jueves, 3 de abril de 2014

El Sistema busca recambio

Juan Rivera
Colectivo Prometeo
FCSM

      Para no perdernos en la maraña de intereses entrecruzados, debemos ser conscientes del elevadísimo número de  actores políticos, económicos y sociales que en nuestro país conforman, participan y se benefician de lo que podemos llamar  "Sistema político Juancarlista".
      Las posiciones ideológicas de éste no son  originales pese a los matices diferenciadores introducidos por la sui generis Historia Contemporánea española, tan marcada por dos pesadas losas: un franquismo mal enterrado y una jerarquía eclesiástica católica trabucaire, dispuesta a arruinar cualquier postura política que cuestione sus sempiternos privilegios.
      El “Juancarlismo”  es la variante hispana del conservadurismo liberal ( adobado cuando la ocasión lo ha requerido -reconversión industrial, entrada en la OTAN y CEE por ejemplo- con unas gotitas de socialdemocracia añeja, fórmula hoy totalmente arrinconada) que desde hace decenios hegemoniza la realidad política internacional.
     A ese pensamiento toda la vida  lo hemos llamado Capitalismo. No existe una definición más corta o más concisa para definir el sistema económico que  vampiriza- para desgracia de la gran mayoría ciudadana - a la globalidad del planeta.
     Como buenos cucos ponen huevos en todos los cestos. Desarrollan su proyecto original (republicanos/ tories /CDU / PP) mientras dan de comer a un hipotético contrario “progresista” (demócratas/laboristas/SPD / PSOE) que nunca deja de ser la marca blanca del genuino. Como cebo de incautos agitan la partida de nacimiento de los segundos, la que una vez hace un siglo los situó en la orilla de los explotados.

