lunes, 26 de diciembre de 2016

Otras visiones, otras lecturas:"¿A dónde va Podemos? Salir del ruido y atreverse / Podemos: el final de la Inocencia"


 ¿ A dónde va Podemos?...
Juan Carlos Monedero
Fuente: Comiendo Tierra

    Hubo un tiempo en el que, pese a todo, éramos felices
   Hubo un momento donde la militancia de Podemos estaba llena de orgullo. Lo demostraba llevando sus camisetas, protagonizando el boca a oreja,  llenando los mítines, sintiéndose en su día a día llena de argumentos. Ser de Podemos era un orgullo. En estos tres años de Podemos me he sentido muy a gusto porque pensábamos en grande y actuábamos en grande. Meterse en la política concreta era adentrarse, qué duda cabe, en un berenjenal. La experiencia de los académicos manchándose las manos en la política siempre ha terminado como el rosario de la aurora. Pero cada generación tiene que atreverse a vivir sus propios fracasos. No era fácil estar diciendo cómo había que mezclar los ingredientes de la política y, llegado el caso, negarme a mezclarme con los pucheros en la cocina. Había hueco para romper con la resignación en la que estaba la izquierda europea. Pablo Iglesias, tras muchas conversaciones en La Tuerka, me dijo: “Es el momento. Si no vienes no me meto en esto”. Entendí que había que meterse. Nos ha orientado siempre más el Quijote que Hamlet. Con Carolina y Pablo fuimos al registro y fundamos Podemos.
Artículo completo   de Juan Carlos Monedero.

 Podemos: el final de la Inocencia
Manolo Monereo
Fuente: Cuarto Poder 
 Nunca se puede perder de vista la política. No hay que despistarse y dejarse confundir por lo que acontece. Mejor dicho, por la percepción creada de lo que acontece. ¿Cuáles son los datos básicos de la presente coyuntura política? El primero —he insistido mucho sobre esto—, que las últimas elecciones generales invistieron a Mariano Rajoy para garantizar la recomposición del régimen, es decir, conducir una enésima restauración hacia un nuevo régimen más allá del pacto constituyente del 78. De hecho, tanto Rajoy como la vicepresidenta política Soraya Sáenz de Santamaría hablan ya más como representantes del régimen en transición que como dirigentes de partido

2 comentarios:

F. Franco dijo...

Pablo Iglesias tiene que ser la voz de Podemos, la voz del partido, y si se empeña en que su voz tiene que ser la del partido terminara fracasando.
Si yo estuviera en Podemos y me dijeran que tengo que elegir entre Pablo Iglesias o cualquier otro y el partido, no lo dudaría ni un momento.
Que pase el siguiente.
Aun pensando que Pablo Iglesias es el mejor activo que tiene en estos momentos Podemos.
La organización lo primero.

Juan Manuel Navarro Reina dijo...

Cuando el responsable de organización lanza un S.O.S. socorro se no está yendo de las manos, tiene más datos que nadie para certificar que ya no es posible más fantasías, ni milagros, venían a romper el régimen y se han contaminado, la estrategia de sustituir el papel de los movimientos sociales por la de un nuevo partido político no hay forma de justificar la, su principal éxito desmovilizar un movimiento que nació para dinamitar el sistema y dejarse impresionar por dirigentes con carisma es la vieja política de siempre.