viernes, 20 de enero de 2017

Otras visiones, otras lecturas: La planificada muerte política de Pedro Sánchez


Vincenzo Camuccini: Muerte de César
 Fuente: Cuarto Poder
Manolo Monereo
Diputado Unidos Podemos Córdoba
 FCSM                                                                                                    

                                                              A la memoria de Manolo Ramiro

     Terminará siendo una figura trágica. Lo intentó y no pudo. Ahora quieren asegurarle una muerte política indigna. Lo de Patxi López ha sido todo menos inesperado; a algunos nos sorprendió que no lo hiciera antes, hasta Luena –tú, Cesar, tú– parece que cambió de bando. Amistad y política nunca fueron cosas fáciles. Si las personas hacen la historia en condiciones dadas, hay siempre un margen para la autonomía y para la voluntad. Si todo estuviera determinado, la traición no tendría cabida.
     He escrito mucho sobre Pedro Sánchez y siempre me ha asombrado su capacidad para arriesgarse por y para el PSOE; su inaudito esfuerzo por impedir la decadencia de un partido que ha sido, en lo fundamental, el partido del régimen. Ahora que en Podemos se abre un debate bastante viejo y simple sobre el PSOE y su futuro, convendría no olvidar el pasado reciente. La tarea de Pedro Sánchez fue muy clara desde el principio: frenar la caída del PSOE e impedir en la izquierda la hegemonía de Podemos. Nunca, nunca dejó de tener esta idea en el centro de su táctica política. Quería ser un nuevo Felipe González, reconstruir un proyecto autónomo capaz de ser alternativa a la derecha realmente existente y –es lo fundamental– impedir que a su izquierda surgiera una fuerza que lo obligase a negociar y, por lo tanto, compartir escaño y programa. Hay que insistir, el bipartidismo ha sido y es un modo de organizar el poder para que los que mandan y no se presentan a las elecciones, nunca puedan ser cuestionados. La clave está en la izquierda, no en la derecha, en un sentido muy preciso: la derecha va siempre unida y la izquierda debe unificarse en torno al Partido Socialista.

    Pedro Sánchez ha seguido siempre este guión. Por eso rechazó el gobierno de coalición y se polarizó fuertemente con la derecha política. ¿Cuál era la debilidad de su proyecto? Que necesitaba el apoyo de los poderes fácticos, específicamente, económico-financieros y mediáticos. Negoció con ellos y no logró convencerlos. Pedro Sánchez insistía una y otra vez: el problema era la crisis del régimen y detrás de esa crisis están Podemos y Unidos Podemos. Él era el único capaz de vencerlo, pero para ello necesitaba autonomía y polarizarse fuertemente con la derecha. Él y su comité federal lo tuvieron claro después del 20D: no gobernar con Podemos desde una estrategia de erosión electoral, división interna y de cuestionamiento de su secretario general. No era una cuestión personal, ni siquiera partidista: salvar al régimen y situar en su eje de recomposición al PSOE.
    Nunca se intentó un acuerdo en serio con Podemos: o aceptaban abstenerse ante un gobierno PSOE/Ciudadanos o elecciones generales, culpabilizando de las mismas a la formación morada. Ahí comienza una división en Podemos que llega hasta hoy. Una parte intentó hasta el último minuto facilitar el gobierno PSOE/Ciudadanos; otra, se opuso claramente a esta posición, ganando un referéndum entre las personas inscritas. Este es el origen del supuesto autoritarismo y de las prácticas plebiscitarias –¿populistas?– de Pablo Iglesias.  ¿Qué hubiera pasado si Podemos hubiese facilitado un gobierno Ciudadanos/PSOE? Que se hubiese aceptado su programa de modernización capitalista del país, negociando sus flecos, dejando de ser oposición alternativa. Se trataba de legitimar una nueva restauración, y poner fin al impulso de cambio y renovación que significaron el 15M y Podemos. No era un problema de habilidad política, el PSOE nunca renunció a ser el partido del régimen. Cuando digo nunca, es nunca. Esta fue la gran debilidad de Pedro Sánchez, desde el comienzo dependía de los poderes fácticos y éstos terminaron por rechazarlo.
    Los que mandan pusieron fin a cualquier veleidad de autonomía e intervinieron al PSOE hasta conseguir la dimisión de su secretario general. Los politicistas, los que creen en los juegos de palacio, nunca entenderán el funcionamiento del poder en una sociedad capitalista desarrollada. Manda siempre un bloque político-económico y la autonomía es siempre relativa. Cuando hay una crisis de régimen, esa autonomía se reduce mucho y las fuerzas del mismo tienden a la homogeneidad y al acuerdo. Tan viejo como el mundo que conocemos. Lo que vino después fue muy claro y seria bueno tenerlo en cuenta para el futuro: los poderosos no perdonan y no aceptan indisciplinas. Las elecciones del 26J evidenciaron una cosa: el eje de la recomposición del régimen ahora sería el PP y Mariano Rajoy.
     ¿Cuál es la fase? Esta estará marcada por la lucha –muchas veces cruenta– entre restauración y ruptura. La hipótesis populista terminó el 20D, es decir, la estrategia de asalto y enfrentamiento frontal. La “máquina de guerra electoral” dio de sí todo lo posible y hasta más. Un asunto a no olvidar: en el sur de la Unión Europea, en un país como España, crece y se desarrolla una fuerza de impugnación al neoliberalismo y a sus políticas, de raíz plebeya, democrática y justiciera. Cinco millones de votos, 71 diputadas y diputados y 21 senadores y senadoras. Estamos perdiendo hasta la autoestima. Unidos Podemos sigue siendo una fuerza real con capacidad de veto y bloqueo, esperanza concreta de miles de personas y forma de acción colectiva de una parte significativa de las clases subalternas.
Guerra de posiciones para gobernar y disputarle la hegemonía a las clases dirigentes. Primero, ser parte del conflicto y, desde ahí, construir fuerza política de abajo a arriba con capacidad de organizar poderes sociales; en segundo lugar, combinar democratización de las instituciones –de todas las instituciones– con una nueva relación entre la política y la ciudadanía; en tercer lugar, solvencia, un proyecto de mayorías que las organice, que construya un imaginario alternativo y que argumente válidamente que el país puede cambiar si queremos que cambie. Un programa realista, radical y transformador, entendible por nuestras gentes, técnicamente viable y políticamente posible. La clave: unir cuestión social con cuestión nacional desde una aspiración común por el control democrático de nuestras vidas, por nuestro derecho a decidir, es decir, por la soberanía popular y por la democracia como autogobierno de la ciudadanía.