     Por lo tanto lo primero es no confundirnos. Sus mandamases, no tienen escrúpulos para imponer el injusto diseño social que les beneficia, pero tampoco tienen un pelo de tontos aunque en España, vistas sus actuaciones,nos cueste creerlo. Unas veces lo consiguen anestesiando a la ciudadanía,otras recurriendo a la fuerza cuando la adormidera no les da resultado. Si los despreciemos intelectualmente estamos cometiendo un monumental error.
     Sus acciones denotan tal grado de Planificación que ya nos gustaría a quienes nos reclamamos marxistas hacer lo mismo con la Economía. Nada en ellas es gratuito. Controlan los recursos necesarios para ejecutarlas y no dejan cabo suelto.
      Como dueños de los medios de producción dominan propaganda y aparatos de difusión ideológica. A través de ellos criminalizan o demonizan a todos los movimientos que cuestionen sus intereses de casta, aquí o en cualquier rincón del planeta.
      Su postura sobre la violencia es ilustrativa del doble rasero: cuando ésta sirve a sus fines es buena y  los violentos se convierten - basta con ver cualquier informativo- en “ luchadores de la libertad”(aunque luego se transmuten en yidahistas islámicos), “estudiantes oprimidos” ( ocultando que salen de las filas de la oligarquía venezolana dueña las elitistas universidades privadas) o , pese a que los arietes sean los integrantes ultraderechistas y neonazis ucranianos de Svoboda,”pueblo oprimido que se subleva contra la tiranía gubernamental “.
     Si no la fomentan o controlan es inaceptable. Les importa un rábano que la gente al perder sus casas se suicide, que la pobreza infantil se dispare o que los millones de parados carezcan de horizontes dignos. Pero sus corazoncitos siguen quebrándose ante la imagen de una farola rota.
     Conociendo su capacidad de manipulación no debemos proporcionarles clavos para agarrarse. Ya hemos sufrido en nuestras carnes la abyecta utilización de las imágenes del 22M. De ahí que resulte esencial mantener nuestra postura de resistencia pacífica, esa que les obliga a retratarse tal como son, amantes de la represión y del avasallamiento.
     Son los amos del guiñol, de la función política que se representa en el mundo, teatro de la Comedia Español incluido. Ese manejo de los Cristobitas les ha permitido hasta ahora tratarnos como niños chicos a los que ordenan gritar,abuchear o aplaudir expresando contento si el títere de la cachiporra golpea falsamente al malo.
     El guión es suyo. Conciben la democracia como una farsa en la que solo debemos intervenir una vez cada equis años con un voto puntual, sabiendo que así el juego nunca dañará a sus intereses. Hubo un tiempo en el que guardaron las formas. Hoy consideran que no es necesario y cada vez disimulan menos la pereza que les da hablar de “demos” , de pueblo, porque en el sentido etimológico se sienten aristocracia, “los mejores”,muy por encima del populacho.
     De ahí que teman tanto una salida del texto programado, el no poder controlar a la Ciudadanía. Eso es lo que hizo el 22 M. Ese fue su delito. Osar romper el papel de olvidados y en la metamorfosis pasar de ser un Nemo/ Nadie a personas capaces de reivindicar derechos perdidos.
     En el momento que las Marchas de la Dignidad desafiaron a los Cíclopes – solo tienen un ojo: el de sus intereses-, éstos intentaron convertir la contestación en una Odisea. Desde entonces no cesan de minar el campo de todo tipo de bulas,artimañas, manipulaciones, alarmismos...
    Debemos procurar combatirles con sus propias armas. Mimar la confluencia conseguida en la movilización e injertarla en todas las parcelas de resistencia cotidiana para que nuestras luchas sociales, políticas y económicas se impregnen del hartazgo que soportan en este país los humillados y ofendidos.
     Hoy es revolucionario e imprescindible reivindicar Unidad.Poner en primer plano las cuestiones básicas en las que todos coincidimos, dejando etiquetas y adjetivaciones grandilocuentes en segundo plano.Centrándonos en lo esencial. En hacer cumplir esos Derechos Humanos que tantas veces les llenan sus discursos y que al finalizar el acto arrojan a la papelera.
      No luchamos contra molinos sino contra gigantes aunque por la desigual pelea nos veamos obligados a recurrir,demasiadas veces más de las queridas, a lo quijotesco. Luchamos contra sus privilegios y como son la médula del Sistema, su columna vertebral no están dispuestos a que los toquemos. Echemos números. En todas las cuentas se enriquecen al empobrecernos.
     Nos quieren vociferantes pero dispersos. Temen que nos convirtamos en masa consciente. Ahora mismo estamos en la fase crítica de la revuelta de los privilegiados. En la encrucijada. O nos aherrojan y callan para siempre o revertimos con la lucha, con todas las armas políticas de las que disponemos (¡ También el voto.No despreciemos esa posibilidad!) la situación.
     Utilicemos sus rendijas, sus fisuras. Ellos fomentan que la única alternativa a su hegemonía venga desde una extrema derecha tipo Front National francés. Para que optemos por el “ mal menor”.
     Pero con las movilizaciones del 22M les hemos enseñado que hay otro camino. En él la solidaridad, igualdad y fraternidad de los pueblos, los viejos conceptos que forjaron los sueños de libertad , recobran pleno sentido. Al mostrar salidas distintas corren el riesgo de que termine fraguando una iniciativa política ampliamente respaldada que escape a su control.¡Ese es nuestro peligro!
    No entremos en su juego. No desperdiciemos ninguna baza.En los próximos meses querrán sacar otro conejo de la chistera para salir airosos de la situación. Y al grito de “ El Juancarlismo ha muerto. Viva el Felipismo Leticiano” decir que han escuchado " la voz de la calle" y que van a cambiar. Si a pesar de ello el truco no funciona tienen en la recámara otro modelo: la República aznariana. En definitiva sus queridos Bush son también republicanos  .
     Por eso es más necesario que nunca no comprarles la moto. Si de verdad queremos socavar el Sistema, empecemos por ignorarlo. También con nuestro voto. Si además las distintas fuerzas alternativas hicieran el esfuerzo que nos permitiera agruparlo, mejor que mejor.

21 comentarios:

Gracia Serrano dijo...

Juan, entiendo que esto es una llamada a la abstención (ignorar voto)?? Espero que no. El pp tiene un colchón de votos tan grande que estarían gobernando mas tiempo que franco. Por otra parte una unión de izdas seria un proyecto muy bonito. Aquí si podríamos hablar de cambio de sistema. Pero ya con el poder que dan los votos. Una profunda reflexión hacia esa union de los múltiples partidos y asociaciones ciudsdadanas podría dar un buen resultado, pero no se me ocurre como si no es a través de las urnas.
Juan muy buena reflexión la tuya. Pero soy coló un niño. Necesitó saber como y cuando. Esto urge

Juan Rivera dijo...

