñas y medianas empresas sobre ese hecho?

Hace falta un cambio de modelo y la propuesta no me suena a descabellada: A mi juicio, lo es mucho más la que estamos padeciendo en beneficio de unos pocos.

Que haga falta control de déficit, darle unos valores porcentuales, concretar matices, etc: vale, pero en esa línea veo el cambio y no un más de lo mismo.

Saludos, Rafa

Anónimo dijo...

Supongo que la motiacion para que la gente abajara, seria la envidia. Me explico, el que trabaja tendria un oder adquisitivo mayor y por lo tanto compraria aquello que le guste mas, algun capricho, de manera que aquel que no trabaja quiera lo mismo y de esta manea se ponga atrabajar, esta es mi humilde opinion en respues a aquellos que creen que esta Rb haria que la gente no trabaja, saludos.

Agustin Salvador dijo...

La sociedad tiene que garantizar a cada individuo (mejor que a cada familia, unidad de convivencia, etc.), a lo largo de toda su existencia, unos medios de vida básicos suficientes y, entre ellos, un ingreso salarial monetario. Defino a esta sociedad como “sociedad de trabajo” (de trabajadores/as), lo cual quiere decir que, en principio, el ingreso salarial se obtendrá de un empleo. Ahora bien, a pesar de un esfuerzo político por la plena y continua empleabilidad, es muy probable que, a pesar de un reparto del empleo (jornadas más reducidas, edad de jubilación más baja, mayor eficiencia productiva, años sabáticos, excedencias, rotatividades, etc.) se dé cierto nivel de paro porque sea innecesaria la participación laboral continua y simultánea de toda la población disponible para el empleo. Es entonces cuando entra en juego el derecho humano de ciudadanía a un ingreso social monetario para quienes, con edad y buen estado de salud para trabajar, queden provisionalmente fuera de la actividad laboral. Y es que probablemente van a ser bastantes las personas que oscilen a lo largo de su vida laboral entre el empleo y el desempleo.

Por otra parte, trabajo y empleo no coinciden necesariamente. Actualmente hay gran cantidad de gente que trabaja (y mucho) pero no tiene un empleo directamente remunerado mediante contrato. Son miles las mujeres ocupadas en las labores domésticas familiares (cuidado de niños, mayores, enfermos, limpieza, cocina, compra, etc.) que aportan un trabajo no retribuido pero imprescindible socialmente para la buena marcha de todo el sistema económico y que, sin embargo, no está contabilizado por éste en el PIB capitalista famoso. También hay muchas personas sin empleo que trabajan en el voluntariado social. Otras están subempleadas a tiempo parcial o en la economía sumergida por poco dinero y en pésimas condiciones laborales. Pienso que a medida que progrese el proyecto socioeconómico por mí propuesto, se darán posibilidades mayores y más óptimas de empleabilidad legal contractual y digna, tanto en el ámbito público como en el privado, pero aun así, y como ya he apuntado antes, es muy probable que siga habiendo personas que, al menos durante períodos parciales de su vida, estén desempleadas. Mi conclusión: lo deseable (y se pondrá todo el empeño en ello) sería que todo el mundo tuviese empleo digno en todo momento, pero si la organización socioeconómica, si la sociedad no lo puede procurar a todo el mundo durante toda la vida laboral, nadie podrá quedarse sin medios de vida ni caer en la pobreza y la exclusión.

Habrá que poner en práctica fórmulas adecuadas de subsidio-ingreso social. Habrá que valorar las distintas opciones y todos sus pros y contras, buscando la correlación más óptima entre el menor gasto público burocrático de control y tutelaje, y la mayor y más eficaz asignación del ingreso. Ello exigirá de un estudio macroeconómico y de reformas fiscales que compaginen los recursos necesarios con los realmente existentes, y con la equidad de una justicia distributiva, dentro de una estructura económica equilibrada y sostenible. Sin a la par obviar los análisis socio-psicológicos de los comportamientos personales y sociales que se deriven.

