lunes, 11 de marzo de 2013

¡ Qué difícil es hacer la revolución desde los despachos!

                                           Magritte: Golconde
Juan Rivera
      La muerte de Hugo Chávez ha venido acompañada por una cascada de declaraciones emitidas por políticos de todos los pelajes e ideologías.Entre ellas queremos resaltar las del portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento andaluz José Antonio Castro y la reacción a las mismas.
      El diputado por Málaga se ha visto catapultado a la primera línea de críticas por afirmar que “le gustaría que en Andalucía se abriese un periodo similar al que se abrió en Venezuela en su momento para implantar el socialismo del siglo XXI”.
     Aquí no nos vamos a sumar a quienes vapulean sus palabras. Compartimos que muchos elementos presentes en la revolución bolivariana son exportables a nuestro país.Además estamos intelectual y afectivamente unidos a quienes como Pedro Montes o Manolo Monereo llevan años hablando y sembrando en nuestro país las bases ideológicas del socialismo siglo XXI.
      No van por ahí los tiros. Las sensaciones negativas no nos salen del análisis teórico sino al desmenuzar la praxis que está llevando en el día a día, tras su pacto del gobierno con el PSOE, la coalición de izquierdas. Dan ganas de parodiar a Los Inhumanos ( “ que dificil es hacer el amor en un Simca mil...) y proclamar: ¡ qué dificil es hacer la revolución desde un sillón oficial!.