Aclaración al hilo del comentario de Gracia: Cuando hablo de ignorar al Sistema también con nuestro voto me estoy refiriendo a no optar ni por el PP,PSOE y demás testaferros en las elecciones.Por eso concluyo que las fuerzas alternativas que impugnan el Sistema nos harían un inmenso favor a muchas personas ( entre las que me incluyo ) si propiciasen la Unidad

Manuel Delgado dijo...

Lo comparto todo. Una necesaria reflexión aunque se queda corta (sobre todo al final). Fiel a tu estilo, aunque está llena de sobreentendidos, puede entenderlo cualquiera.
Clarificar es concienciar. Concienciar es el paso imprescindible para la UNIDAD Y LA COHERENCIA, las dos herramientas imprescindibles para construir PODER CIUDADANO Y DIGNIDAD.

Herpes simplex dijo...

No sé exactamente si propones q nos quedemos en una manifestación permanente sin mojarnos en las urnas, para menoscabar el sistema o votar la opción ideológica q más nos convenza, sin dejar de protestar, ya q la unión electoral, hoy por hoy es una quimera.

F. Franco dijo...

<<>>>
Desde el FCSM deberíais de hacer todo lo que podáis por conseguir ese objetivo. Aunque me imagino que ya lo haréis.
Es una pena que artículos como este no salgan en los medios de comunicación, pero esta claro que en el País no va ha salir.
No creo que descubra nada nuevo si digo que es necesario un medio de comunicación para difundir ideas como los las tuyas.
Como podemos ver los Obama-democratas y compañía, lo ocupan todo y no dicen una verdad aunque se equivoquen, aun equivocándose mienten.
Tampoco se puede crear un periódico vinculado a una organización política,porque la prensa de partidos políticos no la leen nada mas que sus afiliados.
Pero no se si vos habréis planteado el que pudieran salir en medios alternativos como pueden ser el insurgente o kaos en la Red por ejemplo, algunas veces traen buenos artículos u otros que pueda haber. No tienen mucha difusión pero cualquier ayuda puede ser buena e incluso la ayuda puede ser mutua.
No se si la idea sera buena, pero desde luego es una pena que esto no tenga mas difusión.
Un saludo y gracias por sus ideas, Juan Rivera.
F, Franco

Paco Muñoz dijo...

Juan enhorabuena nuevamente, porque se coincide con todo y se comprende todo lo que quieres decir, la pena es que es genética la división de grupos en la izquierda y en ella no incluyo a los otros, que son los mismos.

Ayer sin ir más lejos esos desconocidos y desaparecidos "funcionarios", que son los sindicatos, fueron por libre y no se vieron en las Marchas de la Dignidad (tampoco en aquella multitudinaria de las 35 horas), a mi modo de ver no hicieron gala de tener el apellido de las marchas -Quiero aclarar que otros sindicatos que no son los bisindicalistas, y me olvidaré seguro de algunos como; UGT, CTA, CGT, Ustea, etc. no fallan-. Esto es significativo, es un elemento de que la renovación o cambio total de esta familia emuladora del modleo del bipartidismo pero en el mundo sindical, no se ha producido, y además es curiosa en ellos esa solidaridad que no han tenido nunca. Hoy en la adversidad van juntos a todos sitios, incluso en los que son contrarios a la ciudadanía.

No he fallado nunca en ninguna manifestación de los sindicatos mayoritarios, pero no me van a ver más en ninguna de ellas, hasta que no vea en ellos algo que signifique cambio y verdadera defensa de la clase trabajadora.

Saludos.

Anónimo dijo...

La unidad es importante pero cuidado con volverse fanático de ella, y vender la razón y el fundamento mismo del movimiento sin siqueira percatarse de esa debacle. Si no se marcan adecuadamente los límites de esta no hará sino lastrar un futuro mundo justo. Pues imponer a la unidad por encima de la verdad o la coherencia moral, por ejemplo, puede dejar a cualquier movimiento humano en otro intento vano de alcanzar la perfección cuando ni siquiera se sabe cómo.
La unidad es fundamental en estas condiciones pero no es la máxima prioridad si se quiere que la dignidad y la moral (que todavía no se ha descrito, por cierto) sean la norma habitual de las sociedades humanas.
Daros cuenta de que tratais a una variable con puntos óptimos a partir de los cuales sus negatividades superarán con creces a las positividades.
Toda cualidad posee sus pros y sus contras. La unidad no se libra de ese axioma.

Un saludo de un amigo

Anónimo dijo...