Lo deseable sería transitar hacia una futura sociedad de máximo pleno empleo digno posible, en la que la movilidad y rotación laboral podría ser algo flexible a lo largo del ciclo vital de las personas, siempre y cuando se les aseguren unos medios de vida básicos y dignos durante los períodos de desempleo."

Yo personalmente opto por un ingreso social universal e individual, pero con la condición y compromiso de incorporarse a una actividad laboral, solidaria, benéfica para la persona en concreto y para la sociedad en general. Algo muy importante sobre todo para la formación de los jóvenes. Insisto, dales 1000 euros a cada joven con 18 años, sin contrapartida, y verás qué desastre. Díles cuando tienen 14 años que les espera esa bicoca y verás el resultado sociológico.

Andrés L. C. dijo...

Compañero Agustín.

En realidad tu comentario resume perfectamente la mayoría de reticencias que he oído hasta ahora sobre la implantación de una renta básica, de modo que puede ser un excelente punto de partida para el debate.

En primer lugar, hablas de una “…sociedad socialista, en el sentido fuerte de la palabra…” No creo que tenga necesariamente que ser así. La renta básica no entra en asuntos como la propiedad privada, la lucha de clases o la dictadura del proletariado. Simplemente se trata de que el estado actúe como redistribuidor efectivo de la riqueza. No sé si las cuentas de Miguel Luis son correctas o no pero, francamente, creo que el problema real no es dónde está el dinero sino: qué es el dinero en sí y qué representa.

Respecto a la ética del recibir sin dar, sería una contraposición a si es ético dar sin recibir. Cuántas personas conocemos que se han pasado la vida trabajando para los demás sin cobrar un duro a cambio. ¿Es eso justo? Creo que la cuestión ética cabe únicamente como reflexión personal puesto que también puede mirarse de distintos puntos de vista.

Míralo de este modo Agustín: actualmente en España hay aproximadamente 47.000.000 de habitantes, de los que sólo 17.000.000 tienen un trabajo remunerado. Eso quiere decir que, objetivamente, ahora mismo en nuestro país, hay 30.000.000 de personas que, como tú dices, reciben algo sin la contrapartida de dar.

En el último siglo, tecnológicamente hemos evolucionado mucho pero socialmente muy poco, de tal modo que con los avances tecnológicos, los puestos de trabajo serán cada vez menos y puede incluso que en un futuro lejano lleguen a desaparecer, y esto no es ciencia ficción, créeme.

¿Qué haremos entonces para poder sobrevivir?¿No crees que es momento de ir planteándose ya estas cuestiones? Las relaciones laborales deben cambiar para solucionar este problema. Nadie pide nacer Agustín pero, una vez nacidos, todos queremos vivir.

Por último os recomiendo que veáis este documental en el que se da otro enfoque a la renta básica:
http://dotsub.com/view/26520150-1acc-4fd0-9acd-169d95c9abe1

Un cordial saludo.

Zaitsev dijo...

En primer lugar quiero transmitir mi mas sincera felicitación a Miguel Luis Gimenez por su excelente trabajo sobre la Renta Básica.

Me parece un anàlisis serio, muy bién razonado y que, visto en conjunto, constituye un posicionamiento, en contra del cual, solo se pueden argumentar los tópicos que el mismo, ha sabido rebatir contundentemente.
Acerca de los comentarios que su estudio ha suscitado en este foro, me parece interesante señalar que, naturalmente que avanzar hacia una sociedad más justa y racional no va a ser cosa facil. Nunca nadie ha dicho que lo haya sido en ninguna parte ni en ninguna época.
Pero esas dificultades no deben disuadirnos para emprender el viaje hacia nuevos mundos aunque los caminos se prevean dificiles, tortuosos e incómodos. Si las previsibles dificultades nos disuaden, eso significa que antes de la implantación de la Renta Básica, ya hemos caido en las actitudes acomodaticias que, supuestamente, la R.B. promoveria.

Alguien dijo que la política es un Arte.
Como todo Arte, debe ser imaginativa y creativa. Si queremos llegar a mundos nuevos, tendremos que transitar por caminos nuevos. Por los caminos de siempre, solo llegariamos a los mundos de siempre ... y esos mundos ya los conocemos, ... no son los nuestros.

