martes, 25 de enero de 2022

El Legado



Pepe Aguza.
Colectivo Prometeo.


Goya: El sueño de la Razón produce monstruos

    El que fuera referente de la izquierda de este país, se sentiría profundamente indignado al comprobar que el ser humano no aprende y “seguimos discutiendo del sexo de los ángeles” y chorradas, alimentados por nefastos tertulianos de televisión y periódicos, totalmente posicionados con la derecha, la burguesía y la Iglesia, mientras otros siguen escalando en el terreno político, ideológico o económico.
     La amenaza de cambio político, en estos momentos, está presente a tenor de los resultados electorales en algunas Comunidades Autónomas. El fracaso socialista de Madrid (“la capital de la libertad ayusiana”), el futuro y seguro triunfo arrollador de la derecha en Castilla y León, o en Andalucía, si el PP de Juanma Moreno adelanta elecciones, harían muy difícil el mantenimiento del poder de PSOE-Unidas Podemos, en el gobierno de la nación.
      La vieja guardia franquista nunca desapareció, permaneciendo siempre al acecho y vuelve a resurgir de la mano de políticos, banqueros y jueces, acosando a la sociedad como a un rebaño de ovejas, incapaz de reaccionar y sublevarse ante sus atrocidades para acabar con la miseria, la represión, el paro, la emigración y la economía sumergida.

     Los titubeos y guiños socialistas, entorpeciendo, cuando no impidiendo las propuestas auténticamente sociales y de izquierdas de Unidas Podemos, hacen que la sociedad alienada por los medios de comunicación, no valoren los tímidos avances que consiguen lograr.
     Los barones socialistas y Pedro Sánchez utilizan a sus socios de Gobierno para sus intereses de permanencia gubernamental, pero por otra parte reprimen cualquier avance de confianza y popularidad (salvo que sea negativa como a Alberto Garzón, Yolanda Díaz, etc.) que puede significar una amenaza a su poder hegemónico.
     La utopía de Julio Anguita, fue la unidad de la izquierda (primero Convocatoria por Andalucía y más tarde Izquierda Unida) donde aglutinaba diferentes organizaciones y colectivos (Partido Comunista, Juventudes Comunistas, la CUT, PASOC, Federación Progresista, Los Verdes, Octubre Socialista, etc.), aunque desgraciadamente los protagonismos personales y la ambición, siempre hicieron y al parecer siguen haciendo fracasar el proyecto. Aquel proyecto de “juntos podemos” para dar una alternativa al bipartidismo y a las políticas neoliberales de populares y socialistas, no termina de germinar, a pesar de sus avances y retrocesos.
     Julio siempre aspiró a hacer de Izquierda Unida una alternativa de gobierno transformadora. Una alternativa que fijara medidas concretas para el progreso y el avance social de los trabajadores, del mantenimiento del tejido industrial que frenara el delirio privatizador de la riqueza nacional (ENDESA, Astilleros, ENSIDESA, SEAT, etc) y del fortalecimiento y mejora de los servicios públicos.
    Todo lo que no sea un proyecto programático inicial que aglutine ideologías y personas, no irá a buen puerto si anteponemos nombres, intereses y candidaturas por delante. El debate interno y crítica debe ser normal con fines constructivos, aportando ideas y propuestas, pero nunca con el objetivo de entorpecer, segregar o destruir, que jamás nos llevará a esa alternativa unitaria a la que nuestro líder aspiraba.
     Mientras la izquierda siga segregándose en disputas internas, en pequeños grupos e individuos, seguiremos haciéndole el trabajo a una derecha que continuará frotándose las manos y avanzando entre una población ingenua, marginada, ignorante y explotada.
    Las críticas, vetos y desencuentros que en los últimos tiempos se vienen produciendo en todo el Estado y especialmente en Andalucía, llevarán a que el Partido Popular siga gobernando tanto esta Comunidad como en otros territorios del país.
    De poco valdrá el trabajo y esfuerzo de nuestros parlamentarios y ministros en el Gobierno, si lejos de apoyarles (y orientarle desde las bases y los problemas del pueblo llano) les criticamos, favoreciendo la falta de respaldo socialista y las difamaciones de la extrema derecha.
    Es hora de renunciar a intereses privados en favor de proyectos colectivos. No es una cuestión de nostálgicos ni utópicos, sino de realistas que aspiran a una sociedad más justa, solidaria y pacífica.
  El mejor regalo a la sociedad y a la memoria de nuestro eterno camarada, sería el cumplimiento de su legado.



