domingo, 24 de agosto de 2014

El Alcalde demediado

Juan Rivera
Colectivo Prometeo

      Cumpliendo una vez más el dicho ( “ si quieres conocer a fulanillo dale un carguillo”) el Alcalde de Córdoba ha dejado salir por su boquita la enésima perla dedicada al Centro Social Ocupado “ Rey Heredia”. Esta vez nos ha llamado ladrones.
     Para contestar a los periodistas que le interpelaban sobre el corte de agua ordenado por su equipo y , que entre otras cosas, impide dar de comer a más de cien personas usuarias del Centro, ha considerado graciosa y ocurrente la siguiente respuesta : “es como si alguien te roba el coche y luego te pide la gasolina" ( Diario Córdoba, viernes 22 de agosto ).
      Comprendemos que su nivel le impida captar conceptos con cierta complicación y que todo lo que sea asimilar elementos con variables se le escapan. De ahí que no debamos darle mayor relevancia al exabrupto.
      Como cargo orgánico intermedio del PP le tiran más que la Dialéctica las consignas trituradas del catecismo Ripalda, adaptado al argumentario político del partido de la derecha extrema. Ha superado, sobresaliente cum laude, el curso de “Cinismo para dirigentes” que les permite aguantar la risa sin mover un músculo facial mientras repitenSomos un partido de Centro, privatizamos por el bien de todos o exterminamos los derechos laborales para crear empleo”. Esa actitud les habilita para comulgar las veces que haga falta con ruedas de molino sin que por ello se  haga pesada la digestión. Lógico, también sacó buena nota en el módulo “ Falta de escrúpulos políticos”.
      Ha conseguido superar los test de la Máquina de la verdad y puede, sin inmutarse, decir una idea aunque piense lo contrario. Solo le traiciona el subconsciente y pierde la compostura cuando le sacan a relucir el tema del Rey Heredia.
     Por ello, como sabemos cuanto le fastidian las acciones reivindicativas que salen de la orilla izquierda del Guadalquivir, queremos poner nuestro grano de arena para que supere la fijación.
      En primer lugar vamos a intentar aclararle lo que es un robo y lo que no es.

    Robos puede haber de muchas clases, por ejemplo los Políticos. Entre ellos destacarían los cometidos por aquellas organizaciones que se presentan a las elecciones con un programa para , una vez en el poder, hacer lo contrario. También entraría en este grupo las promesas tipo “ vamos a acabar con el desempleo en Córdoba” para, al cabo de tres años tener una cifra de parados extraordinariamente superior.
     También, aunque estén respaldados por la legalidad, existen los robos a la Ética. Aquí aterrizarían todas aquellas acciones que terminan beneficiando personalmente al mandamás de turno. Por ejemplo acabar de ejecutivo en la empresa que se quedó con la entidad municipal privatizada bajo la excusa de buscar rentabilidad, colocar a familiares directos en entidades financieras, adquirir bienes producto de embargos...
     Así que antes de hacer juegos de palabras con los atracos el munícipe cordobés lo primero que debería hacer es mirar a su alrededor, luego a su ombligo y después, si puede, hablar. Y en esa tesitura los señores militantes del Partido de la Gürtel y de centenares de casos de corrupción que salpican toda la geografía hispana tienen muy poco margen para intentar dar lecciones de honradez y menos para tildar de “ delincuentes” a nadie. Están inhabilitados.
     No es un robo sin embargo, por mucho que le pese al sr.Nieto recuperar para la ciudadanía un espacio público ¡que no era suyo, sino de todos los cordobeses! y se estaba dejando arruinar adrede. Ni arreglarlo para darle vida.Llenándolo de niños que juegan, parados que comen, personas que leen y ciudadanos que reflexionan colectivamente.
      Aunque los que confunden lo Público y lo privado, consideren a los espacios de todos como propiedades privadas de las que se puede usar hasta abusar. No se sabe el origen de la inquina del Ayuntamiento con el Rey Heredia, aunque desde hace tiempo circula un rumor en los mentideros que, transformado en cuento, vendría a decir: “ Érase una vez unos Peperos que se las prometían muy felices. Disfrazándose de corderillos habían conseguido copar la mayoría de los poderes institucionales, Ayuntamiento de la ciudad califal incluido. El negocio de desmantelar el sector Público con la coartada de una crisis económica fomentada por los mismos que se iban a beneficiar de las consecuencias, estaba saliendo redondo. No contentos con imponer su voluntad política, amparados en el rodillo de la mayoría absoluta, querían la guinda simbólica que reflejase urbi et orbe su predominio de clase. La tenían localizada en forma de colegio abandonado- a posta -junto al Puente Romano.La idea: cultivar su deterioro para poder después anunciar a bombo y platillo que el edificio había sido salvado gracias a su conversión en Museo Religioso o Cofrade.
     Con la acción de “ rescate” se fomentaría una “ milla sacra” alrededor de la por ellos llamada de forma excluyente Catedral.Ésta englobaría el monumento histórico protegido por la UNESCO,¡ por ser Mezquita! -y del que se ha apropiado la jerarquía católica con las malas artes de una ley de reminiscencias franquistas como la de Inmatriculación-, el Museo Diocesiano y el Seminario. Con la nueva pieza se trasladaría simbólicamente el poder religioso al otro lado del río. La inesperada ocupación que hizo del espacio la Acampada Dignidad y la reapropiación ciudadana les fastidió momentáneamente el invento. De ahí el furor persecutorio”
     Ignoramos si la historia es verdadera o apócrifa. Al menos está bien contada y explicaría posturas de otra manera inexplicables.
     Afortunadamente dentro de unos meses son las elecciones municipales. Confiamos que en ellas , una vez pasado el sarampión y sufridas en carne propia las nefastas consecuencias del gobierno ultraconservador, los cordobeses vuelvan a poner al PP en el sitio del que nunca debió salir. En el 20-25% de apoyos de quienes se benefician y hacen caja con las penurias del 75% restante.
     Ese día respirarán aliviados los trabajadores de Cecosam, Aucorsa, Sadeco, Vimcorsa y demás empresas públicas amenazadas por el talibalismo neoliberal. Y la Ciudadania recuperará sus jardines, sus espacios,el centro Féliz Ortega...Y disfrutará sin amenazas del Rey Heredia...
      Y los alcaldes demediados de toda España caerán en la cuenta de que por mucho que hayan intentado copiar la pose de señorito fetén, para los mismos que los jalean siempre serán  pijos de bazar chino, de imitación. Por mucho que alzaran el meñique, bebieran manzanilla y dijesen ¡ o sea!

5 comentarios:

Faustino Ríder dijo...

Excelente artículo y excelente reflexión la de la milla sacra.

Anónimo dijo...

Excelente como siempre,un saludo

Carmen Molina Ruiz dijo...

Esta vez lo has bordado. Es buenísimo.

Paco Muñoz dijo...

Se puede compartir al cien por cien, esperemos que sea verdad lo de "el sitio que nunca dbio salir", y la ciudadanía se deje de personalismos y se una paar ello, aunque del respeto a esas uniones ya sabemos lo que salió en 1936, la unión de la bota, el casino y la sacristía.

Antonio Pintor dijo...

Estupendo articulo. Muy buena reflexion de una lamentable situacion a la que nos llevo la ciudadania cordobesa en las pasadas elecciones municipales. Esperemos que espabilenen las proximas.