Te felicito. Miguel Luis.

Agustin Salvador dijo...

Sí, tiene que haber una redistribución de la riqueza, pero también de la aportación con la que se produce. Dar y recibir, recibir y dar, esto hay que regularlo con criterios de reciprocidad y solidaridad. La aportación productiva sólo tiene que comprender a las personas de determinada edad y en condiciones de salud. Los avances tecnológicos, bien encaminados, debieran servir para reducir jornadas, mejorar las condiciones laborales y trabajar menos años. Llegado el caso, habría que establecer diferentes fórmulas de rotación. Conozco bastante bien las propuestas de renta básica universal individual incondicional, las he dado muchas vueltas en mi mente y, de momento, no comparto lo de la incondicionalidad, lo siento, no me entra. Tendré mis tópicos, pero los defensores de la incondicionalidad tienen los suyos y juegan con fuego con respecto a las personas jóvenes. Para mí es una cuestión de ética comunitaria y solidaria, de educarse en ello ya, desde ahora, en la sociedad capitalista. Además, qué grupo con espíritu cooperativo, se reúne y dice: “Bueno, tenemos que hacer esto o lo otro, el o la que no quiera que no aporte trabajo personal, si quiere que no haga nada, porque igualmente va a recibir una parte del resultado”. Insisto, que alguien me explique cómo llevan esto en Marinaleda, por tomar un ejemplo emblemático de cooperación y solidaridad.

SUSANA dijo...

La renta básica evitaría que unos pocos se enriquecieran cada vez más con la esclavitud de la mayoría.
Aquellos que consideran que por tener una renta básica las personas no trabajaríamos, en realidad están diciendo que ELLOS no trabajarían, están describiendo su propia conducta.

Agustin Salvador dijo...

Susana,

Tengo 63 años, estoy prejubilado. Afortunadamente he tenido empleo desde los 14 años, habiendo cotizado 45 años a la S.S. Yo creo que precisamente somos la gente que hemos trabajado contractualmente toda la vida, que hemos vivido eso del "mundo del trabajo", que siempre hemos peleado por defender y mantener el empleo fijo y digno (para todo el mundo), quienes somos más reticentes a la INCONDICIONALIDAD (sólo a este aspecto) de la R.B.U.

Zaitsev dijo...

Coincido plenamente contigo, Susana,

Parece innegable que, la implantación de la R. B. tendria la virtud de resolver unos cuantos problemas muy serios que nos permitirian avanzar hacia una sociedad mucho más racional y humana.
Uno de ellos seria convertir el trabajo en lo que nunca debió dejar de ser: la principal actividad que nos vincula a la sociedad de la que formamos parte.
Los expertos en sicologia afirman que el trabajo, lejos de ser una maldición biblica, es el principal factor que un ser humano necesita , no solo para disponer de un mayor o menor salario, sino también, para sentirse parte integrante de la sociedad, lo cual es esencial para nuestro equilibrio síquico.
La prueba de esta afirmación es que, el indice de casos de depresión y ansiedad entre trabajadores desempleados, es mucho mayor que el de los que disponen de una ocupación.
Naturalmente, me refiero al trabajo realizado en un marco tal en el que el trabajador tiene unas indicaciones y unas ordenes claramente establecidas por quienes dirigen la empresa, pero, al mismo tiempo, tiene un espacio en el que puede desarrollar su iniciativa e incluso su creatividad.
Así es como el trabajo deja de ser una actividad monótona y encorsetada, para convertirse en algo que se realiza con agrado.
Hoy, el trabajo de cualquier tipo, es algo a lo que muchos nos vemos obligados a aferrarnos, por una cuestión de pura subsistencia. Y el que lo consigue, incluso se siente afortunado. Luego vienen los problemas, ... dolores, ansiedades, depresiones, ....

