lunes, 24 de marzo de 2014

Anguita habla de una segunda “marcha sobre Madrid” fruto de futuras movilizaciones sociales


eldiario.es
  • Julio Anguita, uno de los “padres” de la idea que forjó las Marchas de la Dignidad, propone sus ideas tras el 22M para trabajar en próximas movilizaciones sociales que lleven a una segunda “marcha sobre Madrid” duplicando la asistencia de la primera.
  • En un artículo titulado “¿Y ahora, qué?”, Anguita señala que “el sujeto del cambio social existe y se manifestó como tal” el 22M en Madrid para buscar “el cumplimiento de la legalidad frente a quien gobernando no la cumple”. 
  • “El 22 M puede ser el eje que marque un antes y un después en el devenir de la mayoría social”; asegura y propone para lograrlo “trabajar con la energía, la fuerza y los deseos de los manifestantes”.

La asociación Frente Cívico de Anguita pide actuar como acusación popular en el caso Nóos

      Julio Anguita, promotor de Frente Cívico y uno de los “padres”de la idea que permitió forjar las Marchas de la Dignidad que finalizaron con una manifestación en Madrid el pasado sábado, ha sido una de las primeras voces en pronunciarse sobre el día después del 22M y habla ya de una segunda “marcha sobre Madrid”, no como objetivo en sí sino como resultado de nuevas movilizaciones que sumen adhesiones a esta acción social.
       En un artículo, publicado en el blog del Colectivo Prometeoal que pertenece, Anguita analiza el 22M y ofrece sus propuestas para proseguir el trabajo de las Marchas de la Dignidad que, a su juicio, hicieron patente que “la materia prima, el sujeto del cambio social existe y se manifestó como tal” el sábado en Madrid.
      Presente en la manifestación del 22M, Julio Anguita relata cómo vivió “emocionado y expectante, la entrada en Madrid de miríadas de personas, de ciudadanos y ciudadanas que en columnas de marcha han dado en la capital de España el ejemplo que la mayoría de damnificados por este régimen de corrupción, injusticia y violación de Derechos Humanos necesita: la unidad en la lucha”.
"Y ahora, ¿qué?" Ese es el título del artículo y el punto de partida del análisis en el que Anguita advierte que “el 22 M puede ser el eje que marque un antes y un después en el devenir de la mayoría social. Pero para ello se hace necesario trabajar con la energía, la fuerza y los deseos de los y las manifestantes”, señala al proponer una serie de ideas de trabajo para continuar la acción de las Marchas de la Dignidad.

     De ese trabajo previo de futuras acciones y reivindicaciones podrá derivarse “la siguiente marcha sobre Madrid” que, en opinión de Anguita, “solamente puede realizarse cuando estemos en condiciones de asegurar una asistencia que duplique a la del 22M”. Y, en ese mismo sentido, habla de que “la futura marcha sobre Madrid debe ser la consecuencia natural de una necesidad y de una capacidad que se deriven de un trabajo múltiple de movilizaciones sectoriales y  territoriales llenas de contenido concreto y ligadas totalmente a las necesidades y problemas más inmediatos de la ciudadanía”.

Propuestas de acciones pacíficas a nivel local y estatal

      Para Anguita, las Marchas de la Dignidad y el 22M han supuesto “la toma de conciencia de una mayoría social que soporta unas condiciones de vida impensables en el siglo XXI”. Y a ese objetivo, al de “construir el poder de la mayoría social” con “una acción de programas, metas, proyectos y actividades”, llama a todos los colectivos, organizaciones y personas a título individual que conformaron y mostraron su adhesión a la manifestación del sábado en Madrid.
     Sus propuestas del trabajo que de ahora en adelante debe hacerse para sumar adhesiones a esta iniciativa social pasan tanto por “centrarse en lo inmediato, lo local o lo territorial” de cada uno de los colectivos que conforman las Marchas de la Dignidad, como en “el sentido global del movimiento” que logren “su cohesión creciente (…) con movilizaciones de carácter estatal”.
     Entre esas acciones de carácter global, Julio Anguita llega a realizar algunas propuestas concretas –“hay toda una gama de actividades”, dice- como son acciones de resistencia pasiva, campañas informativas, uso de medios de comunicación propios y ajenos, campañas en torno a los Derechos Humanos e incluso “boicots a productos, actividades, conmemoraciones, etc., de manera totalmente pacífica”.
      Acciones para proseguir el trabajo de las Marchas de la Dignidad que, en su opinión, evidenciaron “el insulto que supone para esa mayoría social el espectáculo de robos, de alta delincuencia organizada y enraizada en las instituciones, el posicionamiento de miembros de los tres poderes del Estado a favor de depredadores de fondos públicos y, en general, la evidencia de que se gobierna en favor de una minoría cada vez más favorecida en sus actividades de rapiña”.
Frente a ese panorama, Julio Anguita cree que el éxito de las marchas y de la tarea que queda por delante en una acción mayoritaria está en “la inteligencia de fuerzas sociales, movimientos, plataformas de todo tipo, en haber asumido que la unidad de la mayoría social, base sobre la que construir el futuro, es el objetivo al que deben supeditarse cuestiones adjetivas y secundarias de grupo, organización, o colectivo”.
     Porque, en su opinión, “los que ayer –por el sábado- nos manifestamos en Madrid dejamos constancia de que aspiramos a una soberanía popular y nacional en todos los terrenos: económico y monetario, social, político y cívico”.