Veo que algunos van caracterizando o empiezan a aprender a caraterizar cada vez mejor a la gentuza y ralea que vertebran las filas de la burguesia oligarca.
BIEN. Es fundamental saber identificar desde el razonamiento a la gentuza.

Un saludo

Jjesus Sopa dijo...

Entiendo que toda iniciativa reformadora y revolucionaria debe contar, a estas alturas de la Historia, con un componente que haga de ésta una revolución justa, coherente y definitiva. Este componente debe ser y estar asociado a la evolución intelectual y al compromiso con el HOMBRE. Sufrimos una involución y el mundo no termina de desligarse de modelos feudales, por mucha evolución tecnológica que gocemos. Se necesita esa preclaridad de ideas que permita la definición de lo que NO QUEREMOS, evitando así las invitaciones burguesas que sólo querrán dejar verse la patita. Romper el círculo maldito debe ser la prioridad absoluta, alentado por la fuerza de una unión que esta vez debe ser firme y sin fisuras. Enfoquemos la ira producida por tanta presión, a una estrategia pacífica que derrote definitivamente al magnate, al ladrón de corbata, al parasitismo aristócrata y a todo ese conjunto de sociedad clasista y "criminal".

Demos dijo...

También el voto, no despreciamos esta posibilidad. Pero en esta situación de fraude tan gigantesco a la democracia,y ante la ausencia de verdaderas candidaturas que sirvan al pueblo, el voto más contundente contra este régimen es el voto en blanco.

F. Franco dijo...


Yo sigo pensando que es necesario un borrador de programa que debatido por todos los grupos a la izquierda del PSOE, así como personas individuales que quieran participar e incluso socialistas que se quieran acercarse; abierto para que se pueda modificar y todo el mundo se pueda ver reflejado en él, teniendo en cuenta que no se le puede imponer a nadie.
Posiblemente no seria del gusto de casi nadie, pero una gran mayoría puede identificase con parte de el.
Quien pretenda ir sacando puñetitas desde el primer momento o imponer su forma de pensar aunque sea en el nombre de la unidad, por muy buena y acertada que pueda ser, lo que estará haciendo realmente es dividir a la clase trabajadora como llevamos desde que acabo la dictadura, por por no hablar desde siempre.
Hay partidos que a mi particularmente me gustan, pero llevan treinta años y siguen siendo cuatro y el cabo, y lo que es peor pasaran otros treinta años y seguirán siendo los mismos o menos.
Si no nos espabilamos seguiremos con los mismos gobiernos PP-PSOE, recibiendo hostias.

Anónimo dijo...

El mejor voto electoral en un sistema antidemocrático como el actual es el que no se vota.
Pues es el que deja claro y es coherente con el hehco de no comulgar con el paripé de las urnas antidemocráticas.
Algunos argumentarán que prefieren el pragmatismo (es decir, la eficacia para con el objetivo de alcanzar el poder institucional sin atender a las causas de dicha eficacia, es decir, sin atender al por qué se hace) antes que la coherencia y la honestidad. Yo abogo por las segundas.
A largo plazo son las que demuestran quien es y quien no es el que merece la pena y por qué es así.
Si IU hubiese votado a favor de Mastrich, por ejemplo, cuando tuvo oportunidad, probablemente lo podria haber utilizado para ganar más parlamentarios en sus filas en Europa. Pero no lo hizo, no fue pragmático, sino que fue coherente. Perdio unos diputados pero se honro. Y la honradez es, de por si, una victoria para la verdadera izquierda. Pues generará conciencia de la verdad e impulsará a los individuos a aceptar y valorar a esta. Ese es uno de los pilares del que de verdad quiere la emancipacion del ser humano, de esos que se llaman de izquierdas. Es cierto que es una disyuntiva filosofica importante a reflexionar. Pero si la izquierda no valora la coherencia y la honradez, tener por seguro que nadie lo hará. A los hechos actuales me remito.
Si no nos mantenemos firmes en lo que creemos, con fundamentos racionales coherentes por los que luchar, entonces nada tenemos. No somos izquierda. La izquierda no existe. De la misma forma que ya no existen comunistas en la práctica más que en contadas ocasiones.
No cometais el mismo error.

Anónimo dijo...