Por otra parte, también la R. B. tendria un papel de seleccion natural entre los empresarios.
Quienes han vivido la experiencia quizás estén de acuerdo conmigo en que no hay cosa peor que trabajar a las ordenes de un empresario o un gerente que, en realidad, no sabe dirigir un equipo humano. Quiere decidirlo todo. O aún peor: es un imbécil.
Un empresario o un gerente, tendria que tener los conocimientos necesarios para crear un entorno agradable de trabajo entre sus empleados porque, de lo contrario, no encontraria a nadie dispuesto a trabajar con el. Solo los mejores podrian ser empresarios o directores de empresa.
La sociedad capitalista actual, parece que necesita que, entre los trabajadores, exista un importante grado de desesperación por encontrar trabajo. De lo contrario no funciona. La Renta Básica arrancaria esa desesperación, de raiz.
El trabajo se convertiria en una actividad agradable e incluso placentera, que cualquier persona siquicamente equilibrada, no tendria ningún inconveniente en realizar.

Rafa Gómez. dijo...

Agustín,
Se entiende el punto: yo prefiero verlo, por ejemplo, desde el aspecto de consumidores necesarios que desde el de la imperiosa necesidad de la exclusión social.

El ritmo de vida que podría llevar una persona con 1000 euros, si ya no da para tirar cohetes ahora, tampoco creo que lo dé después de aplicarse el modelo.

Siendo muchos los que tienen dinero para gastar, al que trabaje, le ha de repercutir en mejor salario.

Si ahora lo que hay es que un tercio debe sacar dinero para mantener al resto, lo que podría conseguirse es fuesen esos dos tercios los que aportasen al que quiera y pueda (que no siempre se puede aunque se quiera) trabajar.

El problema que veo ahora es que quien se queda el dinero son unos pocos y en grandes dosis (trillones en manos del 0,001%)

Yo prefiero dárselo a quien creo que lo va a gastar con más facilidad: para comer, vestirse, cominicarse, etc, etc.

¿Qué expectativas reales tiene hoy en día todo el mundo de encontrar un trabajo que le dure cuarenta años para poder retirarse?

Saludos, Rafa

Anónimo dijo...

yo lo veo de otra manera y estando de acuerdo en la renta basica de poco sirve si lo que a traido de forma mayoritaria la riqueza a este pais y es el trabajo en la industria estemos permitiendo se la lleven a otros paises sin derechos laborales,vacaciones,jornada de8 horas y desde el sindicalismo español no exigamos que los obreros de esos paises tengan los mismos derechos que en europa,mientras no pongamos encima de la mesa estas y otras parecidas propuestas no creamos empresas en españa.

Rafa Gómez dijo...

Para Anónimo, en relación a lo de poner encima de la mesa éstas y otras propuestas parecidas:

Aquí hay un video sobre la "Economía del Bien Común":


http://vimeo.com/31051246

(dura unos 14 minutos y creo que merece la pena echarle una ojeada)

Y aquí un pdf que he encontrado donde se detellan unos cuantos puntos de referencia:

http://www.gemeinwohl-oekonomie.org/wp-content/uploads/2011/02/Economia_del_bien_comun_Felber.pdf

La idea sobre etiquetar un producto en base su aportación al bien común, va muy en la línea de esas pegas que hay actualemente y a las que apuntas (explotación infantil y de adultos, etc)

Andrés, más arriba, también comparte un enlace a un video muy recomendable (no sabía de él, gracias).

Es curioso que en ambos videos sean personas de habla alemana las que se pongan a eleaborar este tipo de alternativas, luego, no son tanto los alemanes o los españoles, sino más bien sus políticos los que, aferrándose a sus intereses, quieren seguir dando gato por liebre.

Esto es algo que se está dando a nivel global y no somos los únicos que le estamos dándole vueltas al coco para ver como girar la tortilla de una vez.

Saludos, Rafa

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con que deberiamos repartir la riqueza entre todos con una RB pero antes de llegar a ella hay que garantizar la produccion propia y la generacion de riqueza.
Eso se puede conseguir plantando cara a las grandes empresas que se lucran a costa del trabajo de esclavos en paises sin derechos laborales gravando sus importaciones y producciones si no estan realizadas en paises donde los derechos de los trabajadores estan reconocidos y se cumplen, eso si es competir en igualdad de condiciones.