12 comentarios:

joaquín Luque i Tenllado dijo...

El mito Julio Anguita es perfectamente desmontable. Existen dos Anguitas: el personal, con una ética vivencial irreprochable y aplaudible; y el político, con una ideología históricamente fracasada. Para su discipulado, evidentemente, su legado es verdad sagrada.

La utopía unitaria perseguida por el político cordobés consistió en unificar a la ultraizquierda pensando en orillar a la socialdemocracia. Su proyecto fue un fracaso. Y el sucesor del califa rojo -Iglesias- duplicó el fracaso. Y la nueva "Pasionaria", señora Díaz, difícil lo tiene...

Y es que el capitalismo democrático ha sido el verdadero revolucionario: nunca los trabajadores han vivido mejor que ahora. Si acaso, el único cambio que el trabajador anhela... es el del nuevo automóvil.

En democracia, en última instancia, es la gente la que decide con su voto. Si gana la derecha, por algo será. Con independencia de los mass media y la "alienación", habrá que suponer que el electorado evalúa las cosas, y se merece un mínimo de respeto en sus elecciones. ¿O el el electorado solo acierta cuando vota a la izquierda?... Un poquito de por favor...

El modelo soñado por Anguita fue bien conocido: construir una sociedad hiperestatalizada tipo Cuba, Corea del Norte, Nicaragua y cía... En su última época -tal vez desengañado del apotegma marxista, aunque sin reconocerlo explícitamente-, Anguita se aferró a la Declaración de derechos humanos como biblia política. Su alicorta visión le impidió ver que dichos derechos donde mejor se imprimieron fueron en las sociedades liberales occidentales, aun con deficiencias y sus necesarias reformas.

El legado social de Julio Anguita, en definitiva, lo materializó la economía liberal democrática occidental. Él puede descansar en paz: la clase obrera jamás ha vivido mejor en la historia que actualmente.

Pepe Aguza dijo...

TEXTO DE RESPUESTA AL SR. JOAQUIN LUQUE i TENLLADO
Sr. Luque: Durante unos días he estado tentado a no responder a sus inexactas opiniones, a todas luces lamentables, inadecuadas y fuera de lugar.
A lo largo del tiempo, he visto sus comentarios en nuestros artículos del blog del Colectivo Prometeo, que en el pasado a veces, eran coherentes, sociales y acertados, pero desconozco los motivos por los que en los últimos tiempos han girado al desconocimiento, el desprecio y la ideología ultraconservadora, próxima a VOX (tal vez porque haya decido comulgar con sus aberrantes doctrinas).
Anguita no era ningún mito, solo era un hombre honrado, coherente y honesto con sus pensamientos. Un líder visionario luchador por la igualdad, la justicia y la solidaridad entre las personas.
El fracaso real es el del capitalismo salvaje de esa socialdemocracia, que Vd. tanto ama y defiende. No sé en que clase obrera vive Vd. que tan bien les va, con trabajos precarios y salarios de miseria que no les permiten ni siquiera emanciparse del hogar familiar. * (el 26´4% de la población española está en riesgo de pobreza. La pobreza severa afecta en España a 3´3 millones de personas, ¿eso le parece que sea beneficioso y maravilloso para la clase obrera?)
El reconocimiento de su pensamiento, aunque no lo compartieran, era respetado incluso por sus opositores políticos… y gracias a algunos de esos discípulos que Vd. llama sucesores (califas junior, o nuevas Pasionarias), con grandes esfuerzos hacen avanzar a la sociedad débil y lentamente.
El capitalismo democrático, que tanto admira, es posible que le permita una profesión y un buen puesto de trabajo, aunque la realidad es que lo único que garantiza es violencia, esclavitud, guerras, paro, miseria y pobreza.
¿Cuáles son esos trabajadores que tan bien viven?. ¿Acaso Vd. se encuentra entre esa minoría que disfruta de un excelente y bien remunerado trabajo y una profesión de élite?
Dudo mucho que ese bienestar que Vd. defiende, permita disponer de trabajos dignos y salarios razonables, de viviendas dignas sin desahucios, Educación y Sanidad Pública de calidad, etc. ¿Porqué los trabajadores han de recurrir a huelgas, por otra parte duramente reprimidas por la policía como en los viejos tiempos de la Dictadura?
Celebraría que Vd. tal vez pueda disfrutar de un empleo gratificante y bien retribuido, que le permita vivir dignamente, viajar y gozar de una buena vivienda… pero creo que Vd. vive en los Mundos de Yupi o la doctrina fascista de VOX ha dañado su inteligencia.
Le adelanto que no volveré a entrar en sus demagogias.

