martes, 2 de mayo de 2017

España: El Circo de la Impunidad

 
Fuente: Queda la palabra


José Aguza Rincón 
 Colectivo Prometeo 
FCSM
   El efecto del perfume francés Macron empieza a seducir a algunos políticos españoles o al menos eso parece desprenderse ante las declaraciones de alguno y de los propios medios de comunicación.
A raíz de la dimisión, (y van tres, ¿será la vencida?) de Esperanza Aguirre, una experimentada política de supuesta ingenuidad y tremendamente lista, hay quien cree que puede tener consecuencias importantes no solamente para la Comunidad madrileña sino para el propio Gobierno de Mariano Rajoy.
   Tras el aluvión de detenciones de corruptos, príncipes del ojo clínico de la expresidenta de la Comunidad de Madrid, la señora Aguirre, comienzan a oírse en la lejanía el rumor de tambores electorales.
    Ciudadanos tiene claro que llegado el momento, puede retirar su apoyo al PP, lo que supondría una nueva crisis de Gobierno y obligaría a la convocatoria de nuevas elecciones y como decía al principio, los recientes resultados en Francia insuflan ilusión a los seguidores de Albert Rivera.
Es una vergüenza, ante la que ni ciudadanos ni judicatura actúa como sería de esperar en una sociedad responsable, sacudida durante décadas por la corrupción más brutal, que parece una broma en comparación con la del gangsterismo mafioso.
   La calle duda de ver cumplidas sentencias ejemplarizantes, como las que en otros tiempos se impusieran en casos de terrorismo, sueñan ilusoriamente el embargo de los bienes conseguidos ilícitamente y sanciones firmes por dichos actos.
   El pasado 24, lunes, Esperanza Aguirre presentaba por tercera vez su dimisión en sus aproximadamente 35 años de carrera política, cuando empezara como concejala por Alianza Popular allá por 1983, el partido que fundara Manuel Fraga en octubre de 1976, y pasándose al Partido Popular tras su refundación en enero de 1989.

