lunes, 15 de junio de 2015

Los “ falsos amigos”

Investidura Ada Colau. Fuente:eldiario.es

Juan Rivera
Colectivo Prometeo/ FCSM
     Si en el aprendizaje de otro idioma llamamos “ falsos amigos” a las palabras que, escritas o pronunciadas, se parecen a las nuestras pero significan otra cosa distinta, en Política podríamos aplicar el término a las personas y organizaciones que utilizan un lenguaje parecido al nuestro durante la campaña electoral y las semanas previas a investiduras o formación de gobierno para una vez pasado el trance arrinconarlo durante cuatro años en el desván de las promesas incumplidas.
En los últimos días en Córdoba y pese al calor han surgido como champiñones filólogos que siguen esta escuela. Han eclosionado con su virulenta reacción ante la decisión tomada ( Asamblea sopesando pros y contras, por ello se dio una votación final tan ajustada, en debate libre y respetuoso) por Ganemos Córdoba.
    De repente, voceros contrarios al proceso seguido por Ganemos desde que decidió constituirse en agrupación de electores o militantes de organizaciones que no aguantan el mínimo análisis crítico a sus propias actuaciones políticas, se han considerado con total derecho a inmiscuirse en el debate. Nadie les ha negado la opinión. Algo muy distinto es tener la obligación de hacerles caso.
Si la decisión de no entrar en el gobierno municipal tomada por la Asamblea fue un error mayúsculo se verá pronto . Si es así mejor para los acertantes de la quiniela. Podrán sacar pecho en unos meses y gritar : “¡ lo dijimos!” mientras copan el hueco dejado por nuestra torpeza colectiva.

      Resulta llamativa la cantidad de bilis e inquina vertida en ciertas opiniones ( llegando al paroxismo en los comentarios de los “ trolls” de las redes) máxime cuando l@s criticad@s han guardado un escrupuloso silencio ante las posturas ajenas.
      Por eso conviene recordar las “ consecuencias negativas” que el acuerdo ha tenido hasta ahora. La primera es que el sábado el PSOE llegó a la Alcaldía ( ni en sus mejores sueños se imaginaba en ese escenario) gracias a los votos de los cuatro concejales de Ganemos, cumpliendo así la promesa de que el PP no seguiría destrozando Córdoba desde el Ayuntamiento. La segunda es que en ningún momento la Agrupación de electores ha cuestionado la legitimidad o el derecho a gobernar juntos de PSOE-IU.
     La tercera proclamar que si la voluntad iba más allá de la pose y de verdad se creía en las medidas que se firmaron como hoja de ruta no hay problema.
     Además de la gestión municipal burocrática, el “ sello de cambio” depende de que se quieran hacer realidad o no la lucha antidesahucios, la defensa de las empresas municipales, la devolución del Rey Heredia a los vecinos, retirada de las denuncias a l@s activistas incluida, hasta completar las 17 o 50 medidas consensuadas. Si éstas se ponen sobre la mesa tienen garantizado el apoyo de Ganemos. Al igual que lo dará a todas las iniciativas que impliquen recuperar derechos ciudadanos, evitar perder los adquiridos, transparencia, control escrupuloso del gasto público, combate contra cualquier atisbo de corrupción...Los votos redundarían en la “estabilidad demandada”.
Ha sido también chocante escuchar a oráculos con el carnet humeante del PSOE en los bolsillos hablar de responsabilidad como si contemplaran el paisaje desde la asepsia y la neutralidad y no desde el prisma de sus intereses. O a quienes estrenan, cual Leticia Sabater, militancia recuperada tras haber ido “ a por tabaco ” en los años duros y tardado en volver decenios, hablar de “cobardía”.
Lo dicho, si Ganemos se ha equivocado lo pagará. Otros lo hicieron en anteriores iniciativas de gobiernos conjuntos y saben el precio. De rebote, la errónea decisión puede beneficiar – caso de que hubiera alguno que ya sabemos que no- a quienes conciban la acción política con una tarta. En el reparto tocan a más.
El viernes, dentro del Foro organizado por el FCSM se celebró una interesante mesa redonda en la que participaron junto a Julio Anguita, Alberto Garzón,Vicky López y Juan Carlos Monedero. El acto fue seguido por centenares de compañer@s que pueden discrepar en los momentos electorales pero van codo a codo en las luchas cotidianas. Sobre la mesa y en los corazones allí reunidos flotaba una idea: estamos obligados a buscar con todas nuestras fuerzas la unidad. Coincide con lo expresado por miles de madrileñ@s a Pablo / Alberto el sábado 13 en la investidura de Manuela Carmena
Pese a la pluralidad de carnets y visiones, en el salón de actos de la Facultad de Ciencias de la Educación estaban los míos. Con todos es necesario tejer en estos meses para llegar a noviembre con la urdimbre fuerte y el tapiz acabado. Somos conscientes de la envergadura del reto.
Ahí no encontraremos “ falsos amigos”. Lo que deberemos es pulir conceptos, pequeñas discrepancias del lenguaje, perdonándonos mutuamente si ceceamos, seseamos o ponemos mal un acento.
No convirtamos el apoyo o no al gobierno municipal de Ambrosio en algo que vaya más allá de lo anecdótico y coyuntural. Cuando se acerquen las elecciones generales el PSOE mostrará su naturaleza: es el partido que realmente articula en nuestro país el Régimen bipartidista. Evitemos los sectores sociales que lo combatimos darles más cancha de la necesaria. Si queremos construir alternativa empecemos por dejar de meter los dedos en el ojo del que camina al lado. La confluencia popular lleva pareja la impugnación del Sistema. Para apuntalarlo ya tienen a Ciudadanos.