¿Que ocurre que ahora nos obligan a votar al PP, PSOE o similar?
Aunque solo voten un 20% las elecciones también valen.
En Egipto por no ir a votar casi el 70% le metieron los Hermanos musulmanes.
A nosotros siempre nos pueden meter a Rouco Valera o algún grupo neonazi. Al que le gusten puede quedarse en casa el día de las elecciones generales.
¿A caso alguien piensa que no existe un 20% para votar a estos neoliberales que nos gobiernan?
¿Es que esta prohibido que se presente alguien con un programa medio decente?
¿A caso los que prefieren abstenerse piensan llegar al poder a tiros?
¿Tenis armas a caso?
En cualquier caso a mi no me llaméis para utilizarlas.
¿Esperáis que al día siguiente a las elecciones si la participación es muy baja abandonen el gobierno y se lo den a uno que no haya botado el día de antes?
¿Esperáis un milagro?
Haber si despertamos de una puta vez.

Anónimo dijo...

Al último anonimo: El que tienes que despertar, a mi parecer, eres tú.
Si aceptas el sistema electoral antidemocrático por voto de la actualidad estás legitimando a los dictadores.
Si salen auténticos genocidas en las elecciones con un censo de solo el 20%, entonces, que asi sea.
Se les podrá argumentar que, en realidad, solo les ha votado un 20% de la población (y esa será la realidad). Que se hagan responsables de lo que suceda pero que no puedan tergiversar las consecuencias del capitalismo y mancillar la teoria comunista y anarquista, pues sino tendrán una justificación aparentemente racional y coherente eternamente. Y ganarán siempre en esta institucinoalidad podrida y manipulada hasta por los servicios secretos pues estarán anulando aquella cualidad humana (el raciocinio y la evidencia empírica) en la que no pueden vencer sin delatarse como genocidas y esclavistas. Se estará regalando otra vez, la baza que la izquierda y la progresia humana tiene para progresar adecuadamente.
Si quieres que genocidas no puedan salir con un 20% del censo, entonces hay que cambiar las leyes electorales. Pero como hay mil y una formas de comprar a la gente en capitalismo, eso nunca sucederá institucionalmente y, consecuentemente, habrás admitido el sistema antidemocrático del que te quejas pero, y además, les habrás seguido poniendo en el poder gubernamental.
Si la izquierda no es coherente, se vende (pues eso es lo que el capitalismo ha educado en los ciudadanos), si la izquierda no valora la razón y la verdad, entonces, la razón y la verdad serán pisoteadas como sucede ya. A los hechos me remito.

Hay una constante en la verdad racional que, al parecer, la izquierda no se ha percatado.
La verdad es revolucionaria porque da sentido racional al mundo. ESO, a la larga, se traduce en poder. Pues la gente que merezca la pena valorará la verdad y luchará por ella.
Los que no valoren la verdad, el compromiso o la responsabilidad, entre otras muchísimas cualidades, no apoyarán la revolución ahora ni nunca.
Que Julio Anguita se olvide de que la mayoria social en España vaya a votar al progreso de verdad. Votarán a los que mejor carne les vendan pues la mayoría es individualista y cobarde, entre otras negatividades. Por eso estamos donde estamos.
No os mintais pues nada conseguireis. No sereis izquierda.
Sed izquierda verdadera, y, muy probablemente, vencereis. Ya lo creo que sí.

Anónimo dijo...

Esta bien nos sentaremos a esperar la revolución y todos felices y contentos.

Anónimo dijo...

Al último anonimo: si no sabes ser izquierda o sí posees una base emocional adecuada pero no sabes materializarla en la práctica lo que deberías hacer, según mi humilde opinión, es ponerte a analizar, pensar, criticarte (autocrítica incluida), debatir y a cambiar tu emocionalidad para que se direccione hacia otros valores que, la gran mayoría social, no posee porque no se los han educado.
Sé que lo que estoy diciendo, para muchos, sonará a chino.
Pero la realidad casi siempre es mucho más dificil que lo que solemos tender a decir en las arengas populares.
Hay que educar al pueblo soberano.
O mejor dicho, el pueblo soberano tiene que autoeducarse por medio de muchos recursos didácticos y pedagógicos entre los que se encuetran la dialéctica del debate.
Por ejemplo, Platón ya se dio cuenta hace milenios de la importancia del analisis dialéctico con sus iguales. Y lo llevo a la práctica no solo como método resolutivo de problemas variados sino y, sobre todo, como método de compartición del conocimiento y de ejercitación del razonamiento.
Son muchisímos los frentes que han de constituirse para lograr una sociedad mejor. Además deben estár coordinados y estructurados de forma dinámica y estratégica para ir consiguiendo avances u objetivos viables enamrcados en sistemas organizados.
Hacen falta medios, preparación y formación académica, tanto en los aspectos organizativos e intelectuales como en los aspectos de la educación básica en nociones, experiencias y sentimientos muy variados, hace falta visión de conjunto (conjunto de relaciones del sistema completo) y visión concrecional o específica, para las relaciones de subsistemas dados...
En fín, me empiezo a alargar.
Hay que hacer cosas pero no al tun-tun. Eso es lo que implica la organización compleja.
Más racionalidad , y entornos de experiencia continua determinados, es lo que necesita la población para poder entender racionalmente lo que son incapaces (no todos) de explicar, por ahora, con palabras, verbalmente.

