martes, 14 de octubre de 2014

Córdoba: Intervención de la Acampada Dignidad en el pleno del Ayuntamiento



     Esta mañana nuestro  querido compañero del Colectivo Prometeo, Rafael Juan, ha intervenido en el pleno municipal en su calidad de portavoz de la Acampada Dignidad.Una moción de IU ( apoyada por el resto de los grupos municipales excepto el PP- lógico, en esta ocasión  la Iglesia no era la que se beneficiaría del uso de una propiedad municipal-) solicitaba la cesión del Rey Heredia a la asociación  " Casa de la Ciudadanía" que está compuesta entre otros colectivos  por el Consejo de Distrito y la asociación " Colectivo Dignidad".
   Los ultraclericales en solitario se mantuvieron en sus posturas " negacionistas".Siguen sordos ante las reivindicaciones populares. Ya  lo han evidenciado en el vallado del Balcón del Guadalquivir,Velá de la Fuensanta, inmatriculaciones...
     Afortunadamente les queda poco tiempo para seguir ejercitando la prepotencia chulesca. Reproducimos a continuación la intervención de Rafael Juan:


     "Durante dos años, los colectivos sociales del Distrito Sur solicitaron a este Ayuntamiento la cesión del Colegio de Educación Infantil Rey Heredia mientras se reformaba la antigua Escuela de Magisterio y se llevaba a cabo o no lo contemplado en el PGOU vigente. Peticiones hechas desde la necesidad, con el respeto a la legalidad, a la que al Sr. Alcalde alude siempre. Ninguna de esas peticiones tuvo nunca respuesta negativa ni positiva, haciendo uso del silencio o desprecio administrativo. ¿Qué les hubiera costado haber dicho que tenían otro proyecto para el colegio y ofrecer otra alternativa? ¿Escondían algo inconfesable?
    La Acampada Dignidad, cuyo objetivo reivindicativo era denunciar por los barrios de Córdoba las políticas de recortes, decidió dar un golpe en la mesa, que no en la puerta como ha quedado demostrado por la policía y la justicia, y decir ¡basta!
    Nuestra reivindicación, desde el principio, fue la cesión de forma inmediata. La Acampada Dignidad nunca quiso, ni quiere, el colegio para ella. La acción llevada a cabo terminará el día en que el Ayuntamiento entregue las llaves, tras producirse la cesión efectiva al Consejo de Distrito Sur, asegurando la continuidad de las actividades que se llevan a cabo. Ese día, la Acampada Dignidad se irá, dando el testigo al Consejo de Distrito a través de la Asociación creada al efecto.

     Desde el principio de la ocupación, el gobierno municipal, en vez de hacer lo posible por llegar a una solución, inició una persecución por la vía legal, con medidas inhumanas y sin intentar el diálogo. A pesar de que el Sr. Alcalde ha dicho recientemente que no hemos admitido negociaciones, lo cierto es que él mismo ha dicho repetidamente que con nosotros no había nada que negociar. Y lo ha demostrado hasta el esperpento.
    Una invitación a una cerveza informal, “sin que nos hiciéramos ilusiones de nada y sin que se pudiera hacer pública”, fue anulada por el Sr. Torrico porque el día de antes fuimos a protestar a la ministra Ana Pastor, en su visita a Córdoba, por la reforma de las pensiones. También parece que debíamos pagar nuestra protesta ante el mitin del entonces candidato del PP, Sr. Cañete, en la campaña electoral de las elecciones europeas de mayo.

