jueves, 25 de febrero de 2016

Declaración del FCSM de Córdoba ante el 28F


CONFLUIR PARA SUPERAR LOS NACIONALISMOS. 
 ANDALUCÍA, UN 28-F EN FAVOR DE LA CIUDADANÍA 

Desde una perspectiva internacionalista donde sobran todas las fronteras, queremos traer al recuerdo la letra de aquella canción de Rosa León que entre otras cosas decía: “Entre mi pueblo y tu pueblo hay un punto y una raya (…) para que tu hambre y la mía estén siempre separadas”.

Las hambres, las injusticias, las exclusiones, las desigualdades entre hombres y mujeres, las cortapisas a la libertad de expresión y reunión, la carencia de techos donde cobijarse, la falta de trabajo, los recortes en Educación, Sanidad y Servicios públicos en general, la desatención a la demanda de refugio... Todas estas realidades no entienden de puntos ni rayas, no entienden de mapas, no entienden de mercados. Pero sí mueven a multitud de hombres y mujeres que se organizan en infinitos colectivos sociales, que tratan de sacar a la luz los problemas de la ciudadanía, y que exigen y construyen las transformaciones necesarias para lograr una sociedad en la que vivamos todos y todas con justicia y dignidad. Estos colectivos deben ser los protagonistas del 28 de febrero, pues su trabajo, sus denuncias y reivindicaciones son la esperanza y la voluntad manifiesta del cambio.

Mientras el gobierno andaluz y el gobierno estatal se enredan en discusiones a tenor de la regla de gasto para los presupuestos de 2016, situando el debate político alrededor de si la prioridad debe ser la deuda de los bancos, las políticas locales o las necesidades de la gente, un sector de la población, que va en aumento, sigue malviviendo en Andalucía.

Echando una mirada a los datos del Instituto de Estadísticas y Cartografía de Andalucía, vemos que en lo que va del siglo XXI, el número de hogares con dificultad o mucha dificultad económica ha ido en aumento, pasando del 29,2% al 51%; que ha aumentado significativamente la población subempleada, duplicándose en el caso de las mujeres; que las contrataciones a tiempo parcial de forma involuntaria se han cuadriplicado, siendo de nuevo el dato mucho mayor entre las mujeres, lo que manifiesta abiertamente la dureza de los recortes en políticas de Igualdad; que el paro en Andalucía sube por encima del 30%, y que esta tasa de paro se sitúa, dependiendo de la edad, entre el 50% y el 70% en las personas jóvenes menores de 24 años; que las condiciones de trabajo en muchas empresas rayan la esclavitud; que las inspecciones de trabajo son insuficientes y no sirven para luchar contra el sistema; que la atención sanitaria ha perdido calidad al carecer de los recursos necesarios; que durante el año pasado se batió el récord de desahucios; o que la lucha contra la LOMCE simplemente es una postura estética contra el gobierno del PP, pues la realidad de los centros educativos públicos así nos lo indica. Sirva por ejemplo la permisividad ante los horarios de la asignatura de Religión y las visitas de los obispos...

No es cuestión de hacer un relato exhaustivo de las miserias, sino simplemente  justificar la necesidad de que el 28 de Febrero la gente debe seguir ocupando las calles reivindicando Pan, Techo, Trabajo, Tierra, Justicia, Igualdad, Solidaridad y Libertad.

Es importante trabajar con la idea de que partidos políticos, sindicatos y colectivos sociales hemos de establecer prioridades y estrategias coordinadas en favor de la ciudadanía, evitando divisiones en las convocatorias sociales, para fortalecer el poder ciudadano. Sólo así, con la gente tomando decisiones, con la gente estableciendo lazos de solidaridad, podemos llegar a constituir una Andalucía soberana, solidaria, justa y democrática.

El FCSM de Córdoba hace un llamamiento a toda su afiliación y a toda la ciudadanía en general, para participar en aquellas convocatorias del 28-F que cada cual estime oportuno, teniendo presente la importancia de tender a confluir con todas las organizaciones que defienden los Derechos Humanos y necesidades de la mayoría social golpeada.