martes, 30 de agosto de 2016

¿ Qué España?



Juan Rivera
Colectivo Prometeo
Coordinador Mesa Estatal FCSM
    Llevamos todo el verano sufriendo la ofensiva, sin tregua ni cuartel, de las brigadas del amanecer ideológico adscritas al Poder. Para nuestra suerte esta vez en julio y agosto han renunciado al paseillo y se han centrado en avivar el “control de las mentalidades a través de la sumisión voluntaria” que tan bien les funcionó en otros momentos históricos.
    Además de dibujar las veces que haga falta el Apocalipsis  venidero si no se apoya por pasiva (o “ güevos” que dirían en mi pueblo) el “acuerdito” diseñado por el Ibex y acatado por un Rajoy en posición de firmes y un Rivera genuflexo, han sacado la artillería pesada para arropar la defensa tradicional de sus privilegios tras el concepto “España”.
    He perdido la cuenta de las veces que la palabra ha salido de la boca de los altavoces - el término “portavoz” implica una autonomía de pensamiento con respecto al amo de la que carecen- del PP y su franquicia Ciudadanos. Y siempre terminan remachando que todo lo hacen “ por el bien de España”.
Incluso el Pinocho catalán/ anticatalanista -del que una leyenda urbana afirma que una vez formuló un principio y lo mantuvo pese a que le podía perjudicar- ha declamado con voz compungida algo parecido a que él “por España, es capaz de perder hasta la credibilidad” ( pobretico, como si tuviese alguna).
Buena parte del pensamiento generado por el conservadurismo hispano se reduce a agitar la bandera para tapar tropelías o corrupciones y mantener las canonjías que disfrutan ya unos y aspiran a disfrutar los “nuevos”. De coartada siempre la rojigualda.
Porque llama poderosamente la atención que cuando hablan de España- les da pudor hacerlo de status, clase dominante o privilegios sempiternos -siempre recurren a la abstracción, nunca bajan a las personas, al ciudadano de a pie. Para ellos no existe la trabajadora que pese a los horarios infernales, la reducción salarial y la pérdida de derechos sigue sosteniendo con sus impuestos los servicios básicos, el obrero que ha visto volar contratos y seguridad con la misma velocidad que ha contemplado el enriquecimiento meteórico de ese 20% de la población que diseñó/ se beneficia de la actual crisis, el desempleado empujado a la depresión crónica, la parada que tiembla cuando le llega el recibo de la luz o la letra de la hipoteca... Como si fuesen almas en pena de la Santa Compaña, el Poder siempre ha mirado a través de las personas por él explotadas sin dignarse a mirarlas.
Y en esta calurosa tarde del penúltimo día del mes ¿qué nos ha propuesto la Oligarquía ventrílocua utilizando en la tribuna parlamentaria a una marioneta disfrazada de gallego? ¡Que aguantemos otros cuatro años de latigazos sin rechistar! Total si ya nos han sacado las tiras de piel y un sector de la población pide el “danos más”, ¿qué se pierde probar si soportaremos callados hasta el desollamiento?
     Nos asustan ( porque saben que hay público dispuesto a comprar el cuento) con las catástrofes que azotarán el país del empleo precario,desahucios a miles,explotación laboral,emprendedores sin escrúpulos pregonando el “baratos os compro baratos” en múltiples esquinas, Enseñanza y Sanidad Públicas podadas para reducirlas a bonsais... si llegan a gobernar otros que no sean ellos.
Porque de todo lo malo que pase en el mundo ya sabemos que el culpable es Maduro/ Venezuela. Menos de las miserias y necesidades patrias.Esas caen del cielo pese a las rogativas de los ministros Fernández-Báñez pidiendo la intercesión salvífica de Vírgenes ( hasta once mil) y santos.
    Han preparado otra purga de ricino, por mucho que el melifluo Albert la edulcore con caramelos de menta para hacerla tragar y quieren que apuremos voluntariamente el vaso .Por el bien de España, por supuesto. Aún no se atreven a inmovilizarnos las manos y taparnos la nariz para que abramos la boca, pero de seguir así todo se andará.