      Al poner en un platillo de la balanza las declaraciones de Castro y en el otro la “Realpolitik” valderiana imperante en IU-LV-CA, vemos que, contempladas desde la luz de la política cotidiana llevada a cabo por los cogobernantes, tras las primeras hay mucho de cuadratura del círculo, de paradoja imposible, de oxymoron.
      Intentamos poner un ejemplo: mientras se reivindica como deseable para nuestra tierra la acción político-social llevada a cabo por la revolución venezolana, en Andalucía se comparte mesa y mantel con los hermanos políticos de Carlos Andrés Pérez y su Acción Democrática, los mismos que durante el felipismo favorecían los negocios del multimillonario Gustavo Cisneros o hicieron la vista gorda ante la masacre del " Caracazo".
     Mientras se habla de transformacion social, se apuntala la “pata izquierda” del régimen juancarlista y del liberalismo económico imperante, al partido que ayer cumplió sumiso - gobierno Zapatero- las directrices de la oligarquía y hoy mismo , con Rubalcaba, acude raudo a tapar las vergüenzas al descubierto del Borbón cazador.
     Mientras se sueña con una transformación social se defiende que ésta puede darse estando unidos en la acción de gobierno a quienes sólo son alternancia electoral, un matiz distinto de la misma gama de color, pues ni desean,ni pueden , ni serán alternativa social y económica. Para ello deberían formular una propuesta política distinta.Nunca la plantearán.
     Para hacer creíbles las ideas no se puede acusar de recortador al gobierno de Mariano “Manostijeras” ( que lo es, y desbocado ) y a reglón seguido, acatar por “ imperativo legal” las recomendaciones del gobierno central, aunque esto signifique poner en la calle a miles de profesores, dejarse meter el gol en la comisión de los ERES, apoyar unos presupuestos que nada cambian o no enfocar con lupa limpiadora a las tan cuestionadas agencias públicas de la Junta...
     Habrá quien asevere : “ Pero los Consejeros de IU son honestos”. Eso se da por descontado,¡faltaría más!
     Las palabras de Castro sirven para contemplar las dos personalidades que conviven en IU. La primera – que podría ser encarnada por la mayoría de las bases y dirigentes como Alberto Garzón o Juan Manuel Sánchez Gordillo-, conecta perfectamente con las reivindicaciones populares porque participa de ellas y combate por ellas.
     En la segunda intuímos una importante desconexión con la realidad. Dificilmente puede comprenderla o defenderla quien está ajena a ella.Es respaldada por quienes ven en la Política  un chiringuito de colocación y tienen un pasado laboral inmaculado, sin ningún contrato de empresa u oposición aprobada que lo manche.
Casi tan limpio como el de la ministra Fátima Bañez.Similar al de algunos liberados que desde hace quinquenios no tienen un andamio o un taller al que volver. Y aunque empezaron defendiendo una idea, terminaron defendiendo una posición.Lo cual es humano, pero no ejemplarizante.
      Hace unos quince años en una asamblea de un pueblo de la campiña cordobesa, un cargo orgánico de cuyo nombre no quiero acordarme apostillaba cada una de sus intervenciones con un “ al tajo, compañeros, al tajo”.Los jornaleros presentes se miraban sorprendidos unos a otros y comentaban en voz baja: “ qué sabrá éste de tajos si nunca ha doblado el espinazo”. A los pocos meses, se celebraban elecciones generales.En un distrito de la capital se proponían nombres para la lista.Por cada propuesto, el proponente hacía una glosa. Acababan de nominar a una compañera por “ su vinculación al movimiento obrero”.El siguiente en intervenir propuso al de “compañeros, al tajo“.Antes de que lo loase fue cortado por otra intervención.” No hace falta que lo digas. A Fulanito también lo propones por su vinculación al movimento obrero”.La carcajada fue general. Imaginad que el susodicho fuese hoy un alto cargo. Y que predicase la revolución bolivariana. Esa es la dicotomía de la que hablaba.
     Las transformaciones sociales no se hacen en los bares. Hacer una revolución en el salón puede ser un ejercicio intelectual divertido , pero para lograr revertir la actual situación, la gran alianza no puede establecerse con quienes desean que nada cambie, que todo siga igual.Debe hacerse con la mayoría, buscando los puntos de coincidencia con los que podamos impugnar el sistema.
     Cuando se quiera emular a la revolución bolivariana, no se puede olvidar que ésta llegó porque sus promotores no estaban dispuestos a administrar las migajas del capitalismo. E hizo visibles al pueblo, a los sin voz, a los sometidos. La vieron creíble.Y eso la ha hecho peligrosa.
     Si de verdad quiere IU la llegada del socialismo del XXI, podía empezar a preguntarse:¿ qué estoy haciendo en la Junta?.¿ Cumplir mi programa, las promesas que hice o gestionar lo poco que me dan lo mejor que pueda?
     En los párrafos anteriores hemos comentado una paradoja.Termino con un pleonasmo: “Para creerme que la acción gubernamental está sirviendo a la izquierda transformadora, tengo que verlo con mis propios ojos”.Tal vez sea miope.O simplemente escéptico.

8 comentarios:

Manuel Delgado dijo...

No es difícil, es imposible. Se hace la revolución en las cabezas y el corazón de los ciudadanos, por ellos mismos y para ellos mismos. El problema es hacer creer al pueblo en su propio potencial revolucionario, organizando cómo pasar de la potencia al acto.

Anónimo dijo...

Me parece increíble que luchemos por fórmulas de educación como la de los países eslavos y no queramos sus políticos que entre otras cosas, saben dimitir.
No entiendo que ciertos movimientos os miréis en el espejo de Chaves y su mas que obscena forma de gobernar, acallando a la oposición, nacionalizando medios de comunicación contrarios a su "revolución", etc, etc.

Sed coherentes... DEMOCRACIA REAL

klaithal dijo...

No se puede aspirar a cambiar las cosas con un discurso que será siempre minoritario, como es el de la auténtica revolución. El propio Hugo Chávez llegó con un discurso que no era explícitamente socialista, sino más bien rupturista con la injusticia anterior. Creo que izquierda unida está haciendo mal muchas cosas, pero quien crea que se llegará al poder súbitamnete, pasando de un 13% de los votos a más del 50%, creo que no está analizando la situación con rigor. ¿Que si creo que la participación y concienciación ciudadana es necesaria? por supuesto, pero no hay que olvidar el combate en las instituciones. El poder instalado ataca por todos los frentes, sería poco inteligente descuidar un frente con un poder de referencia tan grande.