Anónimo dijo...

Lo que hace falta son menos cuentos chinos y demagogia y mas solucinar los problemas reales de la gente.
Y menos intelectuales de pacotilla.

Anónimo dijo...

Para el último anonimo:
Estamos de acuerdo.
El problema es cómo solucionar los problemas de la gente. Y, te guste o no, vas a tener que escuchar a intelectuales de verdad y a intelectuales de pacotilla y saber discernir a unos de otros, pues como vayas creyendote que con tu frase solucionas el mundo (frase que ni siquiera posee razonamiento), por desgracia para ti, te las vas a pegar todas de frente hasta que te vuelvas "intelectual" o hasta que te quedes sin ella.
¿No se si me sigues?

Anónimo dijo...

En corto: la intelectualidad no está, en absoluto, contrapuesta con la acción y el compromiso por y para el pueblo. Al contrario. No son excluyentes.

Anónimo dijo...

¿Que habría sido de la clase obrera sin intelectuales como, Marx, Engels, Lenin, Stalin, y muchos mas. Pero ahora que esta muy de moda que hacer, recomiendo leer Que hacer de Lenin.
Al final viene una especie de bibliografía de los personajes que cita Lenin en el libro.
Casi todos terminaron traicionando la clase obrera.
Cuidado con los pico de oro. De eso los que hemos hecho la transición sabemos bastante.
Por eso a ningún líder de izquierda es recomendable ponerle la corona de santo hasta después de su muerte, si no queremos llevarnos una sorpresa.

Anónimo dijo...

Para el último anónimo:
En realidad tu última frase [Por eso a ningún líder de izquierda es recomendable ponerle la corona de santo hasta después de su muerte, si no queremos llevarnos una sorpresa], a la que me adscribo absoluta y completamente, viene a decir que los líderes no son líderes. Es decir, no son diferentes de aquellos que lideran.
En realidad la verdadera izquierda, a mi parecer, pasa por la defensa ferrea de la igualdad en derechos y responsabilidades, y eso conlleva a una tendencia inamovible hacia la ausencia de lideres así como hacia la implementación de estructuras de poder horizontales. Donde unos y otros se esfuerzan por compartir la verdad, por muy dura que esta sea (he ahí la importancia del valor), y a partir de la misma cambian el mundo.
La verdad obtenida por el sostenido intento y necesidad de alcanzar la misma verdad, fundamentandose en la experiencia honesta y en la evidencia empírica. Poco o nada se habla de la influencia directa que tienen las emociones y los sentimientos en la valoración de este proceso de conocimiento del mundo. Demasiado poco y mal se habla Y SE EDUCA.
Para protegerse de picos de oro que venden humos y crecepelos varios, nada mejor que estár adecuadamente informado, poseer una mente crítica en términos racionales (aunque no solo, pues existen otras realidades "no lógicas") y conocerse a uno mismo. Este último paso suele ser olvidado ampliamente cuando el sujeto tiende a hacer valoraciones de, por ejemplo, "los intelectuales de pico de oro que engañan a los demás" (con lo que estoy de acuerdo, en este mundo prácticamente todos los sujetos poseen intereses contrapuestos con los demás con lo que eso conlleva si no existe una moralidad adecuada) sin percatarse de que, en la descripción de ese sistema semántico, no solo forma parte el intelectual sino ellos mismos con su valoración.
En corto, y sintetizando la tesis del texto de arriba:
En un mundo de ciegos el tuerto es el Rey.
Notese que hay dos sujetos en la frase, no solo uno.