    Hoy toca convencer de que la actitud negativa ante la investidura de Rajoy es infantil y pone en riesgo el crecimiento económico hispano.
    ¿Qué crecimiento? Las cifras macro-económicas parece que les van funcionando al Santander, Zara, Corte Inglés...pero los salarios siguen a la baja y se puede estar en riesgo de exclusión/ pobreza severa aunque se tenga un trabajo.
Y con ideas “tan brillantes” como la de que todos – a través de nuestros impuestos- contribuyamos al complemento de los salarios más bajos, fijo que disparan los sueldos hasta la estratosfera. Ya sabemos que los empresarios de nuestro país llevan a gala no utilizar la picaresca ni aprovechar los incentivos fiscales en beneficio propio. Si al final la maldición se materializa y el dúo Pimpinela de nuestra política, consigue -gracias al “silencio de otros”- sus objetivos estamos seguros que ningún empresario tendrá la ocurrencia de bajar más los sueldos al señuelo de “si total el Estado les va a dar luego algo”.
Porque ante la sesión de investidura de hoy o mañana y aprovechando que no hay fútbol deberíamos hacernos preguntas básicas tipo:
.¿Qué proyecto de sociedad proponen Rajoy-Rivera? Aunque podemos imaginar el resultado del segundo componente de la ecuación, vamos a darle el beneficio de la duda y dejarlo en blanco. Pero del primer componente no tenemos ninguna. Ya conocemos el dominio de las tijeras y la cantinela del “ni quito ni pongo rey, pero ayudo a mi señor de la Troika” de las que han abusado cada vez que gobiernan.
Y luego seguir:¿A quiénes beneficia su política?.¿Qué empresas, organismos, instituciones...los impulsan y/o aplauden?.Para terminar con la esencial:¿ qué intereses de clase defienden?
Porque España no es un ente abstracto y uniforme. Somos las personas que la habitamos y nuestras visiones son divergentes y muchas veces antagónicas. Subir o bajar impuestos a los que más tienen, dedicar más o menos presupuesto a gastos sociales, defender el sector público o privatizarlo para beneficio de unos pocos son platillos paralelos en una balanza condenados a no coincidir. Por eso quienes defendemos un modelo determinado debemos oponernos a que se imponga otro enfrentado que nos lamina. Y aunque tenga un respaldo social importante, más del que nos gustaría, no es mayoritario hoy por mucho que retuerzan los números y sus pregoneros quieran vender el pescado.
En esta fase de calma chicha llamemos a las cosas por su nombre. Quien consienta por acción u omisión que el Capitalismo salvaje del PP/ Ciudadanos se salga con la suya no es víctima, es cómplice.
     Ahora no tenemos fuerza suficiente por ello es tan necesario recuperar el vigor que aportan las movilizaciones y definir en esta fase, pese a escándalo de puristas, lo importante y lo accesorio. Eso no quita la necesidad de pulir imperfecciones, corregir fallos,desterrar malos usos, acabar con prepotencias y desconfianzas o desechar poner todos los esfuerzos en las “ Instituciones”.
    Empezaba con una pregunta de difícil respuesta. Nuestra idea de país solidario, federal, honesto, republicano, laico, que mima sus servicios públicos, en el que puedan vivir y sentirse medianamente a gusto la mayoría de sus habitantes...también es España. Aunque no nos desgañitemos invocándola y la imaginemos con otros colores. Seguramente esa idea de España podría ser compartida por esa mayoría social que ve como la corrupción sigue aunque los “pactistas” le cambien el nombre e intuyen que por higiene democrática no pueden seguir mangoneando ni un día más quienes nos han llevado como sociedad al borde del precipicio. Y cuando vemos el vacío ante nuestro pies comprobamos que todos quienes nos piden un nuevo sacrificio por la patria tienen puesto el paracaídas.
    Si el país donde hoy vivimos es según ellos el Paraíso comamos pronto la manzana y entre todos inventemos otro.