La primera dimisión, había sido por motivos personales de salud; la segunda el 14 de febrero de 2016 (un aciago Día de Enamorados para el PP madrileño) cuando abandonó la Presidencia del Partido Popular a causa de las investigaciones judiciales por supuesta financiación ilegal del partido, dentro de lo que se llamó Trama Púnica y como siempre desmarcándose astutamente de responsabilidades ilegales o ilícitas, que se negaba a reconocer (“Financiación ilegal del PP en Madrid, que a mí me conste, no ha habido nunca. La corrupción nos está matando a todos”). Ella nunca se entera de nada e ingenuamente siempre ha sido engañada por sus discípulos… que como decía al principio, menudo ojo clínico tiene para rodearse de esta calaña.
Cuando el pasado lunes presentaba nuevamente su dimisión tras el mazazo judicial sufrido, insistía en su desconocimiento de los delitos que se imputaban a su delfín tras la detención por la Guardia Civil durante la Operación Lezo, argumentando “Me siento engañada y traicionada por Ignacio González. No vigilé lo que debía”. Pero estas disculpas no son algo nuevo, idénticas excusas y palabras daba pidiendo perdón a los madrileños en el pasado, tras la detención del exconsejero Francisco Granados en el marco como decía de la Operación Púnica.
Si echamos la vista atrás y hacemos uso de hemeroteca, recordaremos que de la lista de 120 candidatos presentados por el PP a la Asamblea de Madrid en 2007, consiguieron 67 escaños, de los que al menos 17 estuvieron implicados en alguna diligencia y 9 por ahora, que se sepa, han sido imputados-investigados por alguna causa (entre ellos los tres primeros, incluida su cabeza de lista: Dª Esperanza, seguida de Jaime Ignacio González y Francisco José Granados), lo que supone que el 14% de los integrantes en ella han tenido algún problema con la justicia en su vida pública y política, por distintos motivos como corrupción, delitos comunes y otras causas o demandas.
Esperanza Aguirre ha sido, al menos hasta ahora, una superviviente a todas las crisis políticas de su partido.
Haciendo un guiño a las palabras de Cristina Cifuentes sobre las rubias, Esperanza, que en realidad no lo es, sino pelirroja, es una persona muy inteligente, dura y persistente que ha sabido capear el temporal en la mayoría de las situaciones, pasando por multitud de cargos de gran importancia como Ministra de Educación y Cultura con José Mª. Aznar de 1996 a 1999, primera mujer presidenta del Senado de 1999 a 2002, presidenta de la Comunidad de Madrid de 2003 a 2012, presidenta del PP al derrotar a Alberto Ruiz Gallardón de 2004 a 2016, etc. Ha sido la responsable de la privatización de servicios públicos en Madrid, bajada de impuestos, ampliación del número de hospitales y conciertos de la Sanidad Pública madrileña o la puesta en marcha del bilingüismo en los colegios, lo que le valió el nombramiento por el Reino Unido de “Dama Comendadora del Imperio Británico” (¡la Thatcher española!)
Pero cuando hablamos de corrupción en España, no podemos circunscribirnos exclusivamente al PP y sus salvaguardas, en España salvo honrosas excepciones, el que no roba o delinque es porque es “un bicho raro, por no decir otra cosa”. Se podrían contar las pocas organizaciones o grupos políticos que están libres de sospecha, encabezando la lista el PP, seguido del PSOE: por citar algunos casos en Andalucía para empezar, por ejemplo, con la Iglesia hemos topado. Aquí no se libran ni los discípulos de Cristo: el señor obispo emérito de Cádiz, Antonio Ceballos Atienza está investigado por la jueza Núñez Bolaños en los casos ERE por una subvención irregular. Pero siguiendo con Andalucía, gobernada por doña Susana Díaz del Partido Socialista, hay que decir que ostenta el lamentable honor de encabezar el record de tramas políticas con un amplio arco de grupos políticos desde el PSOE, al GIL, Unión Cordobesa o IU, con casos como Arcos, Astapa, Atarfe, Atlético, Camisetas, ERE, Dolores Reyes, Guerra, Gustavo Cuellar Cruz, Invercaria, Luciano Alonso, Malaya, Manuel García Moreno, Matsa, Mercasevilla o Paraíso, por citar algunos de los que han concluido o están aún en proceso de investigación.
Esta es una situación común a todas las Comunidades y grupos políticos o religiosos y entre las que recordaremos Cataluña con Convergencia Democrática, Partido Socialista de Cataluña, Convergencia i Unió, Esquerra Republicana, Unió Democrática o Iniciativa per Cataluña Verds. En Baleares, territorio de Jaume Matas, no podía faltar el PP, Unió Mallorquina o el PSOE. Canarias también tiene sus lacras con Coalición Canaria y PP. El feudo madrileño cuenta con la larga lista de investigaciones fundamentalmente al PP, así como en la Comunidad Valenciana que también aparece el PP y algunas otras causas al PSOE del País Valenciano, Comprimís e IU. Galicia también tiene numerosos procesos en los tribunales a grupos como PP, PSOE de Galicia o Bloque Nacionalista Galego.
En el País Vasco, que yo tenga constancia, sólo Partido Nacionalista Vasco y PSOE tienen abierto algún pleito y las Comunidades con menor incidencia delictiva política son Asturias, donde sólo el PSOE ha tenido problemas con la justicia, al igual que ocurre en Navarra con el Partido Nacionalista de Navarra o la Región de Murcia con el PP.
Los casos investigados por el Consejo General del Poder Judicial, relacionados con la corrupción política se acercan a los dos millares en España, sin embargo son escasísimos los condenados que se encuentran en prisión por este motivo.
Como decía no hay rincón del Estado, donde no salpique la corrupción y lo más triste de la situación es que la mayoría de estos condenados, no están en prisión, paseándose tranquilamente por lugares de recreo ni se les embargó sus bienes ilícitos, como ocurre con cualquier indefenso ciudadano, ya sea porque simplemente fueron inhabilitados o pagaron una insignificante multa para su patrimonio.

-

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esperanza "Maveric" Aguirre by Panama Jacks

Anónimo dijo...

Poz anda que no zoiz tontoz zi oz creeiz u oz quereiz creer que la colupcio ce va a terminal mientraz haya capitalizmo, jozu!

Patxi Calvo dijo...

Estás dejando de lado que no es sólo corrupción sino una banda criminal creada para corromper y corromper se.
Por mucho menos en Euskadi ilegalizaron partidos.
En resumen, que la corrupción es sistemica y estructural, y si a eso añadimos que el 95% de los más media son de ellos, solo nos queda leer prensa extranjera, y, una vez leída, como buenos demócratas, a tratar porque estamos en "un estado de derecho", por supuesto de ellos.
Solución? echarse al monte, total es lo que va a suceder en pocos años.
Con personajes como Diaz, Sánchez, gestoras y navajazos, sino espabilados podemos darnos por jodidos