Hornasol HORNACHUELOS dijo...

HAS DESCRITO PERFECTAMENTE JUAN, LA SITUACIÓN DE ANDALUCÍA DONDE PARECE QUE EXISTEN DOS CABEZAS. CREO FIRMEMENTE QUE O SE ATAJA CON PRONTITUD LA SITUACIÓN POLÍTICA TAN VALDERIANA QUE TENEMOS O LA CABEZA LIBERAL SE ACABARÁ COMIENDO LA SIMIENTE POR LA QUE MUCHOS HAN TRABAJADO EN ANDALUCÍA POR AÑOS.
PERO NO DEBEMOS DESANIMARNOS LAS IDEAS SE PUEDEN PLASMAR EN UNA NUEVA ORGANIZACIÓN POLÍTICA SI LAS HERRAMIENTAS ACTUALES TIENEN PRECIO

Anónimo dijo...

TODO CRISTIANO DEBERÍA SABER QUE SIRVE A UNA MAFIA ASESINA.Y QUE HAY MUCHA GENTE QUE CONOCE LA VERDADERA CARA DE LA IGLESIA CATÓLICA.
POR ESO PIDEN EL ARRESTO DE ESTE ASESINO.

https://www.youtube.com/watch?v=nTOj5ONHJDs

EL PAPA HA TENIDO QUE DIMITIR PARA VER SI EVITA , CON AYUDA DE LA PRENSA SERVIL, LA PUBLICIDAD DE SUS CRÍMENES Y ENCUBRIMIENTOS.

https://www.youtube.com/watch?v=EKKk0xxaL9E

LOS CRISTIANOS SON CÓMPLICES DE DAR COVERTURA A ESTA BASURA HUMANA DISFRAZADOS DE PAYASOS...PERO ALGÚN DÍA COMPROBARÁN EN SUS PROPIAS CARNES QUE ÉSTE APOYO A UNOS GENOCIDAS NO ES INOCUO.

http://itccs.org/

GAONETA-CARITAT dijo...

Me alegra escuchar éstas palabras company, la revolución social será cuando el pueblo no quiera seguir viviendo como vive, y los de arriba no puedan seguir como siguen.... la haremos entre todas, será popular y democrática, pero no electoral.
Y a ella veo que diriges tus palabras, para agitar la conciencia aún dormida del pueblo.

Salud y Revolución

Anónimo dijo...

El capitalismo triunfa porque forma parte de nuestra biologia como especie, somos seres egoistas por naturaleza y este sistema se amolda perfectamente a nuestra vision o mejor dicho a la vision de nuestros genes, que son en ultima instancia los que mandan. el amor universal y el bienestar de nuestros paisanos consideradas en su conjunto son conceptos que, simplemente, carecen de sentido en cuanto a la evolución.

Anónimo dijo...

Para hacer una revolución social en España cómo la de Chávez, el pueblo tiene que pasar hambre, y de momento las circunstancias que hay socialmente, no son idóneas.
¿Dónde están los seis millones de parados? ¿Por qué no salen a la calle a manifestarse? Porque la Constitución dice, todos tenemos derecho a un trabajo, vivienda digna, y si no fuese así el estado se tendría que hacer cargo de los españoles, según la carta Magna ¿Pero de quien se hace cargo el estado y los demás políticos de los bancos? Mientras haya botellones organizados por los ayuntamientos, fiestas multitudinarias pagadas por los ayuntamientos y comunidades, con el dinero de los impuestos, de los recortes de la enseñanza, de la SS. cerrar ambulatorios y demás recortes abusivos por parte de las comunidades ayuntamientos y gobiernos de turno, y sigan acudiendo miles de jóvenes a estas fiestas, esto no tiene solución, y menos esperanza de mejorar con una revolución social. LA SOCIEDAD ESTÁ EMFERMA. En las próximas elecciones se verá si es verdad.