martes, 28 de octubre de 2014

La Dignidad en Asturias: El día 24, Oviedo fue la capital de la República

Leopoldo Pelayo Alarcón

Miembro del Frente Cívico-Somos Mayoría
    Son las 6 horas del día 24 de octubre. Las luces del polideportivo de Gijón se encienden. Es la hora acordada. La columna Gijón-Oviedo de las Marchas 22-M comienza a vivir una jornada histórica de lucha y reivindicación contra un sistema corrupto que agoniza a la vista de todos. El desayuno es copioso. La jornada del día anterior, donde miles de personas se reunieron en Oviedo, en el acto central de bienvenida a las Marchas, nos da un plus de moral añadido para recorrer los 28 km de marcha que nos espera.

    Son las 7,15 horas. Cientos de personas iniciamos la marcha. Recorremos calles y polígonos de Gijón en la oscuridad de la noche, recibiendo las primeras muestras de apoyo y solidaridad a nuestro paso. Una hora después, al despuntar el día, nos hacemos visibles, “SOMOS REALES”. Nuestra presencia es recibida con sonar de claxon en la carretera y continuas muestras de apoyo a nuestro paso.
En el km 14, al grito de “SÍ SE PUEDE”, se incorpora la columna del País Vasco y Galicia. Se recuperan fuerzas para afrontar la recta final de la marcha.
A la entrada de la localidad de Lugones, la población nos recibe al grito de “ASTURIES, LUGONES, SALVANSE LUCHANDO”. La incorporación, a la salida de Lugones, de la columna de Avilés, configura una manifestación de miles de personas que crece continuamente en los aledaños de Oviedo al grito de “VIOLENCIA ES, NO LLEGAR A FIN DE MES”, “NO HAY PAN PARA TANTO CHORIZO” o “SIN MOVILIZACIÓN, NO HAY CAMBIO”.
El clamor es general. A la entrada en Oviedo, la columna es recibida desde puentes abarrotados de personas y banderas con gritos de nuevo de “SÍ SE PUEDE”.
    La columna acaba en la explanada de la estación, confluyendo con la de Mieres, y cantando conjuntamente “En el pozo María Luisa”. Son las 14,40 horas.

    La fuente de la plaza alivia los pies de centenares de personas y se recuperan las fuerzas para la jornada de la tarde.
    A las 16 horas, las Marchas 22-M inician de nuevo el movimiento. Miles de personas recorren de nuevo las calles de Oviedo, con múltiple colorido de pancartas y banderas republicanas, gritando “NO HAY 2 SIN 3”, “MAÑANA, ESPAÑA SERÁ REPUBLICANA”, “PAN, TECHO, TRABAJO, DIGNIDAD”, etc., dirigiéndose hacia el teatro Campoamor.
A las 17 horas, a unas decenas de metros del teatro, una valla impide recorrer los últimos metros, lesionando una vez más, el derecho de miles de ciudadanos pacíficos a ejercer el derecho de manifestación, en un recorrido autorizado por el mismo TSJA (Tribunal Supremo de Justicia de Asturias).
   Esto no impide que, al paso de la procesión de personajes de la casta política, disfrazados con vestidos largos y trajes de frac, fueran recibidos a los gritos de “CHORIZOS, LADRONES, CORRUPTOS, SINVERGÜENZAS TARJETEROS”. Al mismo tiempo, se intentaba ocultar esta indignación y clamor popular con sonidos de gaitas y tambores estridentes estratégicamente situados.
Nuestro agradecimiento y reconocimiento a esas personas que, participando en el acto, han dedicado su vida a la ciencia, cultura y deporte, haciendo que la sociedad y los seres humanos vivan más dignamente.
Finalizado el recibimiento, las Marchas iniciamos de nuevo, a las 18,30 horas, el recorrido por la calle Uría camino a la estación, para finalizar la jornada en la explanada de la misma, con un festival de música.
El día 24, Oviedo fue la capital de la República, donde un sistema caduco y monárquico representó su comedia.
Por último, nuestro reconocimiento y agradecimiento una vez más al pueblo asturiano, por el apoyo y la solidaridad mostrados, sin ellos no hubiera sido posible la movilización. Hemos vivido unas jornadas de lucha y reivindicación, gracias a ese apoyo, pacíficas, masivas y unitarias, que son la raíz de las Marchas, denunciando a un sistema violento, corrupto y envilecido en sus cimientos, que lesiona derechos fundamentales, fomenta el empobrecimiento masivo de la población, y obliga a vivir en el paro, exilio económico y miseria, a miles de ciudadanos, un sistema que tiene los días contados.
¡¡¡PAN, TECHO, TRABAJO, DIGNIDAD!!!



GRUPO DE COMUNICACIÓN
FRENTE CÍVICO DE MADRID