viernes, 7 de abril de 2017

¿Final de ETA?. Ley de Solidaridad con las víctimas del terrorismo frente a ley de Memoria Histórica





José Aguza Rincón
Colectivo Prometeo
FCSM


   Vivimos a golpe de actualidad porque los medios y la sociedad presente nos están obligando a vivir sin memoria. Se pretende que la Historia sólo recoja los recuerdos y hechos más próximos y cercanos a la derecha que se resiste a narrar de forma verídica su participación en ella.
   Vaya por delante que no pretendo con este artículo ofender a víctimas inocentes de actos sangrientos o familiares ni justificar cualquier acto terrorista. Toda lucha armada tiene unos motivos y unas causas, que aunque no consigan sus pretensiones, siempre conllevan derramamiento de sangre y dolor.
   Es fundamental tener memoria histórica y recordar el hecho y sus orígenes y no quedarnos exclusivamente en la imagen más reciente, olvidando su génesis.
    En estos momentos que casi todos se felicitan por la entrega de los arsenales de armas de ETA, olvidan que desde  mucho antes decenas de miles de familias llevan más de medio siglo esperando que se reconozcan la muerte o lugar de desaparición de sus parientes o conocidos en la Guerra Civil o el largo periodo de represión y muerte posterior con la dictadura franquista, haciendo caso omiso al articulado de la Ley de Memoria Histórica, así como el encausamiento de sus ejecutores.

   Numerosos  nombres, herederos  de la  cultura franquista, hacen sus declaraciones de condena sin que conozcan o quieran hacer alusión al origen de la banda terrorista, ni  por supuesto recordar que décadas antes en todos los rincones de España, existían  grupos que luchaban contra el régimen de Franco, un maquis represaliado por las fuerzas del gobierno que supusieron la muerte de 2173 guerrilleros.Olvidan que en la lucha contra ETA, miembros del propio gobierno socialista había creado grupos paramilitares para contrarrestar el terrorismo etarra, en los que participaban desde ministros, secretarios de estado, gobernadores, inspectores de policía, etc.
  Cada vez que se intentaba una negociación para la salida pacífica del conflicto, como ocurriera en Irlanda o Sudamérica, se dinamitaba desde el gobierno cualquier posibilidad de diálogo con representantes y observadores internacionales, si no se hacía desaparecer al negociador de la banda.
   En estos días que parece aproximarse el final a una época de lucha armada, se sigue exigiendo el desarme no impune. Asociaciones de víctimas como la omnipresente COVITE, figuras de salón, como el filósofo Fernando Sabater, exigen que no se cambien “armas de matar por armas de mentir”. Habría que preguntarse quién miente a quien, si se conoce o recuerda el origen de aquella lucha.
   El origen de ETA (Euskadi ta Askatasuna – Euskadi y libertad) se remonta a 1958, como una alternativa a los planteamientos del Partido Nacionalista, cuando un grupo de jóvenes estudiantes radicales del Colectivo Ekin fueron expulsados del PNV.
   Su primera asamblea celebrada con apoyo de algunos miembros de la Iglesia, se realizó en el Monasterio de Belloc en tierras francesas de Bayona, aunque tiempo más tarde el obispo monseñor José María Cirarda, se desvinculaba de cualquier grupo con palabras como “La Iglesia no es una institución política”.
   Su primera acción se remonta al intento de descarrilamiento del tren que llevaba a un nutrido grupo de voluntarios franquistas a celebrar el aniversario del Alzamiento Nacional del 18 de julio en San Sebastián.
   Existen discrepancias en cuanto al número de víctimas, pero todas están próximas a las 900 personas en más de 700 atentados, unas 850 muertes, 90 secuestros y miles de heridos, de ellos unos 360 eran víctimas civiles, 147 policías nacionales, inspectores o comisarios, 195 guardias civiles y unos 82 militares. Estos atentados se llevaron a cabo por diferentes métodos, utilizando 307 con explosivos, 158 con coches bombas y unos 545 por disparos.
  El primer atentado de ETA se produce en junio de 1968, asesinando al guardia civil José Jardines y dos meses más tarde en agosto del  mismo año, se produce el segundo atentado, asesinando al Comisario de la Policía de Irún, Melitón Manzanas, antiguo colaborador de la Gestapo alemana y conocido como “El torturador de Irún”.
En diciembre de 1973, asesinan en Madrid al Presidente del Gobierno, Carrero Blanco.
Frente a la acción de la banda, la extrema derecha se reorganiza con grupos de contraterrorismo, especialmente de 1975 a 1989. Entre 1975 y 1980 aparece la Triple A, Antiterrorismo (ATE), Grupos Armados Españoles (GAE), Guerrilleros de Cristo Rey, Batallón Vasco Español, etc. todos ellos grupos afines al franquismo. En menos de 30 años (1960 – 1989) grupos de paramilitares y extrema derecha serán los responsables de aproximadamente 75 muertes y otras 70 de difícil investigación.
En 1982, tras la victoria de Felipe González surge el GAL (Grupo Antiterrorista de Liberación) que serán responsables de más de 27 asesinatos, perpetuados por mercenarios y policías pagados con fondos reservados del Gobierno y organizados desde el Ministerio del Interior en un nuevo intento de destruir la organización.
   La justicia condenó en 1998 a responsables políticos como José Barrionuevo, Ministro de Interior, Rafael Vera, Secretario de Estado, Ricardo García Damborenea, Secretario General del PSOE de Vizcaya, Julián Sancristóbal, Gobernador Civil de Vizcaya, José Amedo, Subcomisario de Policía y otros cargos policiales por su implicación en el GAL. Sin embargo, el gobierno de José María Aznar, concedería el indulto parcial a Vera y Barrionuevo, que estaban condenados a diez años de prisión.
ETA promueve varios intentos de cese de hostilidad, que por diversos motivos incumple, fundamentalmente por presiones políticas y policiales e incluso pretenden legalizarse al amparo de movimientos de pacificación, con la fundación de organizaciones y partidos políticos de corte abertzale, que repetidamente son ilegalizados por la judicatura.
  El 20 de octubre de 2011, promovida por las distintas reformas legislativas de Felipe González y de José María Aznar, posibilitan que la banda proclame el cese definitivo de la lucha armada y el pasado 17 de marzo de 2017, anuncia el desarme definitivo y la entrega de arsenales.
El 8 de octubre de 1999, se aprueba la Ley de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo que reconocía a quienes sufrieron actos terroristas, rindiendo testimonio de honor y asumiendo el pago de indemnizaciones, lo que ha facilitado enormemente los beneficios de esta norma, frente a las dificultades con que se encuentran multitud de personas al recurrir a la Ley de Recuperación de Memoria Histórica, (Ley 52/2007 de 26 de diciembre) que pretende reconocer a víctimas y familiares de desaparecidos tanto en la Guerra Civil, como en el largo período de represión de las fuerzas franquistas, hasta la muerte de Franco, fundamentalmente por la dificultad de acceder a datos fiables dado que hay un gran desacuerdo sobre las cifras de eliminados.
El tema se haría interminable, pero creo imprescindible recordar, aunque sea de forma muy resumida, algo de la Historia más reciente de este país. 