Anónimo dijo...

para rafa e visto el video que recomiendas y es estupendo lo e mandado a conocidos pues estas propuestas hay darlas a conocer, la lastima es que dirigentes politicos,sindicales no las pongantodos los dias en las mesas de negociacion con gobierno patronal y demas organos al servicio del capital.tenemos que exportar desde EUROPA los mismos derechos conquistados por el mundo obrero(seguridad social vacaciones convenios colectivos salario minimo jornada etc)que sean de aplicacion inmediata en todos los paises,mientras eso no se haga, aranceles o otra clase de impuestos a las empresas que no lo cumplan,estas y otras propuestas exigirlas hacerlas leyes por los gobiernos respectivos.

Rafa Gómez dijo...

Anónimo,
Con esta alternancia (que no alternativa) política y sin democrácia real que padecemos por parte de los dos grandes partidos y de otros tantos que a fin de cuentas van en la misma dirección, en matería económica: son lo mismo y no están dispuestos a cambiar las reglas para que, cualquier modelo económico, se deba ajustar a una constitución basada en los derechos humanos: es más, cambian las reglas de juego cuando lo créen coveniente para que las leyes se ajusten al modelo económico y no a unos derechos fundamentales.

Vivimos en una sociedad pactada: eso es lo que están obviando.

Son lo mismo, están de acuerdo en que sean los bancos, monopolios, oligapolios, terratenientes, etc, los que dirijan la economía según sus propios criterios.

La captura de votantes, se basa normalmente en fuertes discusiones sobre temas laborales, pero sin cambiar, ni por asomo, esa condición que los une hasta la médula y luego, el resto diferenciable: religión, homsexualidad, feminismo, fumar, toros, pensiones, etc, etc.

En la pirámide del dinero, están de acuerdo en ir en beneficio de los que hay más arriba, hasta ellos: todo lo demás que haya más abajo, si molesta... es prescindible.

Si, al igual que de "mercados" y "primas de riesgo", se dejase hablar todos los días del Frente Cívico, Economía del Bien Común, o de otros en esa línea por los grandes medios de comunicación (tele, períodicos, etc)... les matamos del disgusto en dos días: ese derecho de expresión del pueblo en la misma proporción, es del tipo "prescindible" (para ellos, claro).

Nos vamos a tener que mover y darnos a conocer nosotros: desde internet hasta la calle y desde la calle hasta internet.

Saludos, Rafa

Anónimo dijo...

hola me gustaria poder participar con ustedes desde cataluña les dejo mi correo para que me informen
muchas gracias y fuerza

rafael

rafa50bcn@hotmail.com

Anónimo dijo...

yo creo que, aunque nos parezca increíble ahora, caminamos hacia esa renta básica, porque no hay trabajo para todos y hay que consumir. Creo que fue Luis Racionero quien dijo, hace ya muuuchos años, que en el futuro no habría trabajo para todos y tendrían que darnos bonos para consumir. Quizá ese futuro sea precisamente este presente.

Anónimo dijo...

El que no quiera verlo que no lo vea pero está clarísimamente expuesto y demostrado, con EJEMPLOS REALES. El país daría un salto en el orden mundial y todos nos esforzariamos por ganar más y vivir aún mejor, pero eso sí, no de cualquier manera(las condiciones de trabajo dejarían de ser precarias). En general la vida de las personas mejoraría muy significativamente, pero claro, esto a muchos no les interesa porque ellos dejarían de amasar papel y chatarra.

Y un comentario más,ojalá muchos maduritos y hombretones tuviesen la cabeza de muchos jóvenes que hoy estamos luchando para cambiar la mierda que muchos de ellos han creado.

Confío en que esto va a cambiar, pondré todo de mi parte.

Firmado: Un joven de 22 años, solidario y que sin trabajar ni estudiar se sentiría vacío ética y moralmente como este sistema creado por LO de arriba.

FUERZA, ÁNIMO Y UNIÓN FCSM.

Endika Felipés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Endika Felipés dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier Stracham dijo...