joaquín Luque i Tenllado dijo...

COPNTRARRÉPLICA AL SEÑOR AGUZA:

De Julio Anguita tengo una buena opinión: quizás sea el mejor orador parlamentario, por su barroca brillantez y limpieza verbal, que haya existido en el Parlamento, junto a Herrero de Miñón y Óscar Alzaga por parte de la derecha. Y fue una persona honesta en su devenir personal. Cosa distinta son sus posiciones políticas, empíricamente periclitadas. El marxismo anguitiano fue una sonora falsedad. (Recuerdo un debate en el Parlamento andaluz donde Pepote Borbolla lo desarticuló comparando a Anguita con un tambor: suena mucho, pero está vacío por dentro). Un ejemplo de su ejecutoria política, por qué cree usted que le abandonaron Trigo y Aguilar: porque el dogmatismo anguitiano se constituyó en una secta donde sus fieles le siguieron como si fuese el profeta de la verdad revelada. En la sociología weberiana denominamos como "carismática" a dicha praxis, por oposición a una racionalidad discursiva analítica. Pues, yo lo respeto, para usted y este colectivo Anguita es como para un cristiano Jesús: la palabra, la verdad y la vida. Pero le ruego que no desconsidere a quienes disentimos del anguitismo nominándonos de fascistas pro VOX. Personalmwente, ni he votado ni votaré jamás a los neofranquistas de esta organización. Otra cosa es que algunos de los planteamientos de este partido, hermenéuticamente depurados, sean elementos para ser reflexionados.

A usted, señor Aguza, le faltan lecturas más allá de las clásicas del progre de izquierda que se enchula pensando en una hipotética superioridad moral sobre todos los demás. Los marxistas, comunistas y podemitas váis por la vida distribuyendo carnés de ética - buenos y malos- a quienes no piensan como vosotros. Os falta un pelín de humildad moral e intelectual.

Hay que estar dopados de dogmatismo para no ser capaz de ver que en nuestras democracias liberales occidentales, con sus imperfecciones y lógicas debilidades, es donde mejor vive el género humano. Que no es el reino de la perfección, claro. Donde la economía de mercado, la democracia parlamentaria y el estado de derecho ha confluido es la esfera donde el sufrimiento humano más ha disminuido. Justamente, en los países socialistas de planificación central es donde la miseria se ha colectivizado, donde la "igualdad" se ha realizado: pobreza, cartilla de racionamiento, "carnés de la patria" tipo Venezuela, represión masiva, sistema de monopartidos, estigmatización de toda disidencia... Julio Anguita abrazando a Fidel Castro es un sema del falaz pensamiento ideológico de nuestro califa rojo...

