jueves, 25 de febrero de 2016

Otras visiones, otras lecturas. Artículo de Olga Rodríguez: "Ciudadanos y PSOE: Todo por la causa"

Os dejamos aquí el magnífico artículo de hoy de nuestra amiga Olga Rodríguez en eldiario.es. Como siempre, sin pelos en la lengua, periodista con mayúsculas, comprometida son su gente. Una delicia.



Por si alguien tenía alguna duda, he aquí la escenificación de la realidad política actual: antes de cerrar un acuerdo con las fuerzas de la izquierda, el PSOE prefiere hacerlo con Ciudadanos. Y para ello claudica -más aún de lo hecho estos años- en aspectos fundamentales. Por ejemplo, en el documento presentado no contempla la derogación de la Ley Mordaza, que limita derechos y libertades fundamentales. Tampoco menciona la derogación de la reforma laboral y acepta "un contrato estable y progresivo" que abarata el despido.

El PSOE sabe que con esas medidas ahuyenta a las formaciones políticas cuya prioridad son medidas para paliar la desigualdad, la precariedad y la pobreza. Son formaciones que suman más de seis millones de votos y que no pueden dar la espalda a sus electores aceptando un trampantojo disfrazado de transformación. Este martes lo decía el propio Rivera: "Los puntos que estamos negociando con el PSOE seguro que los suscriben los 7 millones de votantes del PP".

Lo que se está eligiendo en el escenario político es continuidad o cambio. Y ante ello hay partidos políticos, respaldados por la crispación que agitan diversos medios de comunicación, que se escandalizan ante las propuestas que buscan mejorar un poquito la vida de mucha gente afectada por la crisis.


Una vez más llaman cordura a este statu quo que nos ha llevado a ser el país europeo en el que más ha crecido la desigualdad -solo superado por Letonia- mientras inoculan el miedo a las políticas que proponen la recuperación de derechos y libertades menguados, el fortalecimiento de servicios públicos fundamentales y alternativas para aquellas personas en riesgo de desahucio, de exclusión social o de pobreza energética.

El Partido Popular está tan viejo y tan salpicado de corrupción que ya no resulta útil a ciertos poderes fácticos. Ciudadanos está aquí para ser esa nueva derecha que lo mismo te acepta formar gobierno con el PP que con el PSOE o estar fuera del gobierno y apoyar investiduras, siempre y cuando eso sirva para mantener vivo este modelo. Todo por la causa.

Aún hay tiempo para acordar un gobierno al servicio de un cambio real. De no ser así, el papelón de Pedro Sánchez será notable. Quedará como el líder del PSOE que terminó de rematar la nueva esencia de su partido al servicio del IBEX 35. 

El papel de ciertos medios en todo esto de comunicación es digno de señalar. Los mismos que se escandalizaron ante la propuesta de negociaciones transparentes planteada por Podemos sonríen ante el secretismo de las negociaciones mantenidas estos días de atrás entre PSOE y Ciudadanos. Los mismos que normalizan que un partido no se siente a negociar o pase el testigo de la formación de gobierno a otros menos votados que él, para no salpicarse demasiado, son los que culpan a Podemos de fomentar la ingobernabilidad.

Si nada cambia, el paso hacia el que se encamina el PSOE será histórico. A estas alturas, tras el despertar social de 2011, tras las movilizaciones políticas y sociales posteriores, hay estrategias que ya no resultan creíbles a los ojos de mucha gente.

Llevamos cuatro años luchando en la calle y en los juzgados contra leyes del PP que ahora Sánchez y Rivera pretenden dejar en vigor. Pero la desesperación del establishment por mantener todo atado y bien atado es tal que parece que ya ni siquiera al PSOE le importa no poder mantener intacto su disfraz de partido socialdemócrata.