domingo, 28 de agosto de 2016

Justicia es restituir Derechos




Juan Rivera
Colectivo Prometeo 
Coordinador Mesa Estatal FCSM
     Una de las señas de identidad característica de un gobierno PP sea cual sea el ámbito que controle (nacional, autonómico, local) es su desprecio a lo que suene a derechos sociales y laborales. Insensible al dolor que causan sus decisiones en las personas afectadas, las mantienen sin enmendarlas.
    Lo que relato a continuación no es un cuento, son hechos reales, ejemplo de como la “ gestión” del partido ultraconservador que desgobierna España desde hace años( y pretende seguir causando estragos – con la connivencia de Albert “si bwana” Rivera- como no lo remediemos) está guiada por su furibunda ideología neoliberal.
   “Capitalista salvaje” sería el sinónimo más adecuado de un programa que tiene como apuesta estrella inmolar todo el Sector Público para disfrute de los empresarios “agraciados” con la privatización de Servicios esenciales. Esos que deberían prestarse siempre para beneficio social y nunca para lucro personal.
     En Córdoba además de los trabajadores del Ayuntamiento hay otros vinculados a Institutos Municipales que funcionan como organismos autónomos. Uno de ellos es el IMDEEC ( Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo de Córdoba).
    En el último “cuatrienio negro” de gobierno municipal “pepero” -2011/15- bajo la batuta de Nieto Ballesteros, la mayoría absoluta de la que disfrutaban los Rajoy's boys, empecinada en desmantelar servicios municipales para así poder más tarde privatizarlos, tuvo la brillante idea de despedir a trabajadores de distintos institutos. La coartada: el plan de ajuste presupuestario.
    En esa tesitura el partido neofranquista, amparado por su rodillo, decidió en el pleno municipal celebrado el 17 de enero de 2013 amortizar distintas plazas en el IMDEEC y el 18 comunicar a 5 trabajadores del Instituto que desde las 15h.30 finalizaban su relación laboral.

    Si fuésemos mal pensados nos escandalizaríamos al constatar un nexo común en la mayoría de los despidos: la militancia bien como delegados o bien como miembros conocidos de distintos sindicatos. Pero ya sabemos que al PP, dada su trayectoria histórica y su origen político, nunca se le pasaría por la cabeza represaliar a quienes se le enfrentan y menos poner trabas para que se desarrollen derechos recogidos en Constitución y Leyes.
    En su momento me llegó de primera mano noticias de la cacicada pues uno de los señalados por el dedo güelfo fue Ángel Gómez Puerto, compañero de múltiples luchas al que conozco desde hace decenios. Puedo asegurar que no es dado al histrionismo ni a la exageración. Su despido y el de sus compañeros traía el tufo de la arbitrariedad por mucho Chanel nº 5 que utilizasen los ejecutores del desaguisado.
    Y así lo reconoció dos años más tarde ( enero de 2015) el Juzgado de lo Social nº 4 de Córdoba al declarar el despido improcedente ordenando la readmisión o indemnización del trabajador, circunstancia que volvió a ratificar la sentencia del TSJA de abril de 2016.
    Llegados aquí centremos el problema que nos ocupa: como el gobierno municipal de Nieto tenía meridianamente claro que no quería ese tipo de trabajadores en sus dominios ( otro gallo cantaría si fuesen sumisos o devotos del obispo Demeter) consignó la cantidad fijada como indemnización en cuenta judicial. Pero con la oposición de trabajadores como Ángel.
    Él piensa que las condiciones puestas sobre la mesa para justificar los despidos hoy ya no se dan porque ni existe el plan de ajuste presupuestario bajo el que intentaron ampararlas ni el IMDEEC ha sido disuelto, por lo que pide la readmisión en su puesto. Circunstancia que se ha dado con trabajadores de otros organismos que en su momento fueron también despedidos de forma improcedente según sentencia judicial y ya han sido readmitidos ( caso del IMGEMA, Instituto Municipal de Gestión Medio Ambiental).
    El PP aspira a que sus tropelías, tanto las relacionadas con la corrupción político-económica como las que han implicado sangría de derechos colectivos y en muchos casos pérdida absoluta de los mismos, sean vistas como algo normal y no como producto de una decisión ideológica. En estos días a escala nacional quieren poner en marcha -con la complicidad del partido Cuñadísimos (ex-Ciudadanos)- un programa de blanqueo y lavado que anule nuestra memoria y haga digeribles las salvajadas pasadas y por venir.Por eso es tan esencial que mantengamos todos los focos encendidos y no olvidemos.
    Afortunadamente desde hace un año ya no dictan la política municipal de Córdoba los “ ora pro nobis” de cilicio e incienso.Lo hace una coalición PSOE-IU a la que Ganemos le dio los votos que permitieron el acceso de los socialistas a la Alcaldía. Aunque no me fio de la combatividad o defensa de los derechos colectivos de la primera pata del dúo ( basta con mirar como trata la Junta a la Enseñanza o a la Sanidad Públicas para entender mis reparos), confío en que la segunda pata del bipartito, con el apoyo externo de Ganemos tenga claro que si la Derecha provoca el cercenamiento de tus derechos con decisiones partidistas y equivocadas, cuando se recuperan las Instituciones en otro proceso electoral no valen ni tibieza ni medias tintas ante los desaguisados que te encuentres.
    Si a un trabajador por sentencia judicial le asiste el derecho a reincorporarse al puesto del que nunca debió salir ¿ quién es el gobierno municipal para ignorar la voluntad de la persona afectada y poner obstáculos?.
    Estamos hartos de que quienes al menor cuestionamiento de sus privilegios ponen el grito en el cielo y chillan “ ¡me persiguen!” ( recomiendo leer el último vodevil protagonizado por Obispado/Agrupación de Cofradías alrededor de un falso martirologio para visualizar el concepto)  sigan sembrando las cunetas con los derechos pisoteados de la clase trabajadora y encima piden que nos callemos y miremos para otro lado.
Si queremos Justicia empecemos por restituirlos en las parcelas de poder que ocupemos.Por ahí se empieza.¡Readmisión despedidos del IMDEEC ya!