6 comentarios:

Gracia Serrano dijo...

Sí Juan, como siempre más razon que un santo d esos que invocan los que no quieren soltar el mango de la sartén d ninguna de las maneras. Esperemos que entre l@s politic@s, en cuyas manos podria haber una solución a tanto sinsentido, impere algo d cordura y sean capaces d hacer una coalición d gobierno, que como diria José mota 'poder, se puede'. Si no seguiremos con la idea generalizada de que tod@s son iguales.

Anónimo dijo...

Privatizar a algunos seres humanos para beneficio privado de otros "seres humanos", o a los Derechos de los primeros (viene a ser lo mismo en términos materiales), tiene un nombre ya muy conocido pero muy poco usado hoy día; esclavitud.

Existe desde siempre en países "del tercer mundo", anteriores colonias, "protectorados" o en países determinados por elites internacionales como "productores mundiales" (China, antes también Corea y Japón), por aquello de ser los lugares escogidos para explotar masiva e indiscriminadamente a los seres humanos (dichos territorios casualmente manipulados para que tengan una altísima tasa de natalidad frente a la mortandad, o a la inversa, según caprichos de los beneficios monetarios privados y de los equilibrios de poder), en fabricas, centros, "Institutos", empresas de explotación capitalistas para enriquecimiento mercantil/comercial de los de siempre (eso que llaman "crecimiento" (pero sin calcio en los huesos) y todos los economistas actualmente no osan definir ni criticar con rigor, especialmente a la hora de explicar definiciones de dicho concepto falaz en relación al "modelo" de sociedad humana en el que se integra) en los países "desarrollados y ricos".

Existe desde siempre, pero solo la combatimos cuando llega a nuestras costas, e incluso, igual, ni eso. Está por verse. Aunque en el territorio que han llamado España la esclavitud se engarzaría en el "modelo productivo" de otra forma distinta en su concepción macroscópica pues la demografía no da para imitar a China, ni su posición geológica y territorial tampoco es la misma, ni sus funciones principales designadas en el imperio lo son, en su concepción micro (para la población mayoritaria, la España de verdad básicamente) será parecido a largo plazo.

No se puede tolerar la globalización del capitalismo, ni el colonialismo que se está llevando a cabo en los imperios que, acertada o no acertadamente sea por valores justos o no, pero según sus culturas y países están siendo invadidos y transformados al capitalismo de los de siempre.

La única globalización que debería llevarse a cabo es la de un comunismo que pusiera a las masas en contacto coherente y plenamente dialogante para que conformaran aquello que quisieran, si quisiesen. Pero incluso esa posibilidad es negada a la servil población.

Paco Muñoz dijo...

Así sea Juan. Es repetir lo que sabemos muchos de primera hora y otros no quieren saber.Un abrazo.

Anónimo dijo...

... Y para poner un poco de sentido en todo este despropósito que estamos viviendo... ¿compartimos también las reflexiones de Álvaro García Linera? Están llenas de potencia y lucidez.
Premio "Rodolfo Walsh" a Álvaro García Linera, Universidad Nacional de La Plata - Argentina
24 agosto de 2016
https://www.youtube.com/watch?v=oBDpuHIKTD4

Maite dijo...

Hay que trabajar, y mucho, para que en el caso de unas terceras la gente se anime y no vayan a votar los de siempre, la derecha. Porque estos van a piñón todos. Tenemos que seguir siendo atractivos e ilusionantes, que no ilusos ni ilusioneros. Ya nos queda algo para que esta vez la derecha no salga por goleada. Venga, a trabajar para volver a la gente a la movilización y a la protesta. A la concienciación. A que sepan que si no se mueven, los más oscuros augurios se darán. Ya nos queda algo. Salud y República!!

Antonio Pintor dijo...

Atinada y oportuna reflexión. Sabias palabras en una era de estupidez. Mis felicitaciones Juan.