Se destruye empleo por algo tan sencillo como el progreso tecnológico, en la revolución industrial empezamos con la mecanización, en el siglo XX vimos como esos mecanizados ya no requerían de una persona por cada máquina, desde un solo ordenador se podían controlar cientos de máquinas, en nuestros días vía internet se pueden controlar remotamente miles de ellas a miles de kilómetros de distancia, donde hacían falta 5000 operarios ahora se necesitan 50 especializados, ingenieros, técnicos en redes, técnicos reparadores... y poco más

Es una realidad actual, el trabajo empieza a desaparecer y recae en especialistas y el gran problema actual, como bien apunta el autor del post, es que con pocas manos se produce para miles de personas. Es necesaria una renta básica.

En este siglo ya estamos viendo y se agudizará que se crean otras necesidades, la tecnología avanza para bien y a veces también para mal, el humano gana la batalla a la naturaleza y vemos que la esperanza de vida en el primer mundo se situa en torno a los 80 años, si la esperanza se alarga las dependencias también. En un comentario anterior leo que trabajo no es igual a remuneración, y es cierto pero el caso es; ¿debe ser así? Hijos y conyuges que posicionan el amor por encima de bienestar personal debemos permitir que se situen en el umbral de la pobreza? Por ejemplo. Las ciencias económicas, por tanto la economía, deben estar al servicio del ser humano, no al contrario como parece que defendemos, y lo defendemos porque nos han educado en una sociadad capitalista e individualista.

La persona que argumeta algo parecido a " Yo he trabajado 50 años, que lo hagan el resto" debiera pararse y alzar la vista a su alrededor, mirar a su hijo y plantearse si podrá trabajar 50 años, no si quiere o no, si puede. Y cual Mr Scrooge que viaje a las navidades futuras y se vea necesitado de ayuda, atenciones, dependiente. Y piense quien , como y en qué condiciones le va a atender alguien. Familiar, o no.

Si imagino un batallón de personas que se dedican a cuidar a dependientes con la seguridad de tener un sueldo, y por tanto vivencia, digna sonrío al pensar que puedo vivir tranquilo, que en mi vejez y/o dependencia no estaré solo y que la persona que me cuide por hacerlo no quedará desprotegida

Me centro en este caso pues todos hemos vivido situaciones de este tipo en nuestro entorno, y se multiplicarán los casos, es seguro.

No siendo solo el caso me parece clarificador, sin entrar en cuantos años pueden trabajar en realñida nuestros jóvenes, si llegarán a jubilarse, si de no llegar en que situación quedarían, si teniendo ese respaldo un trabajador puede trabajar en lo que realmente le gusta, en cuantificar la producción de una persona que trabaja en lo que le gusta comparada con la que no puede etc etc

La renta básica es una necesidad real ya.

Anónimo dijo...


Las cantidades que se dan tanto en este artículo(108.000 millones) como en otros artículos del coste de la implantación de la RB, según el modelo que se adopte de entre 72.000 y 361.000 millones de euros son incorrectas y parten de un error de bulto: no se desagregan del monto total, lo que ya se paga "Sí o Sí" con el actual sistema, las cantidades de prestaciones, pensiones, complmentos a mínimos de pensiones, ayudas, desgravaciones, bonificaciones y exenciones fiscales de todo tipo inferiores a la RB que se cancelan mutuamente, ya que desaparecen ese tipo de prestaciones en favor de una única RB. En consecuencia, si el argumento esgrimido es "que es inviable una RB", es "falso de toda falsedad" concluir que es inviable la RB haciendo "trampas" partiendo desde las premisas del mismo sistema tributario actual, sin "tocarlo ni una coma" y sin reformar los criterios metodológicos que hacen viable la financiación de la RB.
Si fuera una cuestión meramente dialéctica -que no lo es, es una cuestión de economía aplicada- diria que quienes argumentan que "una RB es inviable" partiendo de la premisa y concluyendo desde el mismo sistema, cometen una falacia de libro: "la falacia del razonamiento circular".

jregadera dijo...

Hola. Enlazo a un resumen acerca de la Renta Básica Universal: http://rentabasicauniversal.wordpress.com/
Saludos