    La recurrente alusión a la legalidad se le quedó en mayo al Sr. Alcalde algo resquebrajada, ya que la Audiencia Provincial le dijo que no había lugar al desalojo cautelar. También se le debilita cuando su homónimo de Granada, en un claro y, en nuestra opinión, loable acto de rebeldía, decomisa locales y solares a la Junta de Andalucía porque ésta le debe, en concepto de transferencia de impuestos, 4,8 millones de euros.
   Porque, según declaró el concejal de Economía del Ayuntamiento de Granada a ABC el pasado día 10 de octubre:
La advertencia del ayuntamiento ha sido reiterada a la Junta de Andalucía en los últimos años por lo que para «pagar de una vez por todas», se ha optado por la opción del embargo.
   Parece ser, pues, que, ante una necesidad y una injusticia, hay que hacer algo.
    Tras un año, el Centro Social Rey Heredia es, con seguridad, el lugar público con más vida de Córdoba. Ha sido rehabilitado, con arreglo y pintura de paredes, techos, patio.
    Todos los días comen allí 100 personas. Ustedes, sin embargo, nos denunciaron ante Sanidad en junio, pidiendo el cierre de la cocina, porque sabían que no teníamos agua corriente porque usted, Sr. Alcalde, cortó el suministro. Y ya sabe usted y toda la ciudad que ése es el único problema que tiene la cocina del Rey Heredia, el corte del agua.
    Admiramos su interés por la salud de la gente en este caso, aunque vemos con sorpresa como ha puesto en peligro las vidas de miles de personas siendo permisivo, según la legalidad, la misma que usted exige, en la Plaza de Toros.
    En el Rey Heredia, l@s niñ@s del barrio han vuelto hace unos días a las clases de apoyo. Se dan clases de informática, música, francés, alemán, inglés. Una radio comunitaria emite por internet.
    La biblioteca sigue poniendo a disposición de la gente miles de libros y unas instalaciones limpias y tranquilas para el estudio. Más de cien colectivos lo usan para reuniones, talleres, conferencias, etc.
   Y muchísimas más actividades que Córdoba entera ya conoce y reconoce, salvo aquell@s que tienen que hacer el feo trabajo de negar una realidad que España entera ha visto en decenas de ocasiones por televisión.
   En este año, las excusas del gobierno municipal a la hora de llegar a un acuerdo han sido variadas y peregrinas.
    Primero decían que no podían, por ley, invertir en un edificio que el PGOU contempla derribar. Pero en noviembre de 2013, estando ya allí la Acampada Dignidad, llegó un arquitecto del Ayuntamiento a tomar medidas para un proyecto que tenía encargado para techar el patio y arreglar los tejados. Primera mentira.
   Más tarde se aludió a la falta de interlocución, porque éramos “anarcoides” que entrábamos y salíamos según nos apetecía. También sabía el Sr. Alcalde que mentía, pues desde los primeros días tenía el teléfono de este portavoz, que ya ejercía entonces como tal las 24 horas.
El Ayuntamiento empieza, por fin, en mayo, a tener contactos con el Consejo de Distrito, al que le entregan un documento “fantasma” en el que expresan la posibilidad de ceder el colegio en junio de 2013. Si eso fue así, ¿por qué no lo sacaron hasta mayo de 2014? ¿Por qué no dijeron con urgencia, el día después de la ocupación: señor@s, ustedes se equivocan, ¡si ya estamos en ello!? Tercera mentira.
Por último, el problema era la necesidad de un ente jurídico, del que carecía el Consejo de Distrito, para recibir la cesión, así como un plan de usos y un plan económico para justificar las subvenciones que el Sr. Alcalde ofreció para pagar gastos de agua, luz, obras, etc.
    Todos esos problemas están resueltos, incluido el económico, pues ya han anunciado que han cambiado de opinión y no van a pagar nada. Suponemos que se trata de una nueva decisión política que afectará a los muchos colectivos, sociales y no sociales, a los que este ayuntamiento le ofrece subvenciones de dinero público para pagar actividades privadas. En ese caso, recibirían nuestro aplauso, pues compartiríamos esa decisión, que, además de evitar el despilfarro de dinero público, también evitaría los clientelismos y los pagos de favores.
    Ahora, cuando todo podía estar ya arreglado, dice el Sr. Alcalde que el problema es que la Acampada Dignidad tiene que irse antes de la cesión. Porque, según dice usted, los técnicos tienen que entrar antes para valorar el estado del edificio. Y dice que es algo de sentido común. Para usted, claro. Porque, por el contrario, no hay ninguna norma que exija el desalojo previo. Cuarta mentira.
Inmediatamente todas las partes afectadas ya le han dicho al gobierno municipal que eso no se va a producir. Porque, es lo contrario al sentido común. Primero porque eso supondría, en el caso de que cumplieran su palabra (cosa que, sinceramente, dudamos muchísimo) meses de cierre del centro.
Mientras van los técnicos, hacen el informe, se lo trasladan al Ayuntamiento, y ustedes toman una decisión, puede pasar que ya no estén ustedes en el gobierno.
    ¿Nos pueden decir qué hacen las personas que usan el centro para comer, estudiar, relacionarse, debatir, organizarse, etc. en ese tiempo? Imaginamos la respuesta: les importa bien poco.
Durante este año, ya han estado técnicos del Ayuntamiento dentro del edificio, y, si tienen que volver a hacer un análisis de su estado, será para nosotr@s una satisfacción y una alegría poder demostrarles como, algo que estaba en derrumbe, hemos conseguido arreglarlo a través de la solidaridad, la autogestión y el apoyo mutuo.
    Seguro que los técnicos preferirán ver el Rey Heredia en vez de la antigua cárcel, que, por seguir sin el uso solicitado por l@s vecin@s, ya nos ha costado 200.000€ arreglarla. O el pabellón deportivo de Fidiana. O la escuela municipal Félix Ortega. O tantísimos espacios de titularidad pública que se caen al suelo en vez de poder tener un uso por parte de los ciudadanos.
    Cuando alguien comete un error, se equivoca por algún motivo, evidentemente tiene un coste. Sobre todo en el caso en que ese error se comete en nombre de una ciudad entera.
    Usted, Sr. Nieto, cometió el error de ni siquiera contestar a las peticiones de los colectivos del Distrito Sur durante dos años. Y, en este último año ha podido arreglarlo, saliendo de una manera airosa del problema. Su empecinamiento le ha llevado a tener que arreglar el entuerto justo antes de unas elecciones municipales a las que, a pesar de sus promesas, parece que volverá a concurrir.
Pero aún está a tiempo de demostrar que, además de mirar hacia otro lado ante la legalidad en los casos de inmatriculación, o ceder terrenos públicos a entidades con ánimo de lucro (aunque usted mismo les diga como camuflarlo) le importa que se mantenga la actividad que se hace en el Rey Heredia, que el juez calificó como “loable” y usted como “gran labor social”.
Por supuesto que para nosotr@s la cesión será una gran victoria. ¡Faltaría más! De hecho, pase lo pase, lo conseguido en este año ya es una victoria. Pero hay muchas maneras de demostrar también que el arreglar un fallo no es una derrota. Y para eso hace falta predisposición al entendimiento, capacidad de negociación.
Por favor, no mareen más la perdiz. L@s vecin@s del Distrito ya les han dicho claramente qué quieren que pase con el Rey Heredia mientras se aplica el PGOU o no. No salgan con nuevas ocurrencias tan peregrinas como que van a tirar solo el colegio. Aunque no se lo crean, no se trata de exhibir músculo. Se trata de demostrar sensibilidad, comprensión y cabeza.