jueves, 13 de agosto de 2015

Las bases de la Unidad Popular


Juan Balsera Santos
Colectivo Prometeo y Frente Cívico "Somos Mayoría"

Plantearse la unidad popular sólo como una cuestión meramente electoral, a mi entender esto  sería un error, pues la misma, transciende con creces lo que son los procesos electorales; ahora bien, aprovechar estos momentos políticos para avanzar en la construcción de la misma, debe de ser un camino ineludible e irreversible cuyo horizonte sea la recuperación del poder perdido de los trabajadores y por tanto de la mayoría social.
Sí es adecuado ir poniendo unas reglas básicas que sean los primeros cimientos de esa unidad popular desde el comienzo de esa semilla de política estratégica, que sea capaz de combinar los tacticismos electorales y coyunturales de la vida cotidiana con avances puntuales y tangibles para los ciudadanos y ciudadanas, convirtiendo nuestra acción en pautas de transparencia, democracia participativa y fijación de alternativas reales en la gobernanza y en las prioridades sociales de la mayoría. Debe de quedar claro desde el inicio que el bipartidismo (PP/PSOE) forma parte de la otra orilla y por tanto no puede haber espacios comunes con ellos mas allá de acuerdos puntuales en temas muy concretos de nuestro programa.
Hemos escuchado con frecuencia la frase de que perdimos la batalla ideológica; es cierto, pero quizás todavía no hemos sido capaces de profundizar en el análisis de por qué fue así. No basta con responsabilizar a los y las dirigentes políticos que no supieron estar a la altura de las circunstancias; debemos realizar dentro de nosotros mismos y nosotras mismas la autocrítica,  en la que nuestra pasividad o pensar que lo que estábamos viendo no nos iba a afectar.
Esta derrota hunde sus raíces en asumir una mayoría de nuestros y nuestras dirigentes políticos demasiados valores del adversario político. No supimos ver que el modelo social y económico que se nos sugería se sustentaba en el marketing y en el mundo de los deseos. La realidad virtual que se nos presentaba era inventada por los poderosos que manejan sus hilos a discreción en esta sociedad occidental. Aprender de esos errores es esencial para corregir nuestros planteamientos y no seguir el mismo que camino que nos llevó a la situación actual, es decir a la derrota.
Nos encontramos con las condiciones sociales, económicas y políticas para iniciar esa transformación de la sociedad, seguramente sean las más favorables de los últimos setenta y cinco años. Sin embargo nada valdrá si no somos capaces de invertir el proceso de recuperación ideológica, que nos lleve a la batalla con garantías de éxito  para recuperar ese espacio de una mayoría social y política de la población española.
Fuimos desmenuzados como un puzzle en cientos de piezas separadas pero con una base común. Nos dieron la vuelta a nuestro pensamiento y nos han hecho creer que el enemigo está fuera y que nada podemos hacer por cambiarlo, cuando en realidad nuestro principal obstáculo somos nosotros mismos y nosotras mismas. Para ello utilizaron tácticas tan elementales y eficaces como el ensalzamiento del narcisismo, la eliminación de los principios y valores éticos, el análisis con rigor fue sustituido por la justificación permanente de las cosas, etc.
Recuperar conceptos tan elementales de nuestro trabajo político; nosotros tenemos dirigentes no líderes, nuestro método de trabajo es la elaboración colectiva, en vez de formulas mágicas que alguien se saca de la chistera, esfuerzo personal y trabajo sistemático, debe ser nuestra praxis frente a la verborrea huera. Pasión y compromiso frente al deseo y a la dependencia, formación y búsqueda del conocimiento para conseguir las mejores alternativas. Igualdad de mujeres y hombres como garantía de solidaridad, producción y consumo respetuoso con el medio ambiente y sostenible en el tiempo.
En definitiva, un rearme ético en la búsqueda de personas con principios y valores forjados en el conocimiento y los valores de humildad, sabiduría, dignidad, integridad, honestidad y humanidad. Necesitamos una catarsis de nuestra clase dirigente que sea capaz de anidar en el conjunto de los ciudadanos para recuperar pautas y comportamientos de respeto y consideración social más allá de la coyuntura electoral, que sirva de horizonte en la búsqueda de la emancipación del ser humano para la consecución de un mundo más justo y solidario.
El programa debe ser la síntesis de las distintas acciones y planteamientos coyunturales y de propuestas de gobierno. Este se confeccionará con dos premisas, una las prioridades de nuestras políticas, no podemos hacer un relato de acciones, las mismas tienen que ser precisas y acotadas en el tiempo. El método tiene que devolver la palabra a esa mayoría social.
No podremos invertir la situación social con los mismos principios y armas que hemos utilizado hasta ahora y que fueron implantadas por los que nos oprimen y nos excluyen social y políticamente. La formación y la educación de los y las dirigentes y de los ciudadanos y las ciudadanas es una tarea política ineludible e imprescindible. Debemos forjar nuestra acción política en dos vectores inseparables: la acción política en las instituciones y la acción social y formativa en el seno del tejido social.

A la vez que damos respuestas tácticas a los problemas sociales, las coyunturas electorales y las necesidades de las personas, tenemos que ir trabajando en estrategia de la construcción de la unidad popular para conseguir implantar un mundo distinto, capaz de ser alternativa a la opresión, a la desigualdad, a la injusticia de que unos pocos engorden sus barrigas a costa del sufrimiento y la miseria de unos muchos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y tu que opinas de la opresion del cura castillejo y de los que cubrian sus desmanes desde los sindicotos. que eso era un coto.A proposito no veo claro que PODEMOS participe de una pantomima mas de los listillos de IU para superar en este pais la situacion de colapso politico la unica alianza politica es podemos y los movimientos sociales y ciudadanos y sin contaminaciones de personajes que han participado de la pantomima de las cajas en nombre de la izquierda.

Juan Balsera Santos dijo...

para su conocimiento, fueron unas cuentas las veces, en el periodo que fui secretario general de la seccion sindical de ccoo. que ganamos demandas en los tribunales en relacion a los derechos de los trabajadores, incluyendo una del tribunal supremo de andalucia por conducta antisindical, que condenaba a cajasur indemnizar a la seccion sindical por estas practicas.Nunca participe en ninguna pantomima en las cajas de ahorros.