Los juicios apriorísticos, señor Aguza, son peligrosos. Yo no soy un burgués bien asentado. Soy un celador de un hospital del sur. Mi salario neto es, exactamente, de 1.209'24 euros mensuales. Y si usted lo precisa, le ofrezco todas mis cuentas para que usted compruebe que no soy un potentado que habla para defender sus cómodas granjerías. Y, sí, defiendo el capitalismo democrático com el sistema menos malo de todos los habidos en la historia de la humanidad. Curchill decía, con razón, que las democracias liberales eran en los peores sistemas existentes, claro es, si excluimos a todos los demás...

(Espero que esta réplica se publique. Y no deseo entrar en polémicas ni con usted ni con nadie. Pero lo desiderativo jamás descabalgará a la argumentación, señor Aguza.)





Anónimo dijo...

Joaquin Luque I tenllado dice:
"Y es que el capitalismo democrático ha sido el verdadero revolucionario: nunca los trabajadores han vivido mejor que ahora. Si acaso, el único cambio que el trabajador anhela... es el del nuevo automóvil."

No pretendo alargarme en rebatir lo falaz, absurdo y ridiculo de toda la mitologia capitalista que trata energica y reiteradamente de anular y obviar el inquebrantable muro de la verdad que tanto odian y temen a iguales partes sobre la lucha de clases, la enajenacion del valor del capital y las inherentes y tan necesarias violentcias extremas y crueles, denegadoras de justicia, verdad, libertad u honestidad entre otras muchas, pero repetir como loro verborreico y patetico mentiras y falsedades hurdidas entre las faldas y anos de amos dominantes fetidas de heces que aparentan perfumes de igual elitismo es bastante cansino.

El desarrollo humano que Ud. achaca falaz e infantilmente al Capitaismo, cual mito deidico carente de personalismo (otra falacia más) no es debido EN NINGUN AASPECTO al propio capitalismo sino al empecinamiento de algunos seres humanos por buscar, encontrar, investigar, comprender y aplicar la verdad de las cosas, algo que se le suele denominar con un nombre tan vulgar para alguien de su distinguida categoria social como "conocimiento". El conocimiento no es algo que se deba ni que se dé gracias a la imposicion del sistema de dominacion del Capital(ista) sino a pesar de él.
De igual forma, el capitalista IMPIDE A TODA COSTA cualquier progreso hacia la mejora y la bondad humana, y por contra, con una simple falacia de primer curso de Infantil, ni siquiera de primero de primaria, Ud. se cree sabedor de algo cuando el unico tambor vacio que cuelga cual pingajo infecto no es ni Anguita ni mucho menos otros todavia mucho más revolucionarios y consecuentes con la Revolucion Humana, de la que Ud., visto está, no merece formar parte, por ser hueste de los Ejes del Mal.

Por ultimo selarle, la estupidez y contradiccion por Ud. definida como capitalismo democratico. Escribir luminosidad del oscurantismo le hubiera resultado en un recurso literario más utilizable para la manipulacion.

No obstante sigue sin colarla, compañero podrido.

Anónimo dijo...

Este tipo de personas vendidas a la derecha, carentes de ética social, que van de listillos por la vida, no merecen la pena el molestarse en contestarles.
El desprecio es la mejor moneda con que pagar a este tipo de ultraderechistas de toda la vida.

Anónimo dijo...

Este señor Luque se ha pasado cien pueblos en su pretendida crítica a Julio Anguita.Debería enjuagarse la boca con lejía antes de atreverse a hablar de unos de las más grandes políticos de este siglo.
Este señor huele a extrema derecha derechona por los cuatro costados. Personas de este pelaje intolerante no deberían estar en grupos progresistas de lucha laica como la Andalucia Laica. Esto deberian hacerselo pensar.
La perorata de este señor ha sido vergonzosa e injusta para con Julio.

Anónimo dijo...