.

2 comentarios:

Miguel Mayol dijo...

Le ha faltado un detalle, el número de víctimas del franquismo post guerra civil se cifra en unos 200.000 por las que nunca nadie ha sido ni encausado, ni condenado en España y es un genocidio y un crimen contra la humanidad impune, porque aunque en 1975 vivían los genocidas, en el 2017, más de 40 años mas tarde raro es que quede alguno vivo. Eso si, sus herederos ideológicos justifican este genocidio y lo enaltecen sin temor alguno a ser imputados por delito alguno de exaltación del terrorismo, cuando a cualquier humano le produciría mas terror algo que asesina a 200.000 que lo que no llega ni a 1.000.

Anónimo dijo...

Muy poco rigor. Con una ligera tendencia a defender el criminal estado de cosas del Estado español. Incluso poniendo a todas las victimas no solo como iguales sino como "victimas". Los fascistas no son victimas sino verdugos. verdugos que todavía siguen, y seguirán, en las mismas, acoplándose al mantra neoliberal.

¿Acaso pretendéis otra segunda Transacción (también económica) en la que se amnistíe por segunda vez al crimen fascista y capitalista de lesa humanidad? Pareciera que sí.

Y es que parece que la "izquierda" española, tras perder la guerra hubiera perdido algo todavía mucho más grave; la dignidad humana más elemental y el amor por la Justicia que no se escribe con tinta formal en despachos a los que solo acuden minorías selectas. Selectas, de seleccionadas, por ellos mismos claro está.

Cuidado con traicionar a los combatientes por la libertad, la democracia y la Justicia mientras uno se vende como lo opuesto (solo por no saber, poder o querer afrontar su cobardía personal); como sus defensores. Ya llevamos muchas traiciones al genero humano, a la verdad, a la Justicia y al correcto desarrollo de dicha colectividad como para dar pasos en falso debido a la falsedad inherente que el fascismo ha instruido durante medio siglo de capitalismo medieval, de manos de la verdadera cara de la burguesía y empresariado capitalista.

A ver si va a resultar que "la izquierda" se ha homologado al capitalismo y, ahora decide tender a dar abrazos y besos fraternales a sus verdugos explotadores, sin quererse dar ni cuenta.

La lucha de clases continua, con mentiras, como era de esperar. De lo contrario, no existiría ya. La mentira; uno de los compañeros indispensables del capitalista. Y con ella, más luchas como la de ETA serán necesarias para defenderse del enemigo Capitalista. Porque el enemigo capitalista no parece entregar zulos, más bien pretende creerse homologador divino de quien es legitimo y quien es terrorista y por qué. Aunque nunca den explicaciones al populacho.

Todo ello en democracia... y en paz. La de los cementerios, engaños, mentiras y explotación, vejaciones sistémicas y sociedades humanas degeneradas y enfermizas.
Pues el capitalista no quiere entender de otra "paz". Por eso no entregan los zulos con sus armas de destrucción masiva, aunque estas sean un poco más sofisticadas que las de ETA.

Claro que, ellos son moderados y de centro. Y son el Eje del Bien. Además de ser los elegidos de Dios Todopoderoso. Hablando de fanáticos religiosos. Esta vez no son musulmanes.