Este tipo es reconocido en ciertos ambientes por ser un ultra reaccionario. Se aprovecha de la generosidad del Prometeo para publicar sus villanias e infamias contra la izquierda y contra nuestro compañero Anguita. Ser tolerantes con estos tipos es peligroso. Este hombre adora a Franco y Pinochet. Y es claramente un racista desvergonzado. Por favor que no ensucie con sus calumnias estas paginas.

Anónimo dijo...

El tal Joaquin Luque es un bocazas que no sabe de que habla. La trayectoria del sujeto es conocida por estos lares. Viene de Fuerza Nueva y del PP. Que se puede esperar de esta gente. Se metio en Córdoba Laica y Andalucia Laica para hacerse notar, pero es un carca de tomo y lomo. Se fue porque supimos de su mala fe. Es una mala persona. Y sus escritos envilecen a cualquier demócrata decente. Nunca mas franquistas como este individuo en ningún grupo progresista.

Anónimo dijo...

La actitud del comentarista Joaquin Luque en este Colectivo ha sido miserable y ha denotado fascismo moral a tutiplen.De el sabemos que es un votante de Vox y derechista radicalizado. Ha faltado el respeto a Anguita y eso ha sido demasiado. El no le llega a la suela del zapato bajo ningun aspecto a un lider etico como fue Anguita. El caballero se las da de culto y no tiene ni idea de lo que habla. Fue un error admitirle en Andalucia Laica, y cuando ya se le conoció su falsedad, ya esta afuera por fin.Este enterado pertenece a circulos eclesiales ultraconservadores y se le ha visto en circulos judios. Es conocido por su homofobia, antifeminismo, antiextranjeros y defensa de los patronos a ultranza. Ojalá su pluma profascista nunca mas ofenda a este Colectivo. Ya ha sido calado y ya no engaña a nadie.

Anónimo dijo...

Como lectores de esta web democrática esperamos no ver plasmados más textos bajunos de este personaje Luque y Tenllado. Cuánta intolerancia, rabia y derechismo rebosa este hombre.
Estuvo engañando a la buena gente de Andalucía Laica, cuando él es un conservador vinculado a cuerpos religiosos ultramontanos. Estuvo tomando notas, no hacía otra cosa en la reuniones. Solo quejarse y no dar ni golpe en la Asociación. Fue un elemento improductivo que nada aportaba. Siempre buscaba polémica y era destructivo. Menos mal que se marchó y desinfectó la Asociación.
Personajes funestos e hipócritas como este individuo sobran. Esperemos no ver ni una sola línea suya en este portal democrático. Los ultras que escriban en sus páginas.

Anónimo dijo...

El difamador de Anguita, señor Luque, siendo miembro de Córdoba Laica, ya mostraba su patita derechista y su mal estilo personal.
Generaba odio y mal compañerismo. Fue un narcisista que solo le gustaba hacerse el interesante y que, en realidad, nada aportó al laicismo.
Noa dimos cuenta de su talante franquista pronto. Si no se va, le expulsaríamos sin remedio. Y se fue por lo farsante que era.
Y, como venganza, se dedicó, abusando de la libertad de expresión del C. Prometeo, a injuriar a todos y hasta a Julio Anguita.
Personas como Luque son indeseables en marcos democráticos como este.

Anónimo dijo...

Este individuo manchó con su presencia una institución decente como es Andalucía Laica/Córdoba Laica. Fue un fascista infiltrado entre nosotros. Era un ser extraño. Jamás se confió en él. Desde el Rey Heredia,donde fue conocido, se nos advirtió de la tufa franquista de este sujeto. En Valdeolleros, su barrio, es reconocido como un ultra de VOX.Nos engañó a todos. Pero fue descubierto y se marcho pronto. Hemos sentido vergüenza por haber tenido como socio a semejante persona. Nunca más ocurrirá algo parecido. Señor Luque,usted con